Política fiscal del gobierno y presupuesto 2014

Continuar postergando las necesidades del pueblo trabajador para pagar la deuda

Dip GuanaRecientemente el ministro de hacienda Ayales presentó el presupuesto del 2014. Este proyecto se discute actualmente en la asamblea legislativa y expresa todos los problemas fiscales del gobierno sobre los que hoy se posicionan todos los candidatos electorales.

Con una economía cada vez más en crisis actualmente se vienen agudizando elementos que ya estaban presentes en el país como la caida de lo recaudado en impuestos por el gobierno, la falta de presupuesto para  resolver postergadas necesidades de los trabajadores, un endeudamiento al nivel de la europa hoy en crisis y, por supuesto, un pago de intereses del mismo que se viene comiendo el presupuesto.

Todos estos elementos son el telón de fondo que no solo se encuentra detrás del proyecto de presupuesto planteado por Ayales. A continuación analizaremos algunos puntos de vital importancia que conviene que los trabajadores sepamos a la hora de definirnos sobre el tema.

Se recaudan menos impuestos, crece el hueco fiscal y la deuda

Según el Ministerio de hacienda durante el 2013 los efectos de la crisis  económica en el país   redujeron la recaudación fiscal a menos de lo que el gobierno había proyectado en sus cálculos. De un 14,8% del PIB que se esperaba, solamente se recaudo un 14,2% del PIB .

Esto significa que el gobierno contará con menos recursos generados mediante impuestos  y seguirá aumentando su dependencia del endeudamiento, del cual depende hoy en un 42% para financiar sus gastos.

Así mismo el  hueco (déficit) fiscal del gobierno crecerá en 2014 hasta alcanzar en un 6,3%. cifras solo vistas en lo peor de la crisis de los ochentas en nuestro país y que se acercan a las de los países de europa, sumidos en la crisis económica.   

Este gran déficit fiscal que se viene arrastrando en el país  es consecuencia del  libre comercio, las exoneraciones fiscales y la evasión, propios del modelo capitalista impulsado por los gobiernos. Sin embargo estos gobiernos empresariales han insistido en mantener dicho modelo y sus beneficios para el empresariado, a costas de incrementar el endeudamiento del país año con año. Tan solo  en los últimos 5 años la deuda del país pasó de representar un 39% del PIB en 2008 a un 51% para 2012.

“Sin Plata” para el PANI o la educación pública

Hoy el gobierno se excusa de no querer destinar en su proyecto de presupuesto un monto equivalente al 8% del PIB para  la educación, como era su obligación debido a la reforma constitucional de 2011. Inclusive se niega a pagar unos 125 mil millones del PANI, provenientes del impuesto sobre la renta, que fueron  retenidos por el gobierno en los últimos 3 años.

En el caso del presupuesto educativo lo que Ayales y el gobierno proponen es postergar la asignación del aumento hasta el 2019. Repiten así la historia del incremento del 6% para la educación, que tardó 10 años en cumplirse. Mientras tanto, en el caso del PANI, prepara un recurso de apelación ante la sala tercera para frenar los efectos del veredicto del tribunal que les obliga a pagar la deuda.

… pero con los billones listos para la deuda

En ambos casos mencionados el gobierno se escuda en que los diputados han venido aprobando aumentos de presupuesto sin claridad sobre la fuente de financiamiento y que por ello es que urge una reforma fiscal para cumplir con dichos mandatos. Además trata de asustar argumentando que la asignación de ambos dineros, que representaría un monto de alrededor de 262 mil millones, haría saltar el hueco fiscal de un 6,3% a casi un 7,3% del PIB.

Lo que el gobierno pretende ocultar sin embargo es que esa misma falta de claridad en las fuentes de financiamiento que argumenta para no dar ese dinero, no ha sido obstáculo para pagar amortizaciones e intereses de la deuda pública, en la que comprometieron casi dos billones de colones del presupuesto, aproximadamente un 30% del mismo. Dicho monto de hecho será pagado con dinero de nuevos endeudamientos como los eurobonos, que ya se han estado destinando al pago de intereses.

 

Solo existen dos salidas al problema fiscal: La que beneficia al empresariado  y la de los trabajadores

Para recapitular: tanto el recorte en el presupuesto educativo, como las maniobras del gobierno para no pagarle al PANI, son apenas dos ejemplos de cómo un partido que representa a la banca y los empresarios, administra el estado (luego de haberlo quebrado) para seguirles garantizando la rentabilidad de sus negocios.

Queda claro como en su lógica, a la hora de pagar las cuentas y acomodar el presupuesto, la primera y mayor tajada siempre será para pagar los intereses de deuda de los grandes acreedores locales e internacionales, así como para mantener a toda costa los beneficios fiscales de las grandes empresas.

En cambio, cuando se trata de socarse la faja,  de primero siempre están los estudiantes y docentes del sistema educativo público, los niños del PANI, y todo el pueblo trabajador que sufre todos los días las promesas incumplidas del gobierno. Basta mencionar la red de cuido y su incapacidad para proveer y reparar la infraestructura más básica de salud y transporte.

Ante este tema solo hay 2 salidas. Las propuestas que se quedan  sin cuestionar a fondo los billonarios e interminables desembolsos de intereses de deuda o las exoneraciones fiscales de las grandes empresas, sostenida por la amplia mayoría de estos partidos. Por el otro lado la nuestra, la única salida para los trabajadores, la que reivindica el desconocimiento de la deuda del país con los acreedores privados y la reinversión de todos esos intereses para invertirlo en mejoras reales para la clase trabajadora.