Crisis humanitaria por migrantes cubanos: ¡Solidaridad de los pueblos frente a la prepotencia de los gobiernos!

cubano-crDesde el nueve de noviembre se vive una crisis humanitaria en Costa Rica, producto del arribo de alrededor de 1700 cubanos a territorio costarricense. Aunque hay una larga tradición de migración cubana a Estados Unidos, esta última oleada se ha visto acicateada por el miedo a que se derogue la Ley de Ajuste Cubano que les otorga condiciones especiales a los cubanos que ingresen a EEUU.

Durante los últimos años los cubanos no han dejado de migrar a Estados Unidos, solo que la migración era más pensada o más preparada (se apostaba a obtener una visa legal o ganársela por una rifa, etc.). Las posibilidades de un cambio en la política migratoria estadounidense, han producido un aumento en el flujo migratorio cubano.

Esta nueva ola de migrantes cubanos hacia Estados Unidos, inician su ruta en Ecuador y de allí llevan adelante una peligrosa travesía hasta Estados Unidos, por tierra atravesando Colombia, Centroamérica y México.  El costo de ese peligroso viaje ronda entre los 7000 y los 15 000 dólares, algunos tramos se realizan legalmente otros ilegalmente, muchos de estos migrantes viajan con niños pequeños.

Los centroamericanos conocemos de cerca estas oleadas migratorias, centenares de personas que se lanzan a un viaje arriesgado con resultados inciertos, con tal de llegar a Estados Unidos.

Nuestra opinión es que esta oleada migratoria cubana, es extraordinariamente parecida a la que hemos vivido múltiples veces en Centroamérica, es una oleada de migrantes socioeconómicos que buscan como mejorar su vida o reunificarse con sus familias (que son migrantes también) , esta crisis migratoria es el resultado palpable de las nuevas lacras del capitalismo cubano, en la medida que se profundizan las medidas capitalistas del gobierno cubano, en la medida en que retroceden las viejas conquistas de la revolución y que la nueva desigualdad cobra fuerza, más padece la sociedad cubana los males que solo se ven bajo el capitalismo semicolonial, una de ellas son este tipo de dramas humanos.

La “normalización de relaciones” entre el gobierno cubano y el gobierno estadounidense, solo ha mejorado el “clima de negocios”, la posibilidad de los empresarios yanquis y cubanoamericanos de invertir en la isla y de los nuevos ricos cubanos de hacer importantes negocios, pero no ha mejorado en nada la situación migratoria de los cubanos, que en todas partes del mundo son sometidos a las más variadas arbitrariedades y vejaciones migratorias y administrativas.  Muchas son las sospechas que la “normalización diplomática” significará el fin de los privilegios migratorios que significó la Ley de Ajuste Cubano, esta sospecha más el empeoramiento de la situación económica de las masas, más la creciente opresión política del régimen   acicatean la migración.

Este es un resumen de los hechos de la llegada de los cubanos al país:

– 10 de noviembre: Se desarticuló una red de tráfico de personas, que trasladaba migrantes cubanos hacia la frontera con Nicaragua. Miles de personas intentan seguir por sus propios medios el recorrido desde Ecuador hacia los Estados Unidos.

– 12 de noviembre: Policía y autoridades migratorias de Costa Rica no permiten el paso de los migrantes en Peñas Blancas, frontera con Panamá.

– 13 de noviembre: Tras una intensa lucha logran ingresar al país, por la presión ejercida se les otorga visa humanitaria a 1700 cubanos. Migración accedió a otorgarles una visa de 7 días por razones humanitarias para permitirles seguir rumbo al norte, como una medida excepcional que el Gobierno no pretende repetir en el futuro.

– 15 de noviembre: El gobierno de Daniel Ortega desplegó a su Ejército y a su policía de choque para repelar a migrantes cubanos con gases lacrimógenos. Hubo varios afectados, destacan niños pequeños, mujeres embarazadas y corresponsales de prensa.

– 16 de noviembre: Gran cantidad de cubanos se mantienen “varados” en La Cruz, Guanacaste. No hay certeza de qué sucederá con los isleños; temen que la visa de 7 días venza y no puedan llegar a su destino.

Vecinos de comunidades cercanas aportan comida y se suman a la ayuda que brinda la municipalidad de la localidad y la Comisión Nacional de Emergencias.

La hipocresía de los gobiernos centroamericanos en política migratoria.

Durante la “Guerra Fría” los distintos gobiernos costarricenses y centroamericanos impusieron las más draconianas y absurdas medidas migratorias hacia los cubanos. En nuestro país, pese a la “normalización de las relaciones diplomáticas” iniciada bajo Oscar Arias,  estas políticas absurdas y arbitrarias se mantuvieron y siguen siendo implementadas bajo el gobierno de Luis Guillermo Solís.

