10) Por una Reforma Agraria que de tierras a los trabajadores del campo.

Las políticas aplicadas por los gobiernos desde los 80´s como los PAES, TLC´S y la continua des financiación a las instituciones agrícolas como el CNP ha llevado a la ruina de los pequeños productores.

La entrada de grandes agro exportadoras en el país no solo represento el desplazamiento de campesinos a las zonas urbanas, sino que también acelero la expulsión de los campesinos del trabajo de la tierra, ya sea porque los bancos se las quitaran o estos fueran orillados a tener que venderlas para poder sobrevivir.

La mayor parte de campesinos de la zona rural, viven dentro de un nivel alto de pobreza y de desempleo, y los que logran adquirir un empleo es en las transnacionales en donde se enfrenta a condiciones de subempleo, explotación, con altas jornadas laborales, bajos salarios, sin seguro y donde continuamente se les irrespeta sus derechos laborales.

Producto de esta ruina, el país ha pasado a depender alrededor de un 70% de las importaciones para poder suplir la canasta básica nacional del pueblo, provocando que dependamos de la especulación, lo cual repercute en el encarecimiento de los productos y en el aumento en el costo de la vida para los trabajadores.

Mientras que la mayor parte de las tierras cultivables del país se encuentran en manos de transnacionales las cuales las destinan a la siembra de “productos no tradicionales” como la piña y palma, así como los más tradicionales café y banano, todos caracterizados por contaminar el medio ambiente, y aportarle pocos ingresos al país de las multimillonarias ganancias que generan.

Cuadro 1: Área sembrada en Costa Rica (ha)

cuadro

 

Fuente: SEPSA, 2012

 

Desde el Partido de los Trabajadores consideramos que es necesaria una Reforma agraria, en la que la intervención estatal garantizaría los siguientes ejes:

• Romper con los TLC para regular el comercio y defender la pequeña producción: es necesario romper con TLC´S para poder asegurar la colocación de los productos nacionales en el mercado nacional y evitar así que las toneladas de producción importada, libre de impuestos, desde las grandes potencias siga arruinando a nuestros pequeños productores.

• Nacionalización bancaria y garantías de inversión estatal en la tecnificación y comercialización de la pequeña producción: Para poder asignar crédito barato e inversión estatal que le garantice a los pequeños y medianos productores mejoras en los caminos, el transporte, seguros de cosechas, subsidios, semillas mejoradas, maquinaria e insumos agrícolas, es necesaria la nacionalización de la banca. Esto debido a que su carácter competitivo y pro capitalista actual no le permite ofrecer crédito a bajo interés para los pequeños productores.

• Plan de producción para garantizar la soberanía alimentaria: la producción debe reorientarse para que supla las necesidades de la población, por lo que el estado debe planificar conjunto con los productores las extensiones de tierra necesarias para sembrar granos y otros cultivos básicos ,esto con tal de que se garantice la seguridad y soberanía alimentaria nacional, así como el aprovisionamiento para que el pueblo trabajador pueda tener una dieta suficiente y adecuada.

• La expropiación de la tierra cultivable en manos de las grandes transnacionales y también de las tierras ociosas. Estas serán repartidas a los pequeños y medianos campesinos, así como a sus familias para que las trabajen.