Primera semana del juicio político contra luchadores limonenses

• Este juicio tiene como objetivo amedrentar al movimiento social y desalentar la participación de las personas en manifestaciones y protestas, por lo que pedimos la solidaridad del movimiento sindical y social con la compañera Flor Artiaga y demás luchadores acusados injustificadamente.

• El juicio continúa la próxima semana, para lo cual se ha llamado a testificar al Ministro de la Presidencia Melvin Jiménez.

laura-y-flor

Este martes 24 de febrero inició en Limón el juicio promovido el Ministerio Público contra 24 compañeros vinculados a la lucha por defensa de los muelles limonenses. Dentro del grupo se encuentra nuestra compañera Flor Artiaga, militante del Partido de los Trabajadores y quien en ese momento trabajaba como profesora en la Sede de la Universidad de Costa Rica.

 

Los hechos por los que se les acusa se remontan al 29 de abril de 2010, en una jornada de lucha en defensa de los muelles de Moín y Limón. Estos hechos se dieron en el marco de una fuerte ofensiva del gobierno de Laura Chinchilla en contra del movimiento social en general y del sindicato SINTRAJAP en particular. En el marco de este clima de ataques del gobierno ocurre la represión del 29 de abril de 2010, donde son detenidos los compañeros que esta semana están siendo procesados.

El juicio es claramente un juicio en contra de la protesta social y en contra de los luchadores sociales, entre los acusados hay: 5 pensionados, 2 pastores, 2 estudiantes, 8 trabajadores de Japdeva, 2 campesinas y 2 profesores universitarios. La defensa de 20 de los 24 procesados está a cargo del abogado y presidente del Partido de los Trabajadores Héctor Monestel.

En el inicio del juicio la Fiscalía presentó su acusación y el abogado defensor Héctor Monestel presentó su defensa, cuyo centro fue la defensa del derecho a la libertad de expresión y manifestación.

Durante la semana se presentaron testigos de la fiscalía, quienes son policías que estuvieron en funciones durante las protestas y los cuales han aportado muy poco para que la fiscalía logre demostrar los supuestos hechos delictivos. La fiscalía limonense se ha mostrado muy interesada en condenar a los luchadores sociales procesados, pero ha sido completamente incompetente para condenar a los responsables del crimen de Jairo Mora, otro luchador limonense para quien la justicia no llega ni pronta ni cumplida.

La defensa a cargo de Héctor Monestel convocó a testificar al Ministro de la Presidencia Melvin Jiménez, quien firmó una nota a favor de uno de los acusados cuando ejercía como Obispo de la Iglesia Luterana, la cual se encuentra en el expediente de la causa que se sigue. El testimonio de Jiménez será clave por la figura que reviste y porque obliga a este gobierno a tomar posición sobre esta medida represiva contra luchadores sociales, la cual por cierto no se diferencia mucho de la represión llevada a cabo por el propio gobierno de Solís en la pasada huelga de JAPDEVA.

Durante el juicio han estado presentes compañeros del Partido de los Trabajadores, de SINTRAJAP y SINDEU. La solidaridad ha sido muy importante durante el inicio del juicio pero se necesita redoblar esfuerzos en la semana siguiente.

Pese al desgate emocional que le genera a estos compañeros el ser llevados al banquillo judicial, la dignidad y el ánimo se encuentran muy en alto. Confiamos en que las tesis represivas de la fiscalía serán derrotadas y que los compañeros podrán estar tranquilos luego de una larga espera de cinco años.

Llamamos al movimiento social y sindical, así como a la ciudadanía en general a manifestar su solidaridad y acompañar de ser posible la fase final del juicio que se desarrollará durante la próxima semana.