Llamamos a VOTO NULO para alcaldes y diputados en todo el territorio nacional.

ELECCIONES-EN-EL-SALVADORLa participación política de la clase trabajadora y de la izquierda revolucionaria en las elecciones es importante.

 

Para las y los revolucionarios la participación en las elecciones es una cuestión táctica, es únicamente un medio para hacer llegar nuestro programa a la clase trabajadora y apoyar las luchas de las masas, sin embargo se vuelve una necesidad, mientras la conciencia de las masas siga atada a la idea: que a través de las elecciones se resolverán sus problemas.

 

Es por esta razón que al igual que Lenin y Trotsky creemos que es importante que la clase trabajadora participe con su partido, sus candidatos, y su programa en los procesos electorales.

 

Rosa Luxemburgo defino hace mucho años las razones de la intervención de los revolucionarios en las elecciones: “el verdadero propósito (de nuestra intervención) en las elecciones parlamentarias es posibilitarnos la extensión de la educación socialista” en otra de sus obras insiste que tanto la actividad parlamentaria como sindical son muy importantes para convencer a los obreros de que por sí solas no sirven: “como resultados de sus luchas parlamentarias y sindicales el proletariado llega a convencerse de la imposibilidad de realizar un cambio social profundo a través de tales actividades, y llega, a comprender que la conquista del poder es inexcusable.” Y una vez más insiste: “la actividad parlamentaria y de los sindicatos es importante para el movimiento socialista porque tales actividades preparan al proletariado, es decir, crean el factor subjetivo de la transformación socialista, de la tarea de la realización del socialismo”


Más de lo mismo

 

A pesar de esto y como era de esperar, las y los trabajadores no tenemos opciones en las próximas elecciones del 11 de marzo, ya que la totalidad de los partidos políticos contendientes son burgueses, desde la composición de su dirección, sus candidatos, y hasta su programa; defienden fielmente los intereses de la burguesía, incluidos sin lugar a dudas la cúpula del FMLN, que es quien decide, candidatos y programa en este partido, no así miles de compañeros revolucionarios en la base del FMLN que también se encuentran confundidos ante la degeneración a la que su cúpula les ha llevado, y junto con ellos nos cuestionamos el papel del FMLN como instrumento de la clase y como sujeto político de transformación.


Concesiones democráticas

 

Sin embargo estas elecciones; aunque parezca contradictorio, serán unas de las más importantes en nuestro país, no porque se esté en juego la posibilidad de transformaciones importantes para la clase trabajadora, o porque exista la amenaza que un régimen fascista asuma el control del aparato del estado, sino porque la burguesía, se ha visto obligada a hacer concesiones democráticas, como un medio para bajar presión al descontento popular, ante la grave crisis económica, política y de seguridad que vive la sociedad, y como medio de rescatar la farsa de la democracia burguesa ante el desgaste que ha sido sometida por los partidos políticos electoreros.

 

Una de las medidas más importantes ha sido la posibilidad de postulación de candidaturas por fuera de los partidos políticos, las llamadas “candidaturas independientes” o “no partidarias”, esta figura rompe con el monopolio de las cúpulas de los partidos y abre la posibilidad para que la izquierda revolucionaria participe con candidatos obreros, clasistas y socialistas, agitando el programa de la clase trabajadora, denunciando el régimen anti democrático que existe y apoyando las luchas de las masas desde esta tribuna.

 

Es muy importante no olvidar que aunque se dio esta concesión, la derecha y la cúpula del FMLN, cerraron filas para evitar que se dieran las candidaturas independientes, demostrando así, que lo mejor para el sector más de ultra derecha de la burguesía y la cúpula del FMLN, es mejor mantener intacto el antidemocrático régimen burgués, fundamentado en la reaccionaria constitución que creo Roberto d’Aubuisson en 1983.

 

Sin embargo esta posibilidad que la izquierda revolucionaria se agrupará, con los sindicatos, las organizaciones populares, estudiantiles y campesinas, y se constituyera un frente de izquierda y de los trabajadores en torno a una o varias candidaturas para las elecciones de 2012 no fue posible, dada la dispersión de la izquierda revolucionaria fuera del FMLN, el sectarismo en unos casos y el oportunismo en otros.

 

¿Por quién votar?

 

No negamos nuestra aspiración como Unidad Socialista de las y los Trabajadores de lanzar candidatos clasistas, revolucionarios y socialistas en las próximas elecciones, sin embargo somos conscientes de que este proyecto de refundación de la izquierda revolucionara salvadoreña, no se improvisa, se construye, y eso lleva tiempo, además somos conscientes como decíamos en el proletario No 16: que “Somos todavía pequeños y marginales, para construir candidaturas independientes y clasistas, es decir proponer candidatos que sean trabajadores, dirigentes sindicales, que se presenten con un programa no electorero que esté basado en las consignas de la clase trabajadora” sin embargo creemos que es un reto para la izquierda revolucionaria disputar este espacio, para continuar la educación de la clase, hacia la toma del poder y el socialismo.

 

A esto se refería Lenin cuando insiste en lo mismo: “para la socialdemocracia, que considera ante todo las elecciones como un medio de educación política del pueblo, el problema principal es, claro está, el del contenido ideológico y político de toda la propaganda y toda la agitación vinculadas a las elecciones.”

 

La ausencia de alternativas electorales para la clase trabajadora.

 

Desde la UST creemos que en estas elecciones hubiera sido una experiencia muy importante y educativa el hecho de que se presentaran candidaturas clasistas, es decir, que representaran en su programa electoral las banderas de lucha de los sindicatos y organizaciones populares, pero ante la usencia de un alternativa electoral de este tipo, queremos ser muy claros, en relación a explicar dos cosas: en primer lugar nuestra visión de cómo se hubieran podido construir candidaturas de este tipo y en segundo lugar porque sostenemos que no hay alternativas para la clase trabajadora.

 

Claramente dentro de las candidaturas independientes, no podría pasar desapercibida la candidatura de William Huezo, que es impulsada por el Movimiento por la Democracia Participativ

a, mencionamos su participación en estas elecciones, ya que Huezo desempeña en estos momentos el cargo de secretario general de una organización de la clase trabajadora la Asociación General de Empleados Públicos y Municipales-AGEPYM. Pero a pesar de que Huezo es parte de una organización de la clase trabajadora, esto no lo hace automáticamente una candidatura clasista, y esto lo decimos por varios motivos: 

 

El respaldo de los sectores sindicales en lucha 

 

Creemos que la política correcta hubiera sido la de construir una plataforma de organizaciones sindicales, estudiantiles y populares que sean el soporte y la fuerza que le permitan participar en el parlamento, además de representar sus demandas y luchas en esa tribuna. Creemos que las organizaciones que estarían prestas a este llamado serían las que están en abierta lucha al gobierno Funes-Cúpula del FMLN, y que tienen independencia de otros aparatos electorales. 

 

En relación a las diferencias en cuanto a su papel como dirigente sindicalista y en este caso, creemos que el compañero tiene el desafío de ser un fiel representante de la clase trabajadora, por lo tanto su programa debe responder a las luchas y los intereses de la clase trabajadora, además dado la desconfianza que ha generado y que aún genera para no pocos sectores sindicales, debido a que creemos que mantiene practicas burocráticas sindicales, en su papel como dirigente de AGEPYM.

 

El programa. 

 

El programa a defender y a impulsar creemos que debió ser construido a partir de las luchas de la clase trabajadora y levantar las consignas de los sindicatos en la asamblea, además de tener un claro contenido clasista, revolucionario y socialista.

 

Pero claramente no ha existido ninguna intención sería por impulsar la construcción de un programa de este tipo, en vez de trabajar por la unidad con las organizaciones sindicales en lucha, su intención va en otra dirección, buscando alianzas con los otros candidatos independientes, que no representan a la clase trabajadora, sino que es mas de los mismo, candidatos con un claro programa burgués, como por ejemplo Eduardo Gomar, que fue diputado de ARENA, luego de GANA, y ahora se lanza como independiente. 

 

Es por eso que el anunciado bloque de candidatos independientes, nos parece que sella una unidad de conciliación de clases, es decir, este bloque se configura con candidatos que representan los intereses de la burguesía y la derecha. Estamos en contra de cualquier alianza electoral con sectores de derecha, uno de los principios fundamentales del sindicalismo y de la clase trabajadora, es la independencia de clase, y Huezo con este tipo de alianzas viola este principio programático, por lo tanto en la practica el MDP y su candidato, han optado por estar en unidad con sectores que ni por cerca tienen un programa basado en las consignas de lucha de las organizaciones de la clase trabajadora.

 

Con la ausencia de estas cualidades en su candidatura, claramente no se diferencia del resto de candidatos de los otros partidos, y con la concreción de este bloque, pone un signo de igual en cuanto al contenido de su programa y propuestas.

 

Por eso atendiendo la configuración de las próximas elecciones y reconociendo que no hay opciones de transformación en beneficio de la clase trabajadora, y mucho menos candidatos con un programa clasista llamamos al VOTO NULO para alcaldes y diputados en todo el territorio nacional. Es por eso que en la papeleta de votación escribamos la consiga: ¡voto nulo porque nadie representa a la clase trabajadora! Es ahí que queremos diferenciarnos del llamado a No votar o abstencionismo, porque ejerciendo el voto nulo de esta manera, estaremos demostrando de forma más contundente nuestra oposición y rechazo a las candidaturas burguesas en estas elecciones.

 

Construyamos un Frente de Izquierda, de las y los Trabajadores y los Sectores Populares, para las elecciones de 2015.

 

Ante esta realidad y la evidente traición de la cúpula del FMLN, solo hay una opción que la clase tome la palabra y que retome la senda hacia el socialismo, es por esta razón que hacemos el llamado desde ya, para que todas las organizaciones de la clase trabajadora, los sectores populares y la izquierda revolucionaria fuera del FMLN a constituir un frente de izquierda, de las y los trabajadores y los sectores populares para las elecciones de 2015 en donde confluyamos las corrientes presentes en el salvador: Comunistas, Maoistas, Trotskistas, etc. Además de las organizaciones sindicales y populares con independencia de clase de los partidos electoreros y los patronos.