La política de apoyo al gobierno del PAC y al PLN, le abre el camino a la reacción evangélica

Solo con la movilización masiva podemos defender los derechos democráticos de las mujeres, la comunidad LGBT y de los trabajadores.

El diputado Gonzalo Ramírez, del Partido Renovación Costarricense, fue electo como el nuevo Presidente de la Asamblea Legislativa este 1º de mayo luego de tres rondas de votación. Su victoria fue producto de un acuerdo con el PLN liderado por Antonio Álvarez Desanti.

Ramírez obtuvo 26 votos directos (del PLN, una fracción del PUSC y los grupos cristianos), a los que se le sumaron siete votos, cinco de ellos emitidos por diputados del Frente Amplio (Gerardo Vargas y Suray Carrillo, jefa de fracción), el bloque de diputados disidentes (Ligia Fallas, Jorge Arguedas del FA y Carlos Hernández ex FA y ahora independiente); además de Carmen Quesada (ex ML y ahora independiente) y el de Mario Redondo.

El mecanismo del parlamentario establece que si se vota por candidatos no autorizados para participar en la tercera ronda, los votos se anulan y se suman al diputado ganador, en este caso el evangélico Gonzalo Ramírez.

Esta elección produjo la indignación de un variado segmento de la población que ve en González un ataque contra los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT, la elección también produjo una profunda crisis en el FA, que llega hasta la petición de expulsiones y sanciones a 4 de sus 8 diputados.

Los fundamentalistas copan el parlamento.

En conferencia de prensa luego de su elección, el diputado Ramírez evitó referirse a las preguntas de los periodistas sobre el programa que impulsaría al frente de la dirección del Congreso y como esto afectaría los proyectos de Derechos Humanos.

Sin embargo, en otras ocasiones, las declaraciones machistas y misóginas de Ramírez han generado polémica y la oposición de muchos sectores.

En el 2015, siendo parte de la comisión de Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa, al  investigar el ofrecimiento del Gobierno a la procuradora, Ana Lorena Brenes, para que ocupara una embajada a cambio de dejar su puesto, el diputado dio a entender que una mujer casada no debería reunirse con hombres en horarios fuera de la oficina y manifestó:  “yo llevo café, tomo café, yo no sé cuál es su estado civil, pero le voy a decir, yo tengo una muy buena relación con mi esposa, pero si yo salgo a tomar café con una mujer extra horario de trabajo a un lugar donde yo no tengo que estar, si ya antes había tomado café y había tenido una reunión de ese tipo, yo tengo serios problemas en mi casa”[1]

En ese momento fue criticado por varios congresistas que ahora dieron su voto por él, como Álvarez Desanti y Maureen Clarke del PLN y Rosibel Ramos del PUSC.

Durante el 2016, cuando un grupo de diputadas de la Asamblea Legislativa denunciaron situaciones de machismo, el diputado González Ramírez declaró: “Soy respetuoso de las compañeras, pero parte de nuestro trabajo es el control político, y algunas veces usan ese argumento (machismo) para poner una mordaza en temas donde se tocan intereses de sectores”.[2]

El diputado, al igual que sus compañeros de fracción, ha manifestado abiertamente a través de sus declaraciones, posiciones misóginas y machistas, que han sido fuertemente criticadas. “Mi esposa es periodista, pero siempre ha atendido el llamado por los niños; su llamado es a ser mamá”, decía en 2013 antes de saber que ella sería vicealcaldesa de San José en el Partido Alianza por San José, encabezado por Johnny Araya.

La preocupación con su elección, gira en torno al que al ocupar la presidencia de la Asamblea Legislativa, tendrá posibilidades de incidir en la agenda de las sesiones ordinarias, donde se encuentran proyectos de ley pendientes en materia de aborto, anticoncepción de emergencia y acoso sexual callejero. Y es previsible, que con Ramírez a la cabeza, un abierto opositor a los derechos para las parejas del mismo sexo, al estado laico y al aborto,  se entorpezcan estos y otros proyectos.

 

¿Quién es Gonzalo Ramírez?

