¡Ni xenofobia ni himnos! Los migrantes nicaragüenses merecen igualdad de derechos

Repudiamos la ola de comentarios xenófobos generada tras el anuncio de la Ministra de Educación sobre el canto al himno de Nicaragua en una serie de escuelas el próximo 30 de Setiembre.

La medida forma parte de la celebración del mes cívico en los centros educativos con alta concentración de estudiantes nicaragüenses o de padres nicaragüenses. Según la Ministra Sonia Marta Mora, el objetivo sería, ”fortalecer la interculturalidad”.

Como partido, rechazamos la xenofobia por ser una ideología que justifica la discriminación, la violencia y  la desigualdad social, económica y de derechos de una población con base en una serie de prejuicios relacionados a ser nacido en determinado país, en este caso Nicaragua.

Sin embargo creemos que la medida del MEP resulta altamente hipócrita, viniendo de un gobierno y un Estado costarricense que obliga a los migrantes nicaragüenses a pasar por una serie de engorrosos y caros trámites que les impide regularizar su condición migratoria; y por tanto les niega el acceso a toda una serie de servicios públicos, centralmente a nivel de salud.

Esta misma legislación, facilita que los patrones no tramiten los permisos de trabajo a los nicaragüenses y dejándolos sin seguro social; pagándoles menos que a los costarricenses por el mismo trabajo  y cumpliendo menos derechos laborales

Resulta ofensivo que el gobierno se enorgullezca de celebrar la interculturalidad en escuelas donde asisten niños nicaragüenses, provenientes de hogares sumidos en la peor pobreza, causada por la discriminación del Estado y el gobierno costarricense.

Finalmente defendemos el derecho de la población nicaragüense a expresar su cultura y cantar su himno, pero con todo respeto creemos que dicho gesto no aporta nada para mejorar la situación en la que viven los nicaragüenses en Costa Rica, ni sus familias en Nicaragua.

Por años se nos ha enseñado, a costarricenses y a nicaragüenses, que es un deber honrar los símbolos de la patria, el himno entre ellos.

Sin embargo nosotros creemos que nada gana un trabajador costarricense con sentirse amenazado por el canto del himno nicaragüense aquí, ni con atacar a los nicaragüenses que ”amenazan su patria”; pues tanto fuera, como dentro de ella, los trabajadores somos gobernados por políticos que entregan nuestros recursos a las grandes potencias extranjeras y legislan a favor de empresarios que violan nuestros derechos y nos explotan, independientemente de nuestra nacionalidad.

Como partido creemos que lo que los trabajadores nicaragüenses necesitan y merecen es una verdadera igualdad de derechos. Es por eso exigimos y luchamos porque que se facilite su acceso a la residencia, eliminando los cobros y los trámites engorrosos.

También luchamos para que tengan pleno acceso a los servicios públicos,  derecho a votar y a participar de la politica, asi como a dirigir sindicatos.

Los trabajadores costarricenses y nicaragüenses debemos unir nuestras luchas en los centros de trabajo y en todo el país. Construir sindicatos en la empresa privada para que todos tengamos los mismos derechos laborales y para que a todos se nos respeten.

Dedicarnos a pelear entre nosotros, facilita el trabajo de gobiernos y empresarios que nos sumen en la miseria, para ellos seguirse enriqueciendo; todo bajo “el respeto y la honra” de los mismos símbolos patrios.

También debemos defendernos de leyes como los Tratados de Libre Comercio que verdaderamente nos han robado el país, para ponerlo al servicio de las transnacionales imperialistas y sus Estados.