La pobreza en Costa Rica: ¿Cual es la salida?

“Cada 4 años a los pobres nos llueven promesas. Ahí sí se acuerdan de nosotros. Nos vienen con su promesa de sacarnos de la pobreza “de una”, con bono de vivienda en mano, a cambiar sacos de cemento y diarios por votos. 4 años después seguimos los mismos, o cada vez más, viviendo igual o peor. Vuelven las elecciones y la lluvia de promesas, solo entonces volvemos a existir para ellos.”.

El relato de esta compañera alajuelense podría ser una historia contada por cualquiera del más de millón de pobres que viven en nuestro país. Así funciona la política de los partidos empresarios: la pobreza, nuestras necesidades, son solo un problema electoral, de si votamos o no cada 4 años.

 

La pobreza se convierte, por unos meses, en la principal preocupación de estos. Sus candidatos se rