Ni Quijano ni Cerén. ¡Vote nulo en segunda vuelta!

comicios-ElSAlvador-Sanchez-Quijano-660x330El Salvador

Las elecciones presidenciales de 2014 arrojaron como resultado principal el triunfo del FMLN con 48% de los votos, con una diferencia de 10% sobre el partido ARENA. Muy atrás se ubicó Unidad, con poco más de 10%. Eso significa que el 9 de marzo tendremos segunda vuelta.

Sobre este resultado tenemos que decir que el FMLN movió toda su maquinaria electoral y los millones de los Albanegocios para imponerse el 2 de febrero. Aunque ganó 13 de los 14 departamentos no pudo concretar su triunfo. ¿Qué expresa esto?

 

Desde la UST creemos que la masiva votación confirma que un segundo gobierno de conciliación de clases viene en camino. Pero hay algo más importante. La lección principal que podemos extraer de esta primera vuelta es que quedó expresada una vez más la profunda crisis que vive el régimen político capitalista en el país, cuyo elemento central es la recomposición política de la derecha.

 

Cuando hablamos de recomposición queremos decir que existe una disputa abierta entre los distintos sectores de la burguesía por administrar los negocios del imperialismo. El hecho de que el FMLN, que goza de un gran prestigio entre las masas, producto de los 4 años de gobierno Funes y sus políticas asistencialistas, no haya podido triunfar de una sola vez refleja esa división profunda que existe en las clases dominantes por imponer sus intereses.

 

El FMLN ha logrado en estos 4 años colocarse, en primer lugar, como un gobierno de conciliación de clases cuya función principal es evitar la confrontación entre las clases y decirle a los trabajadores de este país que no hace falta luchar en las calles, que confíen en ellos, que desde el gobierno, la asamblea legislativa y demás instancias de gobierno se van a resolver sus problemas. Sin embargo, estos no han hecho más que acentuarse, las condiciones de vida del pueblo pobre se han deteriorado aún más, ya que la brutal crisis económica la han cargado sobre la clase trabajadora.

 

Pero eso no es todo, El FMLN completó en estos 5 años de gobierno su giro burgués: los Albanegocios –proyectos empresariales patrocinados por el chavismo– generan ganancias por más de 800 millones de dólares, los cuales son manejados por distintos alcaldes del FMLN y de la que participan nuevos sectores de la burguesía. Además, le ha enviado un mensaje de confianza al imperialismo con la aprobación del asocio público-privado, el último eslabón pendiente para seguir privatizando y entregar los recursos naturales del país al capital transnacional.

 

Pero quizás el factor de peso decisivo en esta crisis sin retorno es la ruptura del bipartidismo, con la formación de la coalición Unidad, liderada por Tony Saca, antiguos diputados de ARENA y otros partidos que vinieron a restarle un caudal importante de votos y propugnó la necesidad de que la derecha se transforme adquiriendo un carácter más “social”. Este es un signo de la recomposición de la derecha y sectores burgueses aglutinados en torno a Unidad.

 

El escenario de la segunda vuelta

 

Una vez más, recalcamos que la segunda vuelta es producto de la crisis del régimen y los reagrupamientos que se están dando al interior de la burguesía y que la segunda vuelta va a terminar de comprobar esto.

 

Ya desde el día mismo de la elección, en su discurso de aceptación de la derrota, el ex presidente Saca dijo que había llamado a Salvador Sánchez Cerén para felicitarlo. Además, líderes de Unidad y hasta de ARENA (Antonio Salaverría, por ejemplo) han anunciado su adhesión al FMLN. No debe extrañarnos, ya que el proyecto burgués del FMLN empalma perfectamente con el de la burguesía que agrupa Antonio Saca.

 

Eso querrá decir que quien le garantizará los negocios de estos sectores burgueses que aglutina Unidad es el FMLN, que desde el inicio de su campaña les ha asegurado a los empresarios que no va a subir los impuestos ni los salarios de los trabajadores; que van a poder hacer sus negocios con toda tranquilidad. En esencia, el FMLN le ofrece al nuevo sector burgués de Unidad lo que ARENA, debido a su profunda crisis, no puede.

 

El eventual triunfo del FMLN en la segunda vuelta es solo el cambio de actores para una misma película. El segundo gobierno del FMLN será el de las privatizaciones, del pago puntual de la deuda, de los TLC, de la persecución a los luchadores sociales; el segundo gobierno del FMLN será el del acuerdo entre burgueses de nuevo cuño y burgueses profesionales como Tony Saca.

 

¿Con esto queremos decir que estamos porque ARENA vuelva al poder? De ninguna manera. En eso coincidimos con un gran número de activistas honestos que ven en ARENA el gobierno de la sumisión al imperialismo, de la militarización, del aumento al IVA, de la corrupción, de la dolarización, los TLC y el aniquilamiento de los derechos y conquistas de la clase trabajadora.

 

Por eso, mantenemos ahora más que nunca el llamado a voto nulo porque ninguna opción política representa los intereses de la clase trabajadora. Una franja pequeña pero importante tuvo acuerdo con nosotros con esta misma posición en primera vuelta; esto sumado al alto abstencionismo confirma el justo desencanto con la clase política que ha convertido el país en una semicolonia del imperialismo. Así, hacemos el llamado a no dar un voto útil al FMLN, a expresar con el voto nulo el descontento en las urnas y a construir desde ya una alternativa clasista y socialista para resolver la crisis capitalista.