Para bajar tarifas: Modernización 100% estatal del ICE y RECOPE y nacionalización de las cogeneradoras

tarifas-comunicado

En las últimas semanas la ARESEP anunció los próximos aumentos en tarifas de electricidad, gasolina y agua.

El presidente Solís salió al paso de estos anuncios, y pesar del aparente enfrentamiento con ARESEP, aprovecha la situación para avanzar en las propuestas de apertura en cogeneración eléctrica y recortes en las planillas de las instituciones.

 

RECOPE. Luego que el precio en la gasolina se ha disparado a niveles históricos, el presidente Solís abrió un debate sobre la fórmula para calcular la tarifa del combustible. La respuesta de la ARESEP apuntaba a la posibilidad de reformar el impuesto al combustible, lo cual a su criterio es inviable por el “hueco” que dejaría en las finanzas del Estado.

Solís por su parte, anuncia que revisará los gastos en RECOPE para poder recortar donde considere necesario.

Electricidad. En época seca, el ICE genera una creciente porción de la energía eléctrica a partir de plantas térmicas que utilizan combustible Búnker y Diesel; pues no puede cubrir la demanda con energías renovables baratas como las plantas hidroeléctricas.

Noticias recientes indican que 6 de estas 9 plantas son ineficientes por antigüedad, lo que hace que la electricidad producida sea mucho más cara.

Mientras el precio del combustible siga en aumento, el de la electricidad producida por estas plantas también aumentará. El ICE hoy construye una nueva hidroeléctrica, financiada con préstamos internacionales y que no está pensada para resolver el déficit energético del país, sino para exportar electricidad dentro del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central.

El gobierno ha propuesto que para bajar los costos de producción de electricidad, revisarán qué recortar dentro del ICE y que la institución se siga endeudando a un plazo mayor para bajar los intereses que hoy se pagan. Además, intenta revivir el proyecto de permitir una mayor participación a empresarios y hasta la apertura total en la generación eléctrica.

Los empresarios alistan su rapiña

En tanto los trabajadores nos preocupamos sobre cómo enfrentar los aumentos en las tarifas con nuestros bajísimos salarios, los empresarios se alistan para hacer un negocio mayor con la gasolina y la electricidad.

A mediados de junio, la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) realizó el V Congreso Nacional de Energía con la participación de la Viceministra de Energía, Irene Cañas, y el director de Centro Nacional de Planificación Eléctrica del ICE, Gilberto de la Cruz.

En este congreso, los empresarios fueron claros en su propuesta principal: apertura del mercado eléctrico y del combustible.

Coincidentes. “Casualmente” entre las propuestas del congreso empresarial, se encuentran medidas que el gobierno de Solís viene discutiendo como la venta de energía eléctrica en el SIEPAC, la eliminación del impuesto único al combustible, endeudar más a las instituciones y eliminar el monopolio del ICE y RECOPE.

Además, la CICR solicita tarifas diferenciadas por horario, para abaratar las tarifas a sus empresas y cobrarle más a los hogares; la exploración de gas y una mayor explotación de energía geotérmica en parques nacionales.

Los representantes del gobierno presentes, la Viceministra y el personero del ICE, manifestaron su acuerdo con la propuesta de permitir una mayor la participación de empresas privadas en la generación eléctrica.

Inversión en obra pública para bajar las tarifas

Contrario a las propuestas del gobierno y los empresarios, debilitar a las instituciones del Estado y abrir los monopolios no bajará las tarifas.

La privatización de los servicios públicos únicamente significa un deterioro en la calidad y aumentos en las tarifas, donde el pueblo paga más para garantizar las ganancias a las empresas. Un claro ejemplo, es como luego de la apertura de la telefonía móvil, las grandes empresas y el gobierno buscan aprobar el modelo de cobro de internet por descarga.

Lo que está ahogando al ICE es la falta de inversión en plantas modernas que no dependan de combustible fósil. De igual forma, la falta de plantas térmicas modernas para épocas de poca lluvia, es una de las causas principales para el aumento de los precios; pues por su antigüedad utilizan mucho más combustible.

El precio de la gasolina, el diésel y el búnker, aumenta en nuestro país no solo por la dependencia del dólar, sino porque la falta de inversión en RECOPE ha hecho que la institución hoy ya no tenga capacidad de refinar el petróleo. Por esta razón, el país debe importar el combustible ya refinado, lo cual es mucho más costoso y esto se reflejará en el precio final al consumidor.

Tanto el ICE como RECOPE necesitan invertir en mejor infraestructura, para garantizar tarifas más bajas al pueblo. Pero ninguna de las dos instituciones puede seguir endeudándose para solventar la falta de inversión del gobierno, pues sus finanzas ya están delicadas debido a esto.

La única medida efectiva es que el estado asuma un plan de inversión en obra pública, que realice las obras necesarias, y modernice toda la infraestructura que se necesite para que RECOPE recupere su capacidad de refinamiento y almacenaje y para que el ICE logre abaratar los costos de producción de la electricidad.

Si existen problemas de encarecimiento de la producción eléctrica, hoy más que nunca el estado debe garantizarse el control de las fuentes generadoras para poder abaratar dicho servicio. Por tanto, es necesario que se nacionalicen todas cogeneradoras eléctricas así como las fuentes naturales con potencial generador que están en manos privadas. No debemos seguir tolerando que hayan empresarios que se hagan ricos explotando riquezas naturales que nos pertenecen a todos.

Desde el Partido de los Trabajadores, nos pronunciamos en contra de las propuestas de la CICR y del gobierno de Solís. Éstas buscan que los hogares de trabajadores paguen más, mientras sus empresas reciben privilegios y lucrarán con la apertura de los monopolios estatales de electricidad y de RECOPE.

Llamamos al Frente Amplio a pronunciarse contundentemente en contra de las “soluciones” al problema tarifario que el gobierno negocia con los empresarios actualmente y a preparar un plan de movilización en su contra. Así mismo queremos discutir con este partido la necesidad que tiene el pueblo trabajador de que se pongan al frente de la lucha por la recuperación y fortalecimiento del monopolio estatal del ICE y RECOPE. También creemos que es necesario que su bancada legislativa se ponga al servicio de un verdadero plan de inversión y obra pública financiado con impuestos a las empresas. Un plan que permita la modernización 100% estatal que necesitan el ICE y RECOPE para dejar de estarse endeudando y aumentar las tarifas.