Marcha 20 de Agosto: En defensa de TODAS las convenciones colectivas y por nueva negociación salarial

ANDE y UNDECA han anunciado que se manifestarán el próximo 20 de Agosto a la Asamblea Legislativa en rechazo al miserable aumento salarial del gobierno y contra las leyes de salario único. SINDEU y APSE también se unieron al llamado a pesar de la negativa inicial de la dirigencia de este último a movilizar contra el miserable reajuste.

Desde el Partido de los Trabajadores apoyamos esta convocatoria y le hacemos un llamado al Frente Amplio y al resto de las dirigencia sindicales, en especial a las de Patria Justa (ANEP, ICE, RECOPE, SINTRAJAP) a unirse e impulsar la movilización.

Sin embargo creemos que es necesario que las dirigencias se definan pronto por declarar el 20 como un día de huelga para garantizar la mayor asistencia y presión en la manifestación. Además creemos que es un error conducir la marcha hacia la Asamblea Legislativa cuando el principal atacante de los trabajadores del sector público se encuentra alojado en Zapote, en Casa Presidencial.

A fin de cuentas, quién le ha sacado más provecho a la campaña de La Nación contra los salarios de los trabajadores públicos ha sido el gobierno de Solís que impuso un congelamiento en la negociación salarial del sector público y que además viene avanzando en su cruzada por rebajar los derechos establecidos en las convenciones colectivas.

Más recientemente inclusive anunció que vuelve a la carga con el aumento en el Impuesto de Ventas a un 15% y anunció su propia versión del salario único mediante una reforma a la ‘’Ley de Salarios de la Administración Pública. También es un hecho que le quiere imponer un crecimiento 0 en el presupuesto a las Universidades Públicas (FEES), subordinando cualquier nuevo ingreso a su reforma fiscal antipopular.

La reunión que tuvo con el ex presidente Oscar Arias denota que el gobierno, lejos de escuchar a los sindicatos,  está buscando la manera de pactar con Liberación Nacional una agenda que le cobre la crisis fiscal y económica del país al pueblo trabajador.

Con esto no se busca bajar la guardia frente a la ley de salario único del PLN, sino que el movimiento sindical responda a TODOS los ataques, independientemente de donde vengan.

Es por eso que llamamos a las dirigencias sindicales del BUSSCO a abandonar sus expectativas de concertación con el gobierno de Solís y marchar a casa presidencial.

Creemos que la movilización debería exigirle a Solís  que cese el ataque a las convenciones colectivas que hoy disfraza de revisión ante el Ministerio de Trabajo y  convoque de inmediato a una nueva negociación salarial para todo el sector privado y público.

Junto con hay que presionarlo para que archive los proyectos de aumento en el Impuesto de Ventas y deseche cualquier propuesta de salario único que esté preparando.

Es necesario que todo el movimiento sindical acuda a esta cita tal y como sucedió el 27 de Julio anterior cuando el ICE convocó. Solo la unidad de los trabajadores públicos puede impedir que el gobierno cumpla su plan y derrote  uno por uno a los sindicatos del sector público.

Para esto es fundamental que las dirigencias sindicales rompan ya sus pactos con el gobierno, cesen cualquier negociación que estén teniendo con el gobierno y discutan de manera democrática un plan unitario y escalonado de lucha contra la agenda que el PLN, el PAC y el empresariado tienen para cobrarle la crisis al pueblo trabajador.

Solo la unidad de los dos bloques (BUSSCO y Patria Justa), logrará frenar las intentonas de privatización del ICE y la CCSS, el recorte al FEES,  los impuestazos al pueblo, los proyectos de salario único y de ataque a las pensiones (en cualquiera de sus versiones) y el congelamiento en los salarios. Luchas como la de las familas de Chánguina, en Palmar Sur, por su derecho a la tierra recibirían también deben ser incorporadas en un petitorio contra el gobierno el 20 de Agosto.

El Frente Amplio tiene una responsabilidad fundamental  en concretar esta unidad dado su peso político en el movimiento sindical. Por eso los llamamos a romper su pacto con el PAC  y convocar a esta movilización de manera unitaria y hacia casa presidencial.

El movimiento sindical debe concentrarse en combatir la división que La Nación, Guevara y el mismo presidente vienen imponiendo a la clase trabajadora para poder cobrarle los costos de la crisis económica y fiscal.

Los trabajadores del sector público, utilizando su poder sindical, pueden salir a luchar juntos contra todas las expresiones de esta política empresarial. Pueden luchar contra los recortes del gobierno en gasto social y los impuestazos y exigir que se le cobren impuestos a los ricos. Pueden salir a exigir una nueva  negociación salarial para todos,  en la que los trabajadores dels sector público y privado, tengan derecho a determinar cuánto necesitan para enfrentar el  costo de la vida. Solo un plan que le ofrezca una verdadera salida al conjunto de la clase trabajadora en la crisis, y no más ataques, podrá frenar la división que hoy los medios empresariales están imponiendo.

 

Exijamos una nueva negociación salarial para el sector público y privado

En defensa de todas las convenciones colectivas

No al Aumento en el  Impuesto de Ventas (IVA)

Contra todas las versiones del Salario Único

En defensa de un FEES creciente para las Universidades

Exijamos a Solís que compre la Finca Chánguina y se la ceda a los campesinos

Por un plan de lucha de los trabajadores que le cobre la crisis a los ricos