¡Ni la derecha de la MUD, ni el chavismo! ¡Por una salida obrera y socialista a la crisis en Venezuela!

Venezuela-protesta estudiantilDurante las pasadas semanas el debate político en nuestro país ha estado atravesado por la actual situación que se vive en Venezuela. Desde el Partido de los Trabajadores (PT) queremos discutir nuestra perspectiva sobre esta situación, y sobre la posición que han asumido los partidos mayoritarios de este país.

Nuestra organización tiene una posición que hemos resumido en ¡Ni con la derecha, ni con el gobierno de Maduro! ¡Por una salida socialista a la crisis en Venezuela! Creemos que ni el apoyo irrestricto al gobierno de Maduro, ni mucho menos el apoyo a la derecha proimperialista, van a arreglar los problemas que causaron esta crisis.

 

¡La Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ofrece ninguna salida!

Comprendemos que muchos jóvenes en nuestro país tengan simpatía con las movilizaciones en Venezuela, más aún después de la represión y los arrestos estas últimas semanas. Incluso pensamos que en muchos casos parte de una preocupación digna. De hecho nuestra organización en Venezuela, la UST, ha levantado la necesidad de que cese la represión, de que los presos sean liberados, y de que se cree una comisión con las organizaciones de derechos humanos, populares y obreras para investigar los asesinatos y agresiones.

Sin embargo, la derecha venezolana agrupada en la MUD, no puede ofrecer ninguna salida para la crisis venezolana y su “salida” solo empeoraría las cosas. Estos no tienen ninguna moral para hablar de “democracia” y de derecho a la movilización, pues en el pasado no dudaron en llenarse las manos de sangre del pueblo para garantizar su estadía en el poder y sus intereses.

De hecho, cuando sus partidos fueron gobierno por décadas, reprimieron y asesinaron campesinos, indígenas, obreros y estudiantes. Por ejemplo, en 1989, durante lo que se conoció como el Caracazo, apoyaron la represión con artillería pesada del ejército contra el pueblo, que causó miles de muertos y de heridos, incluyendo niños y mujeres.

Además, durante el golpe de estado del 2002, impusieron un estado de sitio, recortaron las libertades democráticas, secuestraron al presidente y sembraron el terror en las calles, armas en mano.

Finalmente, quienes hoy se escandalizan con la escasez fueron los responsables de llevar la pobreza en Venezuela a su “record histórico”, hambreando al pueblo, generando desnutrición infantil y empujando a los venezolanos a la desesperación por décadas.

Para peores, todas las medidas que hoy proponen (liberalización de precios, aumento en los servicios, mayor entrega de recursos naturales) solamente empeorarían la situación para el pueblo venezolano e implicarían un enorme retroceso.

Ellos proponen darle mas libertad a las transnacionales para que exploten los recursos naturales y los trabajadores venezolanos. Proponen además llevar a fondo la privatización del petróleo y de las industrias básicas en Venezuela. Su plan económico es en realidad un plan de ajuste para que el pueblo venezolano pague mientras se aumentan las ganancias de sus empresas. Su plan es someter aun mas a la economía venezolana a las necesidades del imperialismo norteamericano.

Por eso hemos llamado a no asistir a sus movilizaciones, con las que pretenden imponer su propio antipopular plan de ajustes.

La hipócrita “defensa de la democracia” de la derecha tica

La derecha en nuestro país simplemente se ha dedicado a aplaudir a la “democrática” MUD que lucha contra la “dictadura comunista de Maduro”. De hecho, Jhonny, Otto y demás políticos burgueses nunca habían sido vistos tan cómodos en protestas, mitines y marchas como este par de semanas.

Estos intentan capitalizar estos hechos (que parten de la realidad de las movilizaciones y de la represión) para hacer creer que están dando “una lucha por la democracia y contra el comunismo”. Curiosamente en otros escenarios mucho peores estos figurones han brillado por su ausencia.

¿Qué dijeron ellos o sus partidos en el 89 cuando el propio ejército venezolano mató a miles de personas, y atacó con artillería los barrios populares? Nada, brillaron por su ausencia hasta que fue condenado posteriormente hasta por EEUU.

¿Qué dijeron en el 2009 ante el golpe de estado en Honduras? Apoyaron al gobierno golpista e ilegítimo de Micheletti.

¿Qué han dicho sobre Haití adonde miles mueren de hambre y otros son asesinados bajo la ocupación de la MINUSTAH, que ha revivido a los Ton-Ton Macoutes, el ejército de la dictadura? Nada

¿Qué han dicho de los asesinatos y crímenes de Israel contra el pueblo palestino, adonde muere un niño cada 3 días asesinado? Su silencio cómplice da asco.

No vemos las protestas por los reprimidos hoy por defender la vivienda y medios de vida de miles de personas en Chomes, no vemos los mitines defendiendo al pueblo de Potrero contra la agresión policial.

Si los hemos visto apoyando dictadores, criminalizando las protestas en este país, apoyando la represión contra los estudiantes, insultando a quienes nos manifestamos por causas justas, justificando lo injustificable. No vengan a hablar de democracia ni de derecho a manifestarse. Ustedes no tienen moral.

No es “una lucha de los demócratas contra el comunismo”. Maduro no tiene un pelo de comunista, su gobierno es un gobierno que defiende que venezuela debe seguir siendo capitalista y profundamente dependiente. Ustedes no tienen ni rastro de “demócratas”, y son unos grandes hipócritas que defienden las dictaduras que les conviene, mientras pretenden hacernos creer que luchan contra una “dictadura comunista”.

¡El gobierno de Maduro tampoco ofrece ninguna salida!

El gobierno de Maduro, por el otro lado, pretende hoy hacernos creer que todos aquellos que hoy protestan en las calles son “agitadores fascistas del imperialismo que buscan darle un golpe”. No negamos la intervención del imperialismo, y la hemos denunciado siempre, no negamos tampoco, como lo planteamos claramente, que el plan de la MUD es antipopular e implicaría un enorme retroceso.

¿Hay un golpe en curso?

“El gobierno de Nicolás Maduro ha salido al cruce de las movilizaciones, acusándolas de “fascistas” y afirmando que estaría “un golpe en marcha”, como en el 2002-2003. Con esto justifica la represión. Desde la UST, no vemos por el momento ninguna posibilidad de golpe. Las antiguas intentonas golpistas de la burguesía y el imperialismo fueron derrotadas por las masas con su movilización. No vemos ninguna corriente militar importante a favor de desestabilizar ni dar un golpe armado. Las Fuerzas Armadas Bolivarianas se ha integrado en los principales ministerios y gobernaciones, dirigen las principales empresas básicas (acero, hierro, cemento, por decir algunas), dirigen su propio canal de TV, su propia empresa constructora de viviendas, se declaran “participes de la construcción del socialismo del siglo XXI” y su cúpula se ha homogeneizado, luego del 2003. Por otra parte, el chavismo tiene mayoría en la Asamblea Nacional y por esa vía no podría ser destituido.

Pero tampoco, más allá de sus evidentes divisiones, hay dentro de la llamada “burguesía de derecha pro-imperialista” un sector importante que apoyaría un intento golpista. Ni el propio imperialismo se juega por esa política. Más bien empujan a que el gobierno vaya a fondo con todo el ajuste que está llevando
adelante (devaluación, reducción del gasto público, bajos salarios, etc.), que se desgaste y pueda ser derrotado por un “revocatorio” o en las elecciones del 2015 a diputados, previo a las presidenciales.

De haber alguna posibilidad de golpe, desde la UST, estaríamos en primera fila enfrentándolo y exigiendo al gobierno la confiscación de los recursos de las empresas imperialistas petroleras, ensambladoras, medicinales, de alimentación, los bancos y todas las empresas de la burguesía golpista. Y reclamaríamos armamento para el pueblo.”

UST-Venezuela

Sin embargo, de ninguna forma apoyamos la represión de las movilizaciones. Estas parten en buena parte de necesidades sentidas de las masas. Parten de problemas que hoy tienen la juventud y los trabajadores, y que son en buena parte producto del limitado y tibio programa que ha implementado el chavismo, y su negativa a romper con el capitalismo y la burguesía.

No apoyamos además la represión, pues estas mismas armas han sido usadas contra los trabajadores. Cuando los trabajadores de Mitsubishi (MMC) salieron a exigir la nacionalización de MMC, el PSUV apoyó que se respondiera con fuego a la movilización, lo que terminó en el asesinato de 2 trabajadores. Cuando los trabajadores de IOSA salieron a exigir lo mismo militarizaron la planta. Hace solo quince días fueron presos 10 dirigentes petroleros por dirigir una huelga por una contrato colectivo de trabajo digno.

Además, el chavismo y el actual presidente Maduro, han sido responsables de que Venezuela siga teniendo una economía dependiente y frágil, y que la situación para los trabajadores haya ido en franco retroceso. Su política de empresas mixtas, su negativa a expropiar las industrias agroalimentaria, la continuidad con el pago de la deuda pública, y el ser permisivos con la especulación, ha llevado a esta situación. No es solo el sabotaje de la derecha, sino también su propio plan de medidas tibias que no rompe con el capitalismo y la dependencia.

Por esta razón nos parece igualmente errado cuando escuchamos a algunos sectores de izquierda apoyando irrestrictamente al gobierno de maduro y “su lucha contra el fascismo”. Este gobierno tiene un programa que no es tampoco una salida para los trabajadores, pues defienden el capitalismo. Este gobierno también reprime a los trabajadores con estos mismos argumentos. Este gobierno también defiende que los trabajadores no debemos gobernar, mientras le da espacio a los empresarios en su gobierno.

¡La salida la pueden construir solo los trabajadores!

Creemos que la única salida posible a este conflicto está en las organizaciones obreras, populares y estudiantiles en Venezuela. Solamente si se avanza en la construcción de un programa socialista, que renacionalice todo el petróleo, que ponga a discusión la necesidad de la planificación de la economía desde y para los trabajadores.

El comunicado de la UST agregaba que “Ese programa debe incluir un aumento general de salarios, de acuerdo a la cesta básica y ajustable periódicamente al índice de inflación. Por la nacionalización de todo el petróleo y el fin de las empresas mixtas. Renta petrolera para educación, salud y vivienda. Cárcel a los corruptos. Comisión investigadora independiente contra la corrupción y contra los hechos represivos en las manifestaciones. Plenos derechos democráticos para expresarse. Reconocimiento de hecho de todos los sindicatos elegidos por los trabajadores. Control obrero y popular de toda la economía”.

Nuestra agrupación venezolana, la UST, y nuestra internacional, ha luchado incansablemente por la necesidad de que los trabajadores venezolanos construyan su propia salida, con independencia al chavismo y a la derecha reaccionaria de la MUD. Esta necesidad es hoy una urgencia más grande que nunca. Un programa socialista hoy es lo único que puede resolver las necesidades de los trabajadores venezolanos que están detrás de esta crisis.

Hoy decimos con más orgullo… ¡Ni con Maduro, ni con la derecha de la MUD! ¡La salida está en un programa socialista construido por las organizaciones obreras y populares!