Medio Queso y Santa Fe sin electricidad, ni agua y con caminos destruidos por Huracán Otto

  • Se estima pérdida de más de la mitad de las cosechas de los agricultores

Medio Queso, 25 nov (SocialismoHoy.com) – El paso del huracán Otto sobre las comunidades de Medio Queso y Santa Fe en el cantón de Los Chiles, no dejó víctimas mortales pero sí destruyó decenas de casas y cosechas de los agricultores.

En Medio Queso, los pequeños campesinos de la comunidad reportan que sus sembradíos de yuca fueron volteados o directamente arrancados por el viento. Esto a pocos meses de poder realizar la cosecha, lo que implica una pérdida enorme en su único medio de subsistencia.

Según una evaluación preliminar, en esta comunidad se encontraron varias casas derribadas y casi la totalidad sin las láminas de zinc.

Los pobladores de la comunidad fueron evacuados con anterioridad a refugio del Colegio de Los Chiles, por lo que pasaron la peor parte de manera segura.

Por su parte, en la comunidad de Santa Fe la comunicación aún es difícil. Los caminos se encuentran obstruidos por la gran cantidad de árboles derribados. De igual manera, los vecinos reportaron casas destruidas y muchas más con daños parciales.

Según constatan los pobladores, en la ruta más de 500 metros del tendido eléctrico fue dañado por Otto.

Preocupación por las cosechas

Al igual que en otras comunidades de la zona norte, la situación se vuelve crítica al no ser restituido aún servicio de eléctrico. En muchas de estas comunidades, la electricidad no sólo se utiliza para los hogares, sino que el flujo de agua potable depende directamente.

Los acueductos comunales funcionan con bombas eléctricas que abastecen los hogares, razón por la que hoy Santa Fe no tiene agua potable.

Además de los servicios básicos y la vivienda, lo que más preocupa a los pequeños agricultores de la región es la situación de sus cosechas. Ellos expresaron que necesitan que las instituciones como el INDER, se preocupe por ayudar a reconstruir la capacidad de producción con la que se ganan la vida.