Nacionalicemos todo lo privatizado y pongamos las instituciones del estado a funcionar al servicio de los trabajadores y bajo su fiscalización

 

ComboLa dotación de servicios estatales como atención a la salud por parte de la CCSS, las pensiones, electricidad y  telecomunicaciones se encuentran bajo una grave crisis causada tanto por la quiebra de las finanzas del estado (causada por el libre comercio, la evasión fiscal y el endeudamiento),   como por la gestión corrupta y pro privatizadora de los gobiernos empresarios que han dirigido el ICE, la Caja y demás instituciones responsables de dichos servicios.

Hoy por hoy, el ICE se encuentra en una crisis por el altísimo endeudamiento que maneja y la pérdida acelerada de las ganancias generadas por el internet y la telefonía celular que fueron entregadas a los gigantes Claro y Movistar con aprobación de la apertura del monopolio de telecomunicaciones asociada al TLC CAFTA.

Esta crisis, generada por las mismas presidencias ejecutivas impuestas por los gobiernos empresarios se la están traspasando a los trabajadores mediante incrementos galopantes en las tarifas y la privatización del acceso a internet. Así lo demuestra el reciente cambio de criterio en el cobro del internet, que ha pasado de cobrar por velocidad a cobrar por información descargada como las empresas privadas de todo el mundo.


Hoy ya podemos decir que el ICE ha perdido la capacidad ser una empresa que financia solidariamente el consumo eléctrico del pueblo costarricense y que comienza a perder la batalla por democratizar el acceso a internet ofreciéndolo como una mercancía más, solo al alcance  de quienes lo puedan pagar.

La CCSS también se encuentra en una crisis financiera similar que tiene entre algunos de sus factores: la evasión de las cargas patronales por parte de los  empresarios, las deudas del gobierno mismo por concepto de cuotas obrero patronales y por el traslado de los EBAIS a la CCSS sin el aporte presupuestario correspondiente, el nulo aporte de las instituciones del estado que por la Ley de Protección al Trabajador le corresponde a la CCSS e inclusive maniobras de gobiernos de turno que rayan en la estafa como la “condonación” de deudas al estado realizada por Doryan y los pobrísimos intereses generados para la institución por  la tenencia de bonos de deuda interna del gobierno  central.  

Las direcciones ejecutivas de la CCSS se amparan en esta crítica situación de las finanzas para justificar el cierre de clínicas y EBAIS, excusar las dificultades para acabar con las listas de espera, concesionar servicios como los mismos ebais, entre otros.  

Existen otra serie de instituciones del estado como RECOPE y las municipalidades que son afectadas también tanto por los problemas alto endeudamiento como por los planes del gobierno para privatizarlas como de hecho era el plan con la refinería china y como corresponde a los intentos permanentes de los gobiernos municipales por concesionar cada vez mas de sus servicios.

Como parte del ajuste fiscal que busca hacer el gobierno para resolver el déficit, el gobierno ha venido buscando distintas formas de ajustar los salarios y pluses salariales de los trabajadores del estado. Para esto viene agitando la ideología de que la crisis de las distintas instituciones es responsabilidad de los trabajadores estatales. Creemos que es cualitativo luchar contra esta ideología y la forma más eficiente de hacerlo es si los trabajadores del estado salen a combatir radicalmente este proceso de deterioro y privatización para asi ganar al resto de la clase trabajadora a una lucha de conjunto y partir de ahí para defender su propio salario.

 
Nuestra Propuesta

 

  •  Cese completo de la compra de generación eléctrica privada (“cogeneración) y de importación de combustible para producir energía.
  • Por la expropiación, sin  pago,  de toda la inversión privada en este ámbito para que cubra las necesidades de abastecimiento eléctrico.
  • Eliminación de concesiones en espectro radioeléctrico para MOVISTAR y CLARO.
  • Por el restablecimiento del monopolio de telecomunicaciones  bajo el control y la fiscalización de los trabajadores y las comunidades
  • Que los políticos burgueses no dirijan más las instituciones del estado. Sustituyamos el modelo de junta directiva por una estructura directiva libremente electa, compuesta por trabajadores y por representantes de las comunidades.
  • Por un plan de obras públicas y de inversión en salud pública que garantice la construcción de infraestructura, adquisición de equipo y formación y colocación de personal médico y de salud de manera que se pueda resolver la gran crisis de atención que está instalada actualmente.
  • Por la nacionalización sin pago de todos los recursos públicos privatizados o concesionados tales como: aeropuertos, puertos, carreteras, etc.
  • Derogación de la ley de concesiones
  • Defensa de la estabilidad laboral y el rechazo de todas las formas de tercerización e interinazgo en ministerios, instituciones y municipalidades. Otorgamiento de plaza para todos los que se encuentra trabajando en esta modalidad.
  • ¡En contra de la agenda de salario único! Por una nueva dirección del movimiento sindical que apunte a involucrar al pueblo y los trabajadores en una lucha por la defensa de las conquistas sociales y los servicios del estado en unidad con los funcionarios públicos.
  • Por la expropiación sin pago y  nacionalización de los  monopolios clave que se encuentran en manos de empresas privadas  como las importadoras de medicinas, las farmacias,  la comercialización de alimentos, el transporte público (trenes y autobuses), y el gas natural. Que estos negocios sean estatales y sean fiscalizados por los trabajadores.