Pacto PAC-Frente Amplio-ANEP: Una falsa alternativa contra el neoliberalismo

Recientemente ha sido anunciada la firma pública de un pacto entre el gobierno PAC, el Frente Amplio y el bloque sindical liderado por Albino Vargas conocido como Patria Justa[1]. Dicho pacto sería conocido con el nombre de “Una Agenda Patriótica para el Bien Común’’.

Dicha firma es el resultado de la política de ‘’Frente Antineoliberal’’, impulsada, por  las dos últimas fuerzas, y que buscaba enfrentar el ‘’regreso del viejo bipartidismo’’, representado por la Alianza del PLN, el PUSC y los libertarios que ganó la presidencia del Directorio Legislativo el 1 de Mayo pasado.

Desde el Partido de los Trabajadores alertábamos que dicho ‘’frente’’, a pesar de todos sus discursos contra los neoliberales, no confrontaba al gobierno de Luis Guillermo Solís, hoy el principal responsable de los ataques que sufre la clase trabajadora y continuador del recetario neoliberal.

Decíamos también que ‘’la oposición de este Frente Antineoliberal  a la Alianza terminará apoyando al bando del gobierno en sus diferencias  con la Alianza y dejará el camino abierto a toda la ofensiva pactada por ambos contra el pueblo’’[2].

Este posible pacto implicaría un decisivo paso en la política de subordinación del Frente Amplio y las dirigencias sindicales de Patria Justa al Gobierno de Solís. Estos dos sectores pasan de la colaboración al cogobierno al comprometerse públicamente a enrumbar al país en la agenda del PAC.

Por otro lado ni el Presidente mismo, ni la bancada del PAC se muestran dispuestos, todavía, a consolidar este pacto. El Presidente Solís  afirmó ante CR Hoy ‘’no conocer la propuesta’’,  que según  las autoridades de ambos partidos lleva meses negociándose. Inmediatamente se desmarcó diciendo que le parecía legítimo que los ‘’partidos políticos y los movimiento sociales le hagan una propuesta al país’’ sin dejar claro en ningún momento que dicho pacto tuviera su apoyo y cuestionando que realmente planteara una ‘’propuesta más progresista’’[3]

La Bancada del PAC por otro lado se encuentra dividida en tres, con bloque minoritario apoyando la propuesta, otro adversándola y uno aún indeciso.

¿Es este pacto realmente una Alianza Anti neoliberal?

Tanto el Frente Amplio como la Albino Vargas buscan pintar un cuadro en donde este Pacto representa la unión  de los ‘’progresistas’’ que buscan construir una Costa Rica más ‘’solidaria, equitativa y justa’’[4]  contra la Alianza del PLN-PUSC- ML que se ‘’esfuerza en revivir el modelo neoliberal que sólo beneficia a pequeños grupos de nuestra sociedad’’. Como si este modelo hubiera muerto con la victoria del PAC en el 2014.

Como Partido de los Trabajadores  creemos que esta agenda dista mucho de ser una que combata el neoliberalismo a fondo; esto no podría ser distinto puesto que busca formar un pacto con un gobierno que es continuación, y no ruptura de estas políticas.

Para empezar hay que recordar que el gobierno de Solís está lleno de neoliberales reciclados del PUSC y que además gobierna sin cuestionar en lo más mínimo la herencia neoliberal del PLN y el PUSC. Tratados de Libre Comercio, concesiones de obra pública, privatización de los puertos, mantenimiento de los grandes privilegios fiscales para las grandes transnacionales, más impuestos que recarguen la crisis fiscal al pueblo como el IVA, aumentos salariales de miserables,  este gobierno sigue jugando con las viejas cartas de los ‘’mismos de siempre’’.

