Laura Chinchilla debe renunciar

El episodio de la Narco-Avioneta es el mayor ejemplo del grado de corrupción, cinismo e ineficiencia que ha alcanzado el gobierno de Chinchilla. Este caso deja al desnudo el carácter de este gobierno, que al defender los intereses del imperialismo y de la oligarquía de este país en todos los terrenos, está llevando al país a una enorme crisis.

Este gobierno no tiene ninguna legitimidad para gobernar: sus funcionarios utilizan su lugar en estado para beneficio personal, no tienen ningún reparo en juntarse con lo más podrido del narco-empresariado, y han llevado la corrupción en este país a un nivel francamente intolerable. Mientras tanto, han liderado una brutal ofensiva contra la clase trabajadora y las conquistas sociales, que sigue empujando a la miseria a miles de familias trabajadoras.

La cortina de humo que pretenden tender

Este caso ha llevado ya a la salida de varios miembros del gabinete de Chinchilla. A la renuncia de Francisco Chacón (Ministro de Comunicación), al que se le sumaron la salida de Mauricio Boraschi (Director de la Dirección de Inteligencia y Seguridad, DIS) y de Irene Pacheco (Asistente personal de Chinchilla).

Sin embargo, a pesar de que estos tres han sido “hombres fuertes” y “personal de confianza” del gobierno, esta medidas se han tomado como una cortina de humo para resguardar a los verdaderos culpables de llevar al país a la actual situación.

La responsabilidad de estos actos recae sobre todo en la presidenta Chinchilla, y los vicepresidentes Luis Liberman y Alfio Piva. Esto no es un problema de “mala asesoría y descuidos imperdonables” como lo quieren presentar.

El resto de fuerzas políticas burguesas, y las cámaras de empresarios también están colaborando con que esta situación no pase a más. Por un lado la UCCAEP ha salido a exigir que el problema se resuelva en los tribunales. Mientras que los partidos burgueses tampoco pasan de llevar este problema al terreno de los tribunales o las medidas administrativas, sin ir a fondo con la denuncia y exigir la salida de los verdaderos culpables: Chinchilla y sus vicepresidentes.

No es casual que estos partidos no estén dispuestos a exigir verdaderamente la renuncia de Chinchilla. Este episodio no solo deja claro el carácter de los gobiernos del PLN, sino de todo el sistema de partidos burgués. No debemos olvidar que el PAC, PUSC y el PASE han sido cómplices de este gobierno en buena parte de sus proyectos, y están todos profundamente cuestionados por corrupción (basta con ver el ejemplo del uso de la deuda pública).

El gobierno de Chinchilla ha mentido al pueblo trabajador y ha sido involucrada en actos de corrupción durante todo su mandato

El actual gobierno ha sido cualquier cosa menos “firme y honesto”. Además de proteger descaradamente hoy a la presidenta y sus vicepresidentes este gobierno ha estado involucrado en decenas de casos gigantescos de corrupción. En estos siempre han hecho prevalecer, cueste lo que le cueste al pueblo, los intereses de las grandes empresas, el imperialismo y sus intereses personales y familiares.

Durante la crisis de PROCESOS, la cual fue un multimillonario caso de tráfico de influencias, tuvieron las manos embarradas Herrero, Liberman y Garnier. A pesar de la renuncia de Herrero. Chinchilla se dedicó a ocultar y a proteger a su vicepresidente y ministro de educación, estando ambos por “encima de la ley” y saliendo impunes.

En el infame caso de la Trocha Fronteriza el gobierno ha defendido un corrupto proyecto pagado con los fondos de todo el pueblo, hecho para beneficiar a un grupo de empresarios en la frontera. Este ha sido marcado de principio a fin por la corrupción, incluyendo concesiones dudosas entregadas a empresas de familiares del personal del gobierno. Aquí también Chinchilla tuvo pleno conocimiento del asunto y salió a escudarse detrás de que estaba “mal asesorada”.

Recientemente el caso de la Concesión San José – San Ramón también reveló que este gobierno no tiene ningún reparo en entregar el dinero del pueblo trabajador, y la soberanía. Este caso es el mejor ejemplo de lo que hace el gobierno con la obra pública: una piñata para las transnacionales y para las empresas de familiares y amigos del gobierno (por ejemplo el ministro-asesor Pedro Castro), a costillas del pueblo trabajador. Chinchilla mintió descaradamente en cadena nacional sobre la anulación del contrato, para frenar el movimiento contra la concesión. Esto lo tuvo que admitir ante la amenaza de la empresa de demandarnos.

Estos son solo unos casos entre varias decenas de ejemplos. Sin embargo, a pesar de su largo historial, el episodio de la avioneta es el colmo, incluso en los términos de este gobierno corrupto. Chinchilla, no solo pretendía ir a una boda en tiempo de trabajo, improvisando una visita a Humala y utilizando sus puestos para conseguir privilegios, sino que incluso ha llegado al punto de vincularse con el narcotráfico que dicen combatir ¡2 veces!