Aunque hoy presionado por las circunstancias, el canciller Manuel González se vista de “humanitario” el hecho es que la concesión de “visa humanitaria” para los 1700 cubanos fue producto de las protestas de los propios migrantes y del escándalo internacional, no de la vocación humanitaria del gobierno hacia los migrantes cubanos, de hecho, el gobierno de Costa Rica tiene las más severas políticas migratorias para que las personas de Cuba ingresen legalmente en el país. La nacionalidad cubana forma parte del grupo 4, que es el que más restricciones tiene para obtener visa, solo pueden ser otorgadas por el Consejo Nacional de Visas integrados por los más altos jerarcas de varios Ministerios.

Además, no está de más señalar que hemos visto la “vocación humanitaria” del gobierno hacia otros migrantes por ejemplo, los migrantes nicaragüenses.

Desde el Partido de los Trabajadores, queremos aprovechar esta crisis migratoria, para denunciar un absurdo total que existe en nuestros países: Las mercancías tienen más derechos que las personas. Si los cubanos fueron cajas de naranja de Ticofrut (no importa si la finca estuviera en Nicaragua o en Costa Rica), ya estarían en La Florida.

Nuestro partido se suma  a la consigna que mantiene los migrantes cubanos y la comunidad cubana en Estados Unidos: ¡Déjenlos pasar! Decimos que así como hay total libertad de movimiento de las mercancías, exista también libertad de movimiento para las personas. Sobre todo para refugiados y migrantes socioeconómicos.

La respuesta de los gobiernos ante la crisis migratoria.

De manera general todos los gobiernos centroamericanos mantienen una actitud de criminalización de la migración. En Costa Rica el gobierno de Luis Guillermo Solís ejecuta la Nueva Ley de Migración que restringe mucho más la estadía de los migrantes en el país, e impone multas desproporcionadas a quien se mantenga en condición irregular en territorio costarricense.

Los dos gobiernos, el de Luis Guilllermo Solís y el de Daniel Ortega, han servido de “guardafronteras de los Estados Unidos”, ha ejecutado a pies juntillas la política antiinmigrante que sostiene el gobierno de Barack Obama. Muestra de esto es que por ejemplo, si una persona cubana tiene VISA estadounidense puede entrar libremente al país sin necesidad de otra visa, en caso contrario es casi imposible obtener una.

Reprochamos particularmente la brutal represión del gobierno orteguista, quien con tiros al aire y gases lacrimógenos reprimió a los migrantes cubanos incluidas mujeres embarazadas y niños pequeños.

Nuestras exigencias para abordar el problema.

Nuestras exigencias como partido son con el fin de asegurar la libertad de movimiento de todo ser humano. Es por eso, que le exigimos al gobierno de Luis Guillermo Solís que extienda la visa humanitaria al menos a 3 meses o el tiempo necesario para que los refugiados cubanos puedan resolver su situación de forma satisfactoria. Además, nos parece necesario asegurar todas las condiciones para que cualquiera de ellos se quede en el país, si así lo desease.

Demandamos que el gobierno divulgue la información completa de la red de traficantes de personas que fue desmantelada. Que se castiguen como traficantes de personas, que se investigue a fondo y se haga pública quienes son y si tienen vínculos con altos funcionarios públicos.

El 16 de noviembre el gobierno de Luis Guillermo Solís, se reunirá con el gobierno de Raúl Castro, el objetivo central de esa reunión, es mejorar los negocios cubano-costarricenses. Desde ya nos oponemos a que el gobierno de Luis Guillermo Solís use de “moneda de cambio” cualquier endurecimiento de la política migratoria, tal como hizo el gobierno de Peña Nieto en su última reunión con Raúl Castro

Denunciamos también el silencio inhumano del gobierno cubano y los medios oficiales cubanos, que están ocultando al pueblo de Cuba, el drama humano que viven estos migrantes.

Exigimos a todos los gobiernos y ejércitos de la región que paren la represión  generada en las zonas fronterizas; tanto en nuestro país y países vecinos, pero por sobre todo al gobierno norteamericano, que mantiene una política sumamente represiva contra los migrantes.

Demandamos al gobierno norteamericano que habilite un vuelo tipo charter que haga llegar al grupo a Florida o a cualquier otro lugar donde quieran asentarse. Nos parece que la lucha de la clase trabajadora es la que podrá derrumbar las falsas divisiones entre ticos, nicas, cubanos, gringos… solo la unión de los trabajadores todos podrá borrar las líneas imaginarias que la burguesía imperialista ha inventado para dividirnos como clase.

Como partido saludamos la lucha que han dado los migrantes cubanos para que se respeten sus derechos humanos y esperamos que su objetivo se cumpla, sin que sufran más vejaciones y represiones por parte de ningún gobierno.

¡Ningún ser humano es ilegal! ¡Paso libre a los migrantes cubanos!¡Alto a la criminalización de la migración!¡La clase obrera es una y sin fronteras!