Por otro lado la agenda propuesta por estos tres actores no es más que una combinación del tímido  plan fiscal del gobierno, que además incluye impuestos antipopulares como el IVA, y algunas reformas del ámbito laboral, impulsadas por el Frente Amplio y la ANEP, que no plantean ningún cambio real ni duradero a la situación de la clase trabajadora en el marco de la crisis.  A continuación presentamos un breve análisis de la misma:

Tema Fiscal: El pacto plantea la defensa del proyecto de Ley para Mejorar la Lucha contra el Fraude Fiscal, con el que el gobierno buscaba darse facultades para cobrar las deudas de los empresarios a Hacienda sin tener que pasar por lentos procesos judiciales. Creemos que esta es una lucha necesaria, sin embargo ya el mismo gobierno renunció a dar la batalla y se sentó a negociar sobre la base de una propuesta de la Alianza PLN-PUSC que todo el tiempo buscó la forma de deshacerse del proyecto. Cómo podrá este pacto impulsar un proyecto que ya el gobierno le está entregando al  PLN será algo que tanto el Frente Amplio como Albino tendrán que explicar mejor.

Sin embargo el principal elemento que delata este pacto como un cheque en blanco al gobierno es su absoluta omisión al problema del IVA. Es claro para todo el país que el gobierno sigue buscando la forma de impulsar la aprobación de un aumento en el Impuesto de Ventas a un 15% y su conversión en IVA, y que esto aumentará el costo de la vida en el país. Y sin embargo ni el Frente Amplio ni la dirigencia sindical de Patria Justa le han exigido al PAC que renuncie a sus pretensiones.

Tema Energético: El tema energético plantea una de las pocas diferencias de fondo entre el gobierno PAC y la Alianza. Se trata de la ampliación de la cuota que los generadores privados pueden venderle al ICE planteada en el proyecto de Ley de Contingencia Eléctrica. En esta área el gobierno ha mantenido su oposición al proyecto mientras que la Alianza continúa impulsándolo. Como PT estamos en contra de dicho proyecto pero no creemos que sea la raíz de los problemas que tiene el ICE y que se reflejan cada día en el encarecimiento de las tarifas.

No creemos que el gobierno de Solís este por defender el ICE solo porque se oponga a este proyecto, de hecho el mismo pacto impulsa otras políticas de privatización como poner los recursos de RECOPE para financiar las investigaciones de combustible alternativo de Ad AstraRocket.

El pacto no plantea ninguna salida para el ICE, al contrario, está por mantener la apertura de las telecomunicaciones y apoya a un gobierno que ahora busca que el ICE se haga cargo de la construcción de carreteras, poniendo sus delicadas finanzas un paso más cerca de su ruina.

Ataque a los empleados públicos: Si bien el pacto plantea su oposición a las diferentes versiones, del Libertario y del PLN, del proyecto de ley de salario único en la Asamblea Legislativa, no dice una sola palabra sobre la ofensiva que el gobierno de Solís viene realizando contra todas las Convenciones Colectivas del sector público y las conquistas salariales establecidas en las mismas. Tampoco aclara cuál sería la política de aumentos salariales que se promoverá. Si por la víspera se saca el día, el Frente Amplio y la ANEP le estarían dando un espaldarazo a la política de aumentos salariales miserables del gobierno.

Es muy posible que esta alianza entre el PAC, el Frente Amplio y la ANEP no defiendan los proyectos de salario único tal y como son planteados por Liberación.  Pero su silencio frente a los ataques del gobierno en esta materia y declaraciones como las de Patricia Mora en canal 13, en donde afirma ‘’que  habrá que revisar cláusulas de convenciones que consideremos abusivas’’, denotan que esta ‘’Agenda Patriótica para el Bien Común’’  buscará su propia forma de trasladar los costos de la crisis fiscal a los empleados públicos.

Recortes Presupuestarios: Una de las más importantes omisiones de este Pacto es la discusión sobre los recortes presupuestarios que el gobierno ha venido implementando durante toda su gestión.  Hasta ahora,  tanto el Frente Amplio como la ANEP, se han quedado callados frente a los recortes en las becas de Avancemos, en los programas del IMAS ligados al Plan Puente, en la Red de Cuido, en el presupuesto educativo y de la salud. Ambos respaldaron la versión de presupuesto recortado del gobierno en 2014 por lo que es un hecho que para la próxima votación del presupuesto y firma del VI Convenio FEES se colocarán del lado del gobierno y sus recortes.

