PROGRE A LA CABEZA DE LA FEUCR MIENTRAS EL GOBIERNO PROFUNDIZA LOS ATAQUES A LA EDUCACIÓN PÚBLICA.

UCREl 17 y 18 de octubre se llevaron a cabo las alecciones del directorio y los representantes estudiantiles ante el Consejo Universitario de la federación de estudiantes de la Universidad de Costa Rica y para nosotros es de suma importancia realizar un balance de la elección sobre todo por las tareas que debe asumir el movimiento estudiantil en el próximo periodo.

La participación del partido “Abran Paso” como coalición de la Juventud Revolucionaria del PRT y militantes de la LRS, el partido “Ya Basta” de la juventud del Nuevo Partido Socialista, el partido “Progre” bajo la dirección de la Juventud del PAC y Convergencia como corriente impulsada por la juventud del Partido de los Trabajadores, desplegaron su fuerza militante y programas para disputar la dirección del movimiento estudiantil más dinámico y emblemático del país.

Progre se ubica por segundo año consecutivo a la cabeza de la FEUCR cristalizando una dirección conciliadora con el gobierno y a administración que funciona como un freno directo para que el movimiento estudiantil no se movilice ni enfrente los planes generales de ajuste que impulsa el gobierno contra el pueblo trabajador y la juventud estudiantil.

Progre capitaliza las derrotas del Movimiento estudiantil desde la derecha.

Las 3 veces que ese partido ha asumido el control de la dirección de la FEUCR han sido justamente después de que el movimiento estudiantil ha sufrido derrotas importantes, así en 2010 ganan la elecciones después de la derrota de la lucha por el presupuesto de las universidades, en 2012 después de la derrota del Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios que iba a fundar la Federación Nacional de Estudiantes Universitarios, y este año la aprobación del préstamo con el Banco Mundial por un lado, y la aprobación de un reglamento de Becas sin la mayoría de reivindicaciones que se levantan desde el 2009 por los estudiantes becados fueran derrotas muy profundas.

Es los procesos de 2013, el movimiento estudiantil no logro enfrentar con movilización efectiva ambas derrotas, en mucho producto de la desarticulación que existe desde la derrota del CONEU en 2012 y la dinámica que impone Progre desde la dirección del aparato de la federación, que incluso es abierto enemigo de las asambleas como método de discusión y organización estudiantil.

La discusión del Banco Mundial fue capitalizada por Progre en las elecciones.

Quizás la discusión política más importante durante al año fue la de la aprobación préstamo con el Banco Mundial, en donde la federación Progre cerró filas con la política de la administración y montó una campaña de promesas a raíz del préstamo, que ganó a importantes sectores del movimiento estudiantil a rechazar la discusión política de modelo de educación para el mercado que impone el banco mundial, inclinándose por la discusión económica gracias a la desesperación de la necesidad de más inversión en sus carreras.

En esa discusión, los sectores de izquierda y de vanguardia quedaron derrotados, y más bien se les dejó al final del proceso como los “enemigos” de la mejora de las condiciones de estudio, considerando la inversión en infraestructura, alta tecnología, investigación y acreditación de carreras que financian esos fondos iban a subsanar algunas de las preocupaciones más cortoplacistas de los estudiantes de sectores como ciencias de la salud e ingenierías.

La utilización del aparato de la FEUCR como herramienta clientelar.

Un elemento nuevo e la dinámica estudiantil fue el de usar los fondos del movimiento estudiantil para formar una estructura de “ayudas” a los estudiantes con el fin de subsanar los vacios del sistema de becas, en sectores como carreras de Salud y Agroalimentarias cientos de estudiantes recibieron dineros desde la FEUCR, y eso provocó que la ventaja electoral en esos sectores les diera un 70% en el primero y más de un 65% en el segundo.

Esa forma de hacer política es inédita en el movimiento estudiantil de la UCR, a lo que se suma, la celebración como de “victoria histórica” de la reforma de becas, que tal y como denunció Convergencia no era ni la sombra de las reivindicaciones más sentidas de los estudiantes, ni tampoco es la solución a la necesidad de abrir la universidad pública al ingreso de los hijos de los trabajadores y campesinos del país.

Convergencia sigue siendo una de las principales corrientes estudiantiles.

A pesar de los elementos anteriormente señalados, nuestra corriente logró disputar las elecciones estudiantiles con una fuerza impresionante, al final de la jornada 3155 votos que reflejaban un 33% de la votación total, nos permite evidenciar que existe un importante sector del movimiento estudiantil que tomó como suyo un programa radicalmente distinto al de las otras corrientes, que tenía como centro, la denuncia a los ataques a los servicios e instituciones públicas por parte del gobierno como salida a la crisis fiscal y presupuestaria que se profundiza cada vez mas. Esto es muy importante, ya que nos permite medir el efecto que está produciendo la crisis del Estado en amplios sectores de la juventud estudiantil, y de la necesidad de este sector de tener una dirección estudiantil combativa y que busque enfrentar los planes del gobierno mediante la movilización en las calles.

A pesar de la derrota de la izquierda, el movimiento estudiantil tiene tareas inmediatas que cumplir.

Desde la Juventud del Partido de los Trabajadores, creemos que el movimiento estudiantil tiene la tarea urgente de enfrentar los ataques del Gobierno a la educación, centralmente por el incumplimiento del 8% del PIB para la educación como medida anti crisis, y la búsqueda de la democratización de la negociación del VI Convenio FEES que se va a dar en las peores condiciones presupuestarias del Estado en las últimas décadas, por lo que solo la unidad nacional de los estudiantes universitarios con los trabajadores universitarios y demás sectores, se podría arrancar un presupuesto justo para la educación superior y evitar más recortes a la educación pública y demás instituciones del Estado que se están viendo altamente afectadas.

 

Resultados Electorales.

Progre 4428 votos (43.53%)

Convergencia 3155 votos (32.48%)

¡Ya Basta! 938 votos (9.66%)

Abran Paso 836 votos (8.61%)