El diputado es pastor, empresario, y esposo de la vicealcaldesa de la Municipalidad de San José, que se encuentra bajo la dirección de Johnny Araya. Fue asesor del diputado Justo Orozco en el periodo legislativo anterior.

En el 2001, se le impusieron 3 meses de prisión preventiva por presunta falsificación de firma de un juez.

En el 2008, se le suspendió su licencia de notario por un periodo de 6 meses como parte de una medida disciplinaria.

 

La cloaca del parlamentarismo.

Ante la derrota, Ottón Solís, ha salido diciendo que: “Con don Gonzalo Ramírez se pueden hacer cosas positivas y salgo contento. Es una persona decente, que se comprometerá y tratará de hacer algo mejor.”

Al final todo el “bloque progresista” llama a reconocer a Gonzalo Ramírez, es más fuerte su apego a la institución parlamentaria, que su voluntad de lucha democrática.

Existe una opinión absolutamente equivocada que defiende Patricia Mora y Edgardo Araya y con ellos una franja del activismo del PAC y el FA que sostiene que la posición correcta era “apoyar a Ottón a toda costa”. Es decir la política del supuesto “mal menor”. No es novedoso porque es la posición clásica del FA apoyar sin condiciones al gobierno con tal de quedar en el seudo “campo progresista”.

La verdad es que los partidos burgueses, todos ellos: el PLN, el PAC y el PUSC producto de su desgaste han terminado apoyándose en los partidos cristianos, todos han “alimentado a la bestia” y hoy les muerde la mano. Álvarez Desanti usó los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBT como moneda de cambio. Lo mismo hizo el PAC al inicio del gobierno con la elección de Henry Mora, pues a cambio de unos cuantos votos y la dirección de la Asamblea Legislativa, se negociaron los derechos de las personas sexualmente diversas.

Una vez más se repite la situación este 1° de mayo en la Asamblea Legislativa con el impulso que dio el PLN al diputado evangélico. Esta es la realidad, los partidos burgueses han renunciado a las banderas democráticas y laicas con tal de vencer en la lógica de “suma y suma” de los acuerdos parlamentarios. No será del parlamento de donde salga y donde se conquisten nuevos derechos democráticos, solo la lucha masiva podrá conseguir este objetivo.

El desbarranque del Frente Amplio.

La dirección del Frente Amplio se colocó a ella misma en una situación sin salida, vergonzosa y que hoy los sume en una profunda crisis.

La bancada del “principal” partido de “izquierda” se dividió en tres, pero cada una de esas tres fracciones, iba al arrastre de una respectiva fracción burguesa: unos detrás de Ottón Solís y el gobierno (Patricia Mora, Edgardo Araya, etc.), otros detrás de Carmen Quesada (Ligia Fallas y Jorge Arguedas) y otros funcionales al PLN y a Gonzalo Ramírez (Gerardo Vargas y Suray Carrillo). Todos incapaces de una actuación independiente, de una actuación apoyándose en la movilización popular.

El grupo de Patricia Mora y Edgardo Araya (la línea oficial) se presenta como “consecuente” por haber apoyado hasta el final a Ottón Solís, pero no dice nada de la agenda que proponía Ottón Solís; una agenda autoritaria de fortalecimiento de los poderes del régimen, de recorte a las libertades de las minorías políticas, de contención del gasto, una agenda anti ambientalista, de ataque a los derechos laborales y sindicales, de apoyo a la educación dual. Sobre esto guardan silencio.

El grupo Mora-Araya no ha podido demostrar que en algún aspecto de las reivindicaciones populares y democráticas Ottón Solís sirviera de punto de apoyo para algo. Por ese camino solo se crea confusión y desilusión, cuando finalmente Ottón Solís se comporte, como siempre lo hace resguardando los intereses estratégicos de la burguesía.

Como si fuera poco Edgardo Araya se puso a la cabeza de la defensa del derecho de la libertaria Natalia Díaz a ser la vice presidenta del parlamento. Como se ve el FA, ni en broma se esfuerza por ser independiente de alguna de las alas de la burguesía. En el fondo la política de este bando es la que ha defendido la dirección del FA desde el día uno: Apoyar incondicionalmente al gobierno del PAC.