Tema Laboral: Ni el proyecto de Fortalecimiento de la Inspección del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, ni el proyecto 19.312 sobre los salarios mínimos representan una verdadera salida a la crisis por la que pasa la clase trabajadora del sector privado. Ninguno de los dos representa un freno a los abusos de la patronal en materia de derechos laborales o de aumento en los salarios. Desde nuestra óptica solo la una lucha por libertades de sindicalización en el sector privado, apoyada por los sindicatos del sector público, podrá dotar de herramientas que permitan a la clase trabajadora evitar que el empresariado recargue los costos de la crisis económica sobre sus hombros con mayor explotación.

Cubriendo al lobo con piel de oveja

Creemos que este ‘’Pacto’’ no mueve un centímetro a la izquierda al gobierno del PAC, no detiene sus ataques, ni lo compromete a impulsar una sola medida que no estuviera ya en su plan de gobierno. Quien si gana por otro lado, es el gobierno pues tendrá al principal partido reconocido como de izquierda en el país, y a gran parte de la dirigencia sindical, abogando por él frente al pueblo  mientras avanza de con su agenda de ataques.

Cada minuto en que el Frente Amplio, y las dirigencias sindicales, permanezcan dentro de este Pacto los convertirá en cómplices de todos los ataques del gobierno de Solís.

También ganan los empresarios que seguirán garantizando el cumplimiento de su agenda ya sea por la vía de la Alianza del PLN-PUSC o por la vía del mismo gobierno.

Frente a esto desde el Partido de los Trabajadores seguimos insistiendo en que solo una unidad de los trabajadores y sus organizaciones contra todos los ataques y su lucha por un plan propio para enfrentar la crisis económica y fiscal darán la alternativa al neoliberalismo que el pueblo quiere y necesita.

Esta salida necesariamente debe discutir sobre la ruptura con los Tratados de Libre Comercio, sobre cómo acabar con la evasión fiscal y las exoneraciones a las zonas francas, que permanecen intactas con esta agenda. Debe discutir como dejar de pagar la billonaria deuda que lleva décadas drenando el presupuesto de los trabajadores y tapando la quiebra del país causada por las políticas neoliberales. Esto es necesario para poder invertir en nuestras  municipalidades,  instituciones y servicios públicos, también para poder generar nuevos empleos desde los mismos.

Nada de esto es posible en alianza con un gobierno que continúa administrando la misma economía capitalista y defendiendo los intereses de sus principales ganadores. Por eso es que una vez más llamamos al Frente Amplio y a las dirigencia sindicales a romper este pacto que tienen con el gobierno, y a discutir un verdadero plan que parta de las necesidades de los trabajadores y no del plan de gobierno PAC.

Hoy el Frente Amplio y la ANEP hablan sobre la deuda, sobre los nefastos efectos de los TLCs; sin embargo es claro que todo eso se queda en los discursos puesto que su agenda no plantea una sola propuesta en rompa con eso. Ni siquiera plantean propuestas que han levantado en el pasado como la adopción del concepto Renta Global y Mundial en el cobro al Impuesto de Renta, o como la mismísima propuesta del FA en 2011 que planteaba eliminar las exoneraciones de zona franca y aumentar el Impuesto de Renta a la banca, los grandes hoteles y otra serie de grandes negocios.

Hoy cuando más se necesita de esas propuestas, es cuando el Frente Amplio y las dirigencias renuncian a ellas y se limitan a acoger el programa del gobierno de turno, sin críticas, y con apenas algunas adiciones de poca profundidad. De nuevo, nuestro llamado es a que rompan todos sus pactos con el gobierno y a que coloquen la reforma fiscal del Frente Amplio como punto de partida de un verdadero plan de los trabajadores para enfrentar la crisis.



[1] Bloque Sindical que agrupa a la ANEP, FIT-ICE, Central Rerum Novarum, entre otros sindicatos y centrales.

[2]Socialismo Hoy Junio, Editorial.

[4] Borrador del Agenda para el Bien Común