Un debate con el Frente Amplio: ¿Es necesario que la izquierda tenga política para las organizaciones gremiales?

sindicatos costa rica 2-copyEl pasado 16 de noviembre el MAS se sumó a participar de un mitin convocado por el Frente Amplio en rechazo al paquetazo fiscal del PAC y el PLN, reconocemos que ha sido un importante acierto del FA sostener una constante denuncia contra el plan fiscal y que casi estuvieron solos en la agitación contra este proyecto. De hecho una queja muy escuchada desde su militancia y desde una importante cantidad de activistas de izquierda, es que el movimiento sindical no había hecho ningún intento de movilizarse desde un inicio, solo la convocatoria hecha por la APSE a la que se están sumando otros sectores como la CGT y la Federaciones universitarias FEUNA, FEUCR, FEUTN ha sido el único intento desde los sectores populares para enfrentar al PAC y PLN con esta contrarreforma.

Nos parece que desde la izquierda debemos discutir muy fraternal pero francamente sobre la caracterización de esta ausencia de gran parte del movimiento sindical en luchas que no van más allá de lo gremial, y que tipo de política debe tener la izquierda organizada en partidos políticos para poder cooperar en la superación del gremialismo en el movimiento sindical.  

Uno de los elementos centrales es la despolitización que se vive en los sindicatos, las dirigencias no discuten en absoluto los problemas nacionales o internacionales y no se sienten obligadas a tomar posición sobre ninguno de esos asuntos, excepto que se vean obligados por la presión gremial. Pero este hecho es consecuencia y no raíz del problema, ya que esto ocurre por la ideología reaccionaria donde se afirma que los partidos de izquierda no deben tener política u opiniones sobre lo que ocurre en las organizaciones sindicales, pese a que estos se encuentren en crisis o estén siendo destruidos por su falta de democracia interna o traiciones burdas que cometen los burócratas que llevan años usufructuando los recursos del sindicato.

Nos parece que el FA de manera Hipócrita hace eco de esa campaña reaccionaria contra la militancia de izquierda en el movimiento sindical, por ejemplo ante las elecciones de ANEP publicaron esta nota:           

“A propósito del proceso electoral abierto en la ANEP para el nombramiento de su Junta Directiva, diversos compañeros y compañeras han preguntado sobre la posición del Frente Amplio al respecto.

La única posición que tiene el Frente Amplio es pública y conocida: nuestro partido respeta irrestrictamente la autonomía de las organizaciones sindicales y sociales, no interviene en sus asuntos internos, y trata siempre de mantener relaciones respetuosas, de cooperación y de solidaridad, en los objetivos compartidos de luchar por los derechos de las trabajadoras y los trabajadores, de nuestro pueblo y de nuestro país…”

Luego dicen: “…Respetamos el derecho que tienen los y las militantes del Frente Amplio a participar con entera libertad y de acuerdo a lo que su conciencia les dicte, en la vida interna de las organizaciones sociales en las que participan. Lo único que demandamos es que lo hagan honestamente, buscando siempre la unidad y el crecimiento de sus organizaciones, la lealtad con los afiliados y afiliadas y el compromiso con las reivindicaciones populares y patrióticas, siempre respetando las reglas democráticas que rijan la vida interna de cada organización.”

Dentro de la ANEP esto produjo que unos militantes del FA estuvieran en la tendencia Rescate, mientras que otros fueran de los principales defensores de las políticas y prácticas de Albino Vargas. El FA confunde respetar la autonomía sindical, la cual consiste en permitir y defender que sean los espacios del sindicato los que decidan el curso de su actuar político y administrativo de manera independiente. Con lavarse las manos ante la necesidad de un nuevo movimiento sindical que sí tome posiciones consecuentes y se sume a las luchas como las del plan fiscal. La frase donde dice que respetan lo que sus militantes hacen de acuerdo a su conciencia tiene un claro tinte de populismo retorico que esconde el carácter centralmente parlamentario del FA, es decir la militancia en el FA milita alrededor de lo que se puede en el ámbito electoral, apoyo a las luchas parlamentarias, y las luchas sociales pero no discute e intenta centralizarse ante las necesidades de las organizaciones del movimiento de masas.

Decimos que esta posición es Hipócrita porque el FA sí tiene una clara política para el movimiento sindical, y es permitir que siga en crisis sin enfrentar a sus dirigentes burocráticos con su militancia estructurada en lugares como ANEP. A cambio de tener buenas relaciones en materia parlamentaria y que le ayuden en los procesos electorales. En el sector estudiantil de manera acertada sí forman parte de listas en asociaciones estudiantiles y para la FEUCR, donde su militancia si se unifica y hasta profesoras conocidas del FA forman parte de los debates en las aulas cuando activistas de otras corrientes pasan a sus cursos. ¿Cómo puede explicar el FA que ser parte de Progre en la UCR sea como JFA o como FAJA, no es contradictorio con lo que pregonó en ANEP? Esa contradicción ocurre porque a un burócrata como Albino no lo quieren enfrentar por temor a que se convierta en su enemigo y boicotee acciones comunes con el FA como represalia. Pero también se debe a que el FA se centra únicamente en temas que le pueden ayudar electoralmente y no en temas que sirven para reorganizar al movimiento sindical.

Lamentablemente para muchos activistas cada vez queda más claro que el FA no es un aliado en la batalla por democratizar el movimiento sindical, o en luchar porque este asuma batallas políticas. Este es otro tema por el cual nos parece importante construir un partido que si tenga como centro la batalla por cambiar el movimiento sindical, para eso invitamos a todos los activistas sindicales a formar parte de este proyecto de nuevo partido clasista y socialista.