Por otro lado el G-4, el grupo Fallas-Arguedas, hace hoy parte de la directiva del parlamento a través de la secretaría de Carmen Quesada y son públicas las declaraciones de Ligia Fallas señalando su voluntad que fuese una mujer quien dirigiera el parlamento, pensó positivamente en Karla Prendas del PLN o Emilia Molina del PAC. Detrás de la diatriba anti ottonista y anti gobierno también se transformaron en carreta de una fracción burguesa.

Finalmente Gerardo Vargas y Suray Carrillo a sabiendas, votaron funcionalmente para que quedara el bloque liberacionista-fundamentalista. La oposición de pacotilla que hace hoy Gerardo Vargas es poco creíble, durante tres años ha apoyado sin condiciones al PAC. ¿Por qué hoy hace pose de independiente? Suray Carrillo ya públicamente se ha retractado y ha presentado su renuncia a la jefatura de la fracción legislativa del FA, no le dio tiempo ni de hacer pose de independiente.

Lo más trágico de este escenario patético, es que se produce con los movimientos populares y por los DDHH desmovilizados, producto del llamado sistemático del FA y de las direcciones del movimiento a confiar en el gobierno y en el parlamento. ¿Otra salida era posible a esta tragedia? Solo hubiera sido posible si el movimiento popular estuviera activo, movilizado y estuviera asediando el congreso, como en Paraguay, dispuesto a ingresar a la Asamblea Legislativa y a dar por terminado esa farsa contra los derechos democráticos. Esa hubiera sido una salida real, por ese tipo de salidas nos inclinamos en el PT. Esa salida fue imposible por la política de concertación y de confianza con el gobierno que el FA ha levantado en estos tres años.

La elección de Ramírez títere de Álvarez Desanti, así como la inicial elección de Silvia Sánchez, luego reemplazada por Natalia Díaz y el desplante realizado por los diputados del Movimiento Libertario, ponen en evidencia que la elección del directorio legislativo es tan solo un juego de pasillos y una rebatiña de puestos y poder, una pantomima donde gana el más fuerte a costa de los derechos de los trabajadores, que somos quienes llevamos las de perder. Y ese fortalecimiento de los sectores más reaccionarios es una consecuencia de la política de concertación y de la política exclusivamente parlamentaria que desarrolla el FA y la mayoría del campo popular.

Para nosotros desde el PT, el eje de la actividad del movimiento de masas debe ser extraparlamentaria, es decir nuestra política es la movilización independiente y permanente de los oprimidos, defendemos una política independiente, de movilización y de lucha.  Ante la elección de Gonzalo Ramírez, los partidos representados en la Asamblea Legislativa y que hoy están dándose con una piedra en el pecho, deberían estar llamando a desconocer esa elección y organizando una gran movilización en su contra y en la lucha por un Estado Laico y por los derechos democráticos.

Hacemos un llamado a todas las mujeres, a la comunidad sexualmente diversa y a los trabajadores que sienten que sus derechos serán pisoteados bajo el acuerdo evangélicos-PLN a que nos movilicemos unitariamente en defensa de nuestros derechos y reivindicaciones propias, sin ninguna confianza en el gobierno del PAC y sus agentes y sin ninguna confianza en la vía muerta del parlamentarismo que nos han propuesto por tres años las tres parte en las que se fragmentó el FA.

Hacemos un llamado a todos los activistas honestos por los derechos de las mujeres, la comunidad LBGT y de los trabajadores a que vengan a discutir y a construir con nosotros el Partido de los Trabajadores y Lucha Mujer, las herramientas de lucha y organización que necesitamos los trabajadores, el pueblo y los oprimidos para enfrentar los ataques del PLN-evangélicos y también del gobierno y sus aliados.

[1] http://www.nacion.com/nacional/politica/Diputados-comentario-Gonzalo-Ramirez-procuradora_0_1464853639.html

[2] http://www.nacion.com/nacional/politica/Diputadas-denuncian-machismo-companeros_0_1604439554.html