Programa de Partido: Porqué el pueblo trabajador necesita una alternativa de lucha para solucionar la crisis del país a su favor

El actual proceso electoral es en muchos sentidos un proceso electoral distinto a los anteriores. Viene marcado por una serie de “crisis” en aspectos centrales de la vida política, social y económica del país que afectan centralmente al pueblo trabajador.

Durante estos cuatro años se han venido agravando los efectos de la crisis económica sobre nuestro país. Con tal de mantener sus ganancias a flote ante una competencia internacional que se intensifica y un consumo y una demanda internacional que dejan de crecer, los patrones han venido apostando a despidos, congelamientos salariales e inclusive a la violación de los derechos más básicos de los trabajadores como el pago puntual y complete del salario.

Este empobrecimiento de los trabajadores ha aumentado la miseria sufrida por todo el pueblo trabajador e inclusive viene deteriorando el nivel de vida de la clase media. Cientos de miles de nuevos pobres, niños condenados a la malnutrición, aumento en suicidios, cientos de profesionales flotando en diversos oficios sin poder ser absorbidos, y un brutal incremento en la desigualdad, con un 50% de la riqueza en manos de un 20%, son solo algunas de las muestras más claras.

El país también experimenta una crítica situación fiscal a la que ha sido empujado por una fatal combinación entre la pérdida de ingresos fiscales generada durante 3 décadas de exoneraciones de impuestos a los empresarios, tolerancia a la evasión fiscal, endeudamiento permanente y la sostenida golpe reducción de ingresos fiscales consecuencia de la crisis económica abierta en 2008.

Los efectos de este desfinanciamiento se han dejado sentir paulatinamente en la desinversión y el deterioro de los servicios públicos y en la privatización de los mismos mediante el modelo de concesión. Pero como si esto no bastara, hoy los empresarios y el gobierno discuten una agenda para trasladar los costos del déficit fiscal al pueblo trabajador mediante recortes e incumplimientos con el gasto social, encarecimiento de los servicios públicos y de las cotizaciones al seguro social y las pensiones, ataque a conquistas salariales de los empleados públicos, reducción del empleo en el estado, aumento de impuestos recargados sobre el pueblo trabajador, entre otros.

Mientras tanto el gobierno ha venido endeudándose para invertir en carreteras que le entrega a concesionarias estafadoras, le ha entregado miles de millones a grandes cafetaleros para proteger sus ganancias, ha permitido que las empresas despidan trabajadores a su antojo y con la reforma a la ley de zonas francas, ha ampliado los beneficios de exoneración del impuesto de renta a empresas que produzcan para el mercado nacional.

Ante ambas crisis Liberación Nacional como gobierno y partido, así como también otros partidos como el Libertario, el PAC y la Unidad, mediante su apoyo a estas políticas o sus silencios, buscan que el pueblo trabajador sea el que pague en el marco de la crisis y que el estado se dedique a proteger a las empresas.

Esta situación repercute en el escenario electoral de diversas maneras, la evolución de estas crisis que mencionamos ha venido quebrando la confianza del pueblo en las elecciones, en la asamblea legislativa, en el poder judicial y ni que hablar del ejecutivo. También ha disminuido el entusiasmo por los partidos tradicionales y desembocado en la ruptura de sectores del pueblo con el PLN, la Unidad y el PAC. Finalmente ha fortalecido centralmente al Frente Amplio, quien es percibido hoy como el depositario de un voto castigo a la corrupción y al deterioro de los servicios y obra pública del estado.

Desde el PT reconocemos que la voluntad de cambio de un sector del pueblo expresada en la simpatía hacia Chema es un elemento importante de reconocer y un cambio progresivo, pues significa que existen sectores dispuestos a votar por alternativas consideradas como de “izquierda” para hacer frente a la crisis; sin embargo, durante este año y centralmente durante la campaña, el Frente Amplio ha hecho todo lo que ha estado a su alcance para tranquilizar a sectores del empresariado comprometiéndose a respetar los rasgos más fundamentales del modelo neoliberal y del capitalismo.

Hablamos de los TLCs con los cuales ha afirmado no romperá, del régimen de zonas francas sobre el que tampoco se ha pronunciado, del endeudamiento externo que incluso ha llegado a reivindicar como forma de financiar la obra pública, de la apertura de seguros y las telecomunicaciones que no entendemos como pretende renegociar a favor del país habiendo sido centrales para los gringos en el TLC, de todas las carreteras, EBAIS y demás concesiones que se niega a expropiar, etc.

Es por esto que estamos convencidos de que el Frente Amplio no está dispuesto a atacar ni siquiera las raíces del modelo neoliberal que dice combatir, ni hablar del capitalismo. Por lo que consideramos que su propuesta, lejos de servirle al pueblo trabajador para hacerle frente a la miseria y las nuevas amenazas que el capitalismo lanza en su contra, lo ilusiona con la mentira de que es posible cambiar su realidad votando por un partido que no se atreve a plantear ninguna reforma radical a los principales fundamentos políticos y económicos que han venido sumiendo al pueblo trabajador en la desigualdad y la miseria.

Como Partido de los Trabajadores presentamos en este folleto nuestra propuesta programática. El objetivo de la misma es aportar a un programa electoral, pero sobre todo de lucha, con el que el pueblo trabajador pueda cambiar su realidad abordándola desde la raíz y mediante su organización y lucha.

Para nosotros la raíz el capitalismo, su crisis, y el manejo que los partidos políticos, que han gobernado el país desde la casa presidencial y la asamblea legislativa, hacen de la misma, siempre buscando la salvación y el beneficio del empresario y mientras se abandona al pueblo trabajador a su propia suerte.

12-propuestas-1 12-propuestas-2 12-propuestas-3

12-propuestas-4 12-propuestas-5 12-propuestas-6

12-propuestas-7 12-propuestas-8 12-propuestas-9

12-propuestas-10 12-propuestas-11 12-propuestas-12

Conclusión:

Para llevar a cabo un programa socialista, proponemos la necesidad de un gobierno de los trabajadores