Zona Izquierda Agosto 2012

El 1º de mayo pasado hicimos el lanzamiento del Partido de los Trabajadores, PT, con una declarada intención de presentarlo a las elecciones nacionales del 2014 como una alternativa clasista y socialista para hacer frente a la crisis capitalista. Han transcurrido 3 meses y el PT sigue sin renunciar a la tradición de lucha de su organización de origen, el MAS ( Movimiento al Socialismo ). Es decir, que a la par de las tareas formales que exige el sistema electoral costarricense para la inscripción de partidos políticos a escala nacional ( especialmente las 81 asambleas cantonales, 7 provinciales y 1 nacional ) el PT sigue construyéndose en las luchas cotidianas del movimiento obrero, campesino, estudiantil y popular. Por cierto que el cumplimiento de los requisitos formales de la inscripción electoral va muy bien. Las tareas se han venido realizando no sin un gran esfuerzo, entusiasmo y responsabilidad de la “vieja” y la nueva militancia del PT. Sin embargo, aún y con toda la importancia táctica que reviste la participación electoral para nosotros, tenemos eso sí que huirle como a la peste a las grandes presiones y deformaciones electoreras que esos procesos suelen ejercer sobre los partidos revolucionarios. Al PT lo construiremos en las luchas. Toda inscripción y participación electoral del PT la entendemos en y al servicio de las luchas y las movilizaciones de los trabajadores costarricenses. 

Ahora bien: ya esta sola y corta experiencia de inscripción electoral del PT ha hecho que en el camino se nos planteen una serie de temas e interrogantes de fondo que, desde una perspectiva de izquierda, clasista y socialista, resulta ineludible y muy enriquecedor esclarecerlas y debatirlas. Por razones de espacio aquí sólo vamos a traer dos de esas interrogantes:

1- ¿ Por qué participamos en elecciones burguesas si siempre hemos dicho que son una farsa democrática ?… Bueno, una primera y principal respuesta es muy simple: por que los trabajadores participan y siguen creyendo en esas elecciones. Cada elección nacional plantea una gran interrogante: ¿ quién gobierna este país ?… se da entonces la absurda situación de que el pueblo y los trabajadores costarricenses en su gran mayoría votan por los partidos de la burguesía, votan para que siga gobernando la burguesía con todos sus planes de hambre y super explotación capitalistas. Se trata entonces del problema de la conciencia de clase de la clase trabajadora. Nosotros vamos a las elecciones burguesas justamente con la intención de arrancar esa conciencia de clase de los trabajadores costarricenses para que voten por un programa y gobierno de los trabajadores que le haga frente a la crisis capitalista.

2- ¿ Por qué no se presentan unidos los partidos de izquierda ?…una muy justa pregunta que respondemos así: la unidad electoral de los partidos de izquierda, de esos que nos reclamamos partidos obreros y socialistas, debe darse sobre bases de principios. Así, la independencia de clase de la clase trabajadora es el principio fundamental. Como dijimos, vamos por un gobierno de los trabajadores sin ninguna alianza con ningún sector o partido de la burguesía. El gran problema de la unidad de la izquierda costarricense estriba en que tanto el Frente Amplio como el Partido Vanguardia Popular abogan por gobiernos en alianza con sectores dizque “progresistas” o “patrióticos” de la burguesía. Hoy eso se nota en la desesperada política de esos partidos – especialmente el Frente Amplio – de establecer lo que llaman “una alianza anti neoliberal”. Así no han escatimado esfuerzos para privilegiar esa alianza incluso con partidos burgueses tan repodridos como el Movimiento Libertario, la Unidad Socialcristiana y el Partido Acción Ciudadana. Esto ya acabamos de verlo con el Frente Amplio en esa abortada “Alianza por Costa Rica” en la Asamblea Legislativa. El anti neoliberalismo se reduce así a un puro y oportunista anti liberacionismo, anti PLN, como si esos otros partidos no hubiesen sido corresponsables de la aplicación de todas las políticas neoliberales contra el pueblo y los trabajadores costarricenses en las últimas décadas. Por otro lado, esta política de alianzas con la burguesía conlleva otra gran diferencia: nosotros en el PT no estamos por una mera “alianza anti neoliberal”. Estamos por el contrario por una alianza anti capitalista que lógicamente excluye a cualquier partido o sector de la burguesía. Y esta no es otra que la diferencia entre Reforma o Revolución, entre la vana ilusión de embellecer el capitalismo y la urgente necesidad de enfrentarlo y derribarlo.