Solidaridad con los trabajadores Mineros en Nicaragua.

Papas

En los últimos días, dos de los principales poblados mineros de Nicaragua se han visto envueltos en una ola de protestas encabezadas por los trabajadores mineros, quienes luchan por el mejoramiento de sus condiciones de vida. Ortega ha venido confrontándolos con brutal represión.

Las movilizaciones iniciaron desde el 3 de mayo en el m unicipio de Bonanza, en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN),  los mineros exigían a la empresa HEMCO un mejor pago por las labores de extracción. Las protestas contemplan desde paros en la empresa hasta cortes de carretera.

HEMCO es una empresa que pertenece a la colombiana Mineros S.A, que tiene una concesión para explorar 115, 5 hectáreas y explotar 122 412 hectáreas en Nicaragua.

Desde el 7 de mayo en la Mina El Limón, en el Departamento de León, cientos de trabajadores y pobladores de esa comunidad se manifestaron contra el racionamiento de energía eléctrica por parte de la empresa Canadiense B2Gold, que  controla el suministro de electricidad y viene realizando cortes eléctricos de ocho de mañana a ocho de la noche en las últimas semanas.

Por su parte el gobierno de Daniel Ortega reaccionó enviando los cuerpos especiales de la policía nacional para reprimir a los trabajadores en lucha, protegiendo directamente los intereses de las multimillonarias empresas mineras, en contra de los intereses de los trabajadores.

Esta situación ya dejó el saldo de un obrero muerto,  decenas de trabajadores y policías heridos, y unos 35 detenidos que han sido trasladados hasta la capital para ser procesados. Tal y como es costumbre del gobierno en este tipo de situación, se están usando las antiguas cárceles de la dictadura para encerrar a los luchadores.

Nicaragua es un país que sustenta su economía en la extracción minera principalmente de Oro, para el año 2013 fue el primer producto de exportación, generando ganancias brutas de 435, 86 millones de dólares, siendo la empresa B2Gold una de las mayoritarias, con ganancias por más de 290 millones de dólares.

En las regiones mineras se han realizado muchas luchas de trabajadores y campesinos defendiendo el medio ambiente, enfrentando la destrucción ambiental por el uso de contaminantes como el cianuro, la destrucción de los mantos acuíferos y la contaminación de la tierra por las prácticas dañinas de la minería sin control por parte del gobierno.

También se han realizado múltiples luchas por  salarios, reconocimiento de sindicatos, por leyes de protección de riesgos, etc; dichas luchas se han venido acrecentando con las bajas en los precios del oro y los deterioros en las condiciones de vida y de trabajo en los últimos años. Se sabe que cerca de 20 000 obreros de la minería, solo unos 4 mil tienen seguro.

Desde el Partido de los Trabajadores nos solidarizamos con los obreros mineros nicaragüenses y denunciamos la sangrienta represión que están sufriendo en estos momentos. En nuestro partido  no dudamos ni un segundo en ponernos del lado de los trabajadores y sus luchas, en  contra del gobierno “progresista”  de Daniel Ortega, que una vez más desnuda su carácter pro empresarial y anti obrero. Y a quién además, no le importa derramar la sangre de luchadores, incluso quitarles sus vidas para mantener los privilegios y las ganancias de las empresas mineras trasnacionales.