Una Federación Nacional de Estudiantes que luche en conjunto con la clase trabajadora

ENE

La lucha por el FEES, traicionada por los rectores de las Universidades Públicas, dejó claro que la unificación del movimiento estudiantil a nivel nacional es una necesidad urgente. El movimiento estudiantil, a partir de la traición y la posterior derrota, se dividió y entró en una serie de confusiones que fueron aprovechadas por la administración de las Universidades para imponer su plan: mientras se desmovilizó al movimiento estudiantil, se aprobaron una serie de ataques directos (obligados por el desfinanciamiento) a las condiciones de estudio de miles de estudiantes.

Durante el 2011 tan solo la Federación de Estudiantes de la Universidad Nacional (FEUNA) mantuvo una bandera de lucha contra el FEES y de denuncia a los recortes producidos por el mismo. También algunas tendencias que en ese momento estaban fuera de las federaciones mostraron una política clara y coherente de denuncia al FEES. En algunas de estas tendencias tuvimos un importante papel integrantes del Partido de los Trabajadores como es el caso de Convergencia en la UCR o el proceso de organización del movimiento estudiantil en la UTN (que pese a no entrar en el paquete del FEES denuncia el deterioro de la educación pública).

Durante el año 2012 se abrió un importante proceso de reorganización, donde el movimiento estudiantil entra en un proceso de unidad de acción entre las cinco federaciones estudiantiles (FEUCR, FEUNA, FEUTN, FEUNED, FEITEC) en diferentes luchas durante lo que va del año, pero más concretamente en la organización del Encuentro Nacional de Estudiantes Universitarios (ENEU). Este encuentro, empujado por la situación objetiva de la juventud costarricense, alcanzó niveles históricos al convocar a más de setecientos estudiantes a discutir una agenda de lucha para el movimiento estudiantil. Este encuentro levantó consignas como la unidad entre los trabajadores y estudiantes en la lucha, el rechazo y renegociación del V Convenio FEES, la denuncia a las políticas mercantiles del Banco Mundial, y la convocatoria a un Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios con el fin de organizar una Federación Nacional de Estudiantes que lleve a cabo una agenda de lucha buscando construir una dirección de lucha y un programa para el movimiento estudiantil a nivel nacional.

Este levantamiento y reorganización del movimiento estudiantil responde a las necesidades que la juventud tiene en la actualidad y la forma en que puede contrarrestar los ataques del gobierno. Del ENEU no solo hay que resaltar la cantidad de personas que participaron, sino sobre todo las políticas votadas ahí. Estas muestran como el movimiento estudiantil a nivel nacional de nuevo está por luchar de frente contra cualquier administración o rectoría traicioneras o contra los ataques del gobierno, y de paso contra las políticas del mismo imperialismo cara a cara, en las calles con pancartas y consignas de lucha, pero sobre todo con un espíritu combativo que esté listo para llevar hasta las últimas consecuencias estas luchas.