Ni con los Arias, ni con el Poder Judicial

La Sala IV ha sido la principal herramienta para atacar las conquistas y derechos populares

El conflicto que se ha abierto entre el Poder Judicial y los partidos burgueses que votaron por la no reelección del magistrado Fernando Cruz en la Sala IV, se ha convertido para algunos sectores ajenos al Poder Judicial en una lucha por la defensa de la democracia en Costa Rica e incluso corean los alegatos del Fiscal General, – quien hace un año había sido el principal cómplice de Rodrigo Arias para evitar que este fuera procesado por el dinero del BCIE- que asegura de forma muy irresponsable que estamos ante un golpe de Estado. Es normal que las rectorías y los partidos como el PAC, llamen a participar en este conflicto inter burgués, pero llama la atención que un sindicato como la ANEP, no convocara a protestar contra la represión y la defensa de la CCSS el pasado 15 de noviembre, y hoy sí llame a defender a la Sala IV y al Poder Judicial como si estas instituciones no fueran una de las más reaccionarias que tiene este país.

Desde el Partido de los Trabajadores afirmamos que la clase trabajadora y las organizaciones populares no deben dejarse dirigir por los sectores que hoy están pintando al Poder Judicial como una institución independiente de los intereses de la oligarquía nacional y las transnacionales. Ya que esto niega la legítima forma en que se logran las libertades democráticas y las conquistas sociales, que es luchando de manera independiente y sin depositar una sola gota de confianza en las instituciones del régimen.

Si bien es cierto que la facción de la burguesía que dirigen los hermanos Arias, le está cobrando al magistrado Cruz sus votos sobre algunos temas, y por eso lo están cambiando. El hecho de recolocarlo no cambia nada en el carácter de la Sala IV, ya que esta institución es ante todo un ente de carácter político que seguirá siendo controlada por la oligarquía y por lo tanto seguirá siendo un instrumento para fallar en su favor como lo hizo con RITEVE, el TLC, la reelección presidencial, el patrullaje conjunto, el ataque a las convenciones colectivas– el cual fue apoyado por Fernando Cruz, al igual que el rechazo de un amparo que está sirviendo para desalojar a los campesinos de medio queso-, además, recordemos que la Sala IV avaló que los bloqueos pasaran a considerarse delitos luego de que el gobierno de Rodríguez lo aprobara en la Asamblea Legislativa como represalia a la lucha contra el Combo del ICE.

Es falso que la actual institucionalidad este amenazada por la acción de los Arias y sus aliados, todo lo contrario esa acción es parte de un proceso que lleva años realizándose donde el conjunto de instituciones han estado al servicio de imponer el modelo neoliberal. Es decir el Poder Judicial es una institución que cumple un papel político, es falso que solo sea una entidad jurídica, por eso es nuestra tradición hacerle presión a los jueces y magistrados mediante la movilización popular cuando están en juego nuestras libertades y conquistas, ya que se le debe hacer una contra presión al control que siempre ha ejercido la clase empresarial sobre la dirección del poder judicial. Quienes sí viven una verdadera dictadura en este país son los trabajadores del sector privado donde una gran parte no tiene derecho al trabajo estable, no tiene derecho al pago de las horas extra y el seguro social y la totalidad no tiene derecho a organizarse sindicalmente para defenderse, ya que son inmediatamente despedidos. Ante esta situación todos los magistrados de las cuatro salas y gran parte de los jueces del Poder Judicial son cómplices y guardianes de esta falta de libertades democráticas.

Hoy la elección de magistrados se realiza mediante el control de los partidos de la burguesía, si efectivamente se quiere democratizar al Poder Judicial lo correcto sería que la elección se hiciera por medio de elección popular, donde el pueblo directamente tenga derecho a llamarlos a cuentas y no por intermedio de los partidos que dirigen los empresarios.

Las libertades democráticas se logran en las calles mediante las huelgas y las movilizaciones, no mediante la confianza en un grupo de magistrados, por eso el PT no apoya la movilización de este jueves 22 de noviembre y llama a todas las organizaciones sindicales y populares a organizarse de manera independiente de los partidos burgueses para continuar defendiendo la CCSS y demás conquistas que aún quedan.

Secretariado del Partido de los Trabajadores
21 de noviembre del 2012