Las madres trabajadoras necesitan mejores condiciones para su maternidad

En el capitalismo se responsabiliza a las madres de forma individual sobre el cuido de los hijos: alimentación, educación, salud y vestido. Por esa razón, a las madres que logran un trabajo fuera de sus hogares se les impone una triple jornada: trabajo asalariado, labores domésticas y la maternidad.

En los centros de trabajo, el irrespeto a los derechos de mujeres madres (lactancia, licencias de maternidad, permisos) las presiona a renunciar o a trabajar jornadas menores a tiempo completo.

Los despidos ilegales por embarazo siguen siendo una realidad. A las embarazadas se les acosa con cambios en sus condiciones laborales para que renuncien y se les irrespetan sus derechos laborales más básicos (jornada 8 horas, pago de horas extra, tiempo de descanso, seguro social, vacaciones).

La desigualdad salarial persiste, esto a pesar de que en el país, más del 43% de los hogares son comandados por mujeres. Los salarios de hambre que se pagan en el sector privado y los aumentos miserables en el sector público afectan mayormente a las mujeres y les impiden garantizar dignamente las necesidades de su familia. A esto se suma que las pocas Convenciones Colectivas existentes están bajo amenaza del gobierno.

La flexibilización laboral responde solamente a las necesidades de los patronos, pues se prolongan las jornadas de trabajo y se le resta tiempo a las madres para la atención de sus hijos; mientras se le niegan permisos pagos por situaciones de salud o educación de los menores a las mujeres.

La Red de Cuido para el año 2014 atendía menos de un 8% de la población, por lo que el gobierno sigue sin responder a las necesidades de cuido de las madres. El costo guarderías privadas es inaccesible para madres pobres.

Por eso desde Lucha Mujer (PT) queremos impulsar en el mes de agosto una campaña por los derechos de las madres trabajadoras. En este “mes de las madres”, debemos luchar para que las mujeres trabajadoras puedan disfrutar de una maternidad plena y digna.

¡Ni una embarazada despedida más!
¡Por una licencia de maternidad de seis meses!
¡Por licencia de paternidad y permisos para que los padres cuiden a sus hijos e hijas!
¡A igual trabajo igual salario! ¡Por salarios que alcancen para las jefas de hogar!
¡Por salas adecuadas para lactancia en todos los centros de trabajo!
¡Por guarderías en las empresas privadas e instituciones estatales!
¡Días de permiso pagado para atender situaciones de salud de los hijos e hijas!
¡Por servicios de cuido gratuitos y de calidad para menores de 6 años!