Ante la matanza homofóbica en el Club Pulse de Orlando

Desde el Partido de los Trabajadores nos solidarizamos con las familias de las víctimas del crimen de odio contra personas LBGTTI perpetrado ayer por Omar Mateen en el club Pulse. También  extendemos nuestras más sinceras condolencias a la comunidad LBGTTI y latina de Orlando (y de todo el mundo) y repudiamos esta matanza.

Lamentamos profundamente la muerte de estos 50 jóvenes y redoblamos nuestro llamado a luchar contra toda ideología de discriminación y odio hacia las personas LBGTTI, los inmigrantes y las mujeres.

Repudiamos expresiones de naturalización de dicho crimen sobre la base de prejuicios homofóbicos como las del diputado Abelino Esquivel de Renovación Costarricense. Nos ponemos en guardia sobre cualquier intento de utilizar este crimen como excusa para justificar la represión gubernamental o impulsar discursos y políticas racistas contra árabes y/o mulsmanes en todo el mundo.

Independientemente de que se confirme que su perpetrador sea militante del Estado Islámico o no, el hecho es que este tipo de asesinatos o agresiones motivadas por el prejuicio y el odio  contra la población LBGTTI también abundan en Centroamérica y Sudamérica (en donde no existe el Estado Islámico) y están escalando en los Estados Unidos.

Los discursos religiosos y la cultura y publicidad cargada de elementos homofóbicos e impulsores del modelo machista y violento de lo que significa ser hombre, incrementan la probabilidad de que este tipo de actos ocurran. De ahí que nuestro llamado sea a que hombres y mujeres de la clase trabajadora, independientemente de la orientación sexual que asuman, combatan estos discursos y políticas de odio y luchen por la igualdad de derechos y el respeto a la vida de estas personas.

El sistema capitalista utiliza esas ideologías de odio para dividir sectores de la clase trabajadora y enfrentarlos unos contra otros. Los oprimidos debemos unirnos y luchar contra el capitalismo, como única vía para lograr una verdadera sociedad de justicia e igualdad.