“Queremos un sindicato clasista, independiente del gobierno y luchador”

 Laura Morúa fue candidata a la Secretaría General Adjunta de la ANEP en las pasadas elecciones del sindicato. Socialismo Hoy conversó con ella sobre la lucha por democratizar la ANEP y las tareas a futuro.

 

 lauritaSocialismo Hoy (SH): ¿En qué situación se encontraba la ANEP antes del surgimiento de la tendencia Rescate?

 Laura Morúa (LM): Era una ANEP con un ejercicio nulo de la democracia sindical, donde sus afiliados no se enteraban de los procesos internos elementales, como la elección de la Junta Directiva Nacional (JDN). Se encontraba en medio de una parálisis de muchísimos espacios de toma de decisiones como lo son sus  asambleas. Desde la génesis de Rescate en marzo pasado, se logró dinamizar la participación de una parte muy importante de la afiliación, pasamos de tener unas asambleas de 100 personas a otras con más de 900 afiliados y afiliadas. La afiliación se hizo presente para cuestionar,  preguntar y exigir cuentas, situación que durante años no fue posible por el papel autoritario del Secretario General Albino Vargas, autoritarismo que se ha ido desgastando y ahora cientos exigimos democracia y transparencia en ANEP.

 

 SH: ¿Por qué pasaron 27 años sin elecciones?

 LM: Eso se dio por el papel de acumulación y concentración del poder de Vargas, quien prácticamente en estos más de 20 años en el poder, aniquiló en la práctica espacios vitales para la vida democrática de todo sindicato, situación la cual impedía el surgimiento de nuevos líderes. Entre estos espacios destaca el Congreso Ideológico,  en el que se deberían discutir las posiciones más estratégicas para la ANEP, así como las posiciones político-sindicales sobre tenas de la realidad nacional: CCSS, Plan Fiscal, etc. Desde el año 1994 se dejó de realizar, y es en el año 2009 que se hizo un intento de retomarlo, sin embargo desde su inició estuvo mal, ya que la elección de los delegados no se hizo mediante el ni CCN ni asambleas con mucha asistencia. De esta manera se da paso para que el Secretario General, junto a su Asesor Legal sean quienes tomen de manera unipersonal las decisiones más trascendentales.

  

SH: ¿Por qué utilizaron el lema de “Rescatar a la ANEP con democracia”? 

LM: Precisamente por lo que mencioné anteriormente; la mejor forma de dinamizar la vida interna de un sindicato es poniendo en práctica la democracia sindical, que se traduce en la participación colectiva de las personas afiliadas en las decisiones que definen el rumbo de la ANEP, en sus posicionamientos sobre temas nacionales, que hoy día quedan supeditados a lo que Albino Vargas desee publicar cada miércoles en la prensa, posicionamientos que no son consultados ni siquiera a la JDN.

 

SH: ¿Cuáles fueron las principales irregularidades del proceso electoral?

 LM: Desde un inicio emprendimos la denuncia de distintas irregularidades. Por ejemplo, cuando se nombra la Comisión Electoral, son elegidas personas de confianza de Albino Vargas, que incluso participaron activamente dentro de la asamblea fundacional de la Tendencia Trabajo. En su afán de garantizar la elección de estos miembros de la Comisión, el grupo albinista forzó una votación en contra de lo que estipula nuestro estatuto, pues no lograron alcanzar la mayoría calificada. Esto era sólo una muestra de hasta dónde son capaces de llegar en el irrespeto de la normativa y la parcialidad con la que actuaría esa comisión.

El proceso inicia sin ninguna claridad de cómo ejecutarse, pues no se contaba con un reglamento electoral que rigiera los procedimientos; por nuestra insistencia en este tema, la Comisión elabora uno en el que se incluyen terribles reinterpretaciones de nuestro estatuto, y se niegan a aceptar nuestras valoraciones al respecto.

Es así como llegamos a unas elecciones en las que las normas fueron definidas únicamente por una Comisión Electoral parcializada, en donde se abren portillos para la arbitrariedad y el fraude. Nosotros denunciamos en su momento estas arbitrariedades, pues por ejemplo nunca se definió cuáles eran los criterios para elegir los centros de trabajo que albergarían las mesas electorales.

Adicional a esto, la información que debía procurar la Comisión Electoral nunca fue fluida con nosotros, pues incluso el domingo anterior a las elecciones no se habían entregado la lista de los delegados de mesa a nivel nacional. Ahí mismo, pudimos corroborar que los materiales electorales se manejaron sin ningún control, pues no existió un protocolo ni antes ni después de las elecciones para el resguardo de los mismos.

Estos problemas con los delegados de mesa y con el manejo de materiales fueron los factores que se prestaron para que el

día de la elección, casualmente, algunas mesas no abrieran por falta de materiales o de delegados.

 

 SH: ¿Cuál es el balance de Rescate?

 El triunfo político a nivel nacional lo obtuvo la Tendencia Rescate, con tan solo 7 meses de haberse conformado el movimiento,  con una campaña en clara desventaja, y además autofinanciada por los activistas que conformamos la agrupación, y con maniobras implementadas por la Comisión Electoral. A pesar de todo eso logramos obtener el 42% de los votos emitidos, lo que nos permite 7 puestos en la JDN, espacio donde defenderemos los intereses de los afiliados y afiliadas.

 Para nosotros, el solo hecho de que obligáramos a la dirigencia de ANEP a  someterse a un proceso electoral, en el que por primera vez en muchos años su dirigente tuviera que visitar los centros de trabajo para pedir el voto, ese acto en sí mismo nos parece una victoria en el campo de la democracia interna, sin embargo se vienen luchas aún más difíciles, como lo es defender esa victoria y consolidar el movimiento de Rescate a nivel nacional.

 

SH: ¿Por qué no se construye otro sindicato?

 LM: No construimos otro sindicato porque eso significa dividir a la clase trabajadora.  Particularmente creo que crearlo significa aislarse de la amplia masa de personas trabajadoras que se encuentran en la ANEP. Por el contrario, Rescate debe darle una respuesta y una opción a esas 9500 personas afiliadas que desean un sindicato combativo, clasista, luchador e  independiente del gobierno. No queremos un “sindicatito” de 500 ó 1500 personas, queremos Rescatar a la ANEP con democracia, transparencia y movilización, y para eso debemos enfrentarnos contra la actual burocracia sindical, y defender nuestro programa de lucha: regionalización, formación político-sindical, transparencia en el manejo de las finanzas, entre otros puntos. Si nos vamos del sindicato se debilita la clase trabajadora.


 SH: ¿Cómo continuará trabajando Rescate?

 LM: Rescate continuará trabajando por el método de asambleas periódicas donde se discuta amplia y democráticamente el rumbo de la Tendencia, así como el cumplimiento y desarrollo de nuestro programa de trabajo.