El gobierno de Chinchilla ha llevado a cabo gigantescos ataques contra la clase trabajadora y sus conquistas

Durante el gobierno de Chinchilla las condiciones de vida de la clase trabajadora no han dejado de empeorar. Por un lado la política de este gobierno ha llevado a un aumento desmedido del costo de la vida, pues su política ha sido cobrarle la crisis fiscal y económica a la clase trabajadora, mientras se aumenta la colonización y sobreexplotación de nuestro país.

Los tarifazos, la inflación, los ataques al salario, todos son ejemplos de esto. A esto le debemos sumar el gigantesco aumento del desempleo, de la violación de derechos laborales, al aumento de la pobreza y de la miseria entre los trabajadores.

El gobierno de Chinchilla ha llevado además a la Caja Costarricense del Seguro Social, al ICE, a los muelles públicos, y a las finanzas públicas en general a la mayor crisis de su historia. Hoy incluso tienen en crisis el sistema de pensiones, por lo que están pensando en aumentar la edad para pensionarnos.

Este gobierno ha sido entreguista hasta decir basta, ha apostado por desmantelar las conquistas sociales y hacer de ellas un negocio. Aparte de esto ha llevado al país a un endeudamiento gigantesco que tiene al conjunto de las finanzas públicas en una situación sumamente precaria y que se traga un 30% del presupuesto nacional, dinero con el que se podría financiar salud, educación y vivienda. Hoy se endeuda más (Eurobonos), ni siquiera para aumentar la inversión o para enfrentar la crisis de las conquistas sociales, sino simplemente para pagar intereses de la deuda.

Este gobierno ha demostrado no tener ningún reparo en generarle miseria al pueblo trabajador con tal de defender los espurios intereses de estas empresas, del imperialismo y de sus familias.

La DIS es una policía política, un aparato para perseguir a quienes luchan contra las asquerosas políticas del gobierno

La DIS, que hasta el día de ayer la dirigía Mauricio Boraschi, no es más que una policía política. Esta ha sido un instrumento para reprimir a quienes hoy nos defendemos de los ataques del gobierno y a quienes nos hemos opuesto a sus nefastos planes.

Este apara

to ha sido utilizado para infiltrar organizaciones populares, comunitarias, sindicales, estudiantiles y políticas. Ha sido un instrumento para espiar a quienes luchan contra la concesión, contra los recortes de la CCSS, contra la privatización del ICE. Ha sido utilizado para perseguir a quienes denuncian la corrupción o simplemente a quienes luchan por cosas tan básicas como el agua o un sustento digno.

Este aparato no tiene nada que ver con la “defensa o seguridad nacional”. Esto lo demuestra claramente el caso de la Narco-Avioneta, en que incluso dejaron que el gobierno aceptara directamente prebendas de sectores ligados al narcotráfico… ¡2 veces! ¡Y sin siquiera averiguar de quién provenía el “aventón” que le dieron a Perú y Venezuela a Chinchilla y su corte!

Esta policía política es un aparato represivo contra el pueblo y la clase trabajadora, cuya función es solo reprimir al movimiento social. Lo que cabe aquí no es un cambio de dirección, la renuncia de Boraschi no es suficiente, sino que este aparato represor debe ser disuelto completamente. Disolver la DIS, y no solo cambiar su dirección, es lo único que puede hacer justicia en este terreno.

¡Laura Chinchilla debe renunciar!

Desde el Partido de los Trabajadores exigimos la renuncia de Laura Chinchilla. Esta no es una presidenta “mal asesorada”, sino la principal culpable y cómplice de estos actos de corrupción, de todos estos ataques contra las conquistas sociales, de todas las mentiras del gobierno y de la persecución del pueblo trabajador que defiende sus intereses. La presidenta sabía desde el principio sobre esta empresa, supo todo el tiempo sobre estos actos de corrupción y ha sido cómplice de que la clase trabajadora cada día viva peor.

Este gobierno es completamente ilegítimo, y es el principal culpable del aumento de la miseria, el desempleo y de la precaria situación de las conquistas sociales. La corrupción ha llegado a niveles impresionantes, están llevando al país rumbo al desastre, están haciendo leña la seguridad social y las conquistas de los trabajadores.

Desde el Partido de los Trabajadores hacemos un llamado al movimiento social y popular a que se pronuncie para exigirle la renuncia a Chinchilla y a su gabinete. Debemos manifestarnos contra este gobierno que no tiene ninguna legitimidad, debemos tomar partida y pronunciarnos exigiendo su renuncia.

¡Chinchilla deben renunciar!

¡Por un voto de censura contra la presidenta Chinchilla en la Asamblea Legislativa!

¡Las organizaciones populares y sindicales deben manifestarse y pronunciarse exigiendo que Chinchilla renuncie!

Secretariado del Partido de los Trabajadores

17 de mayo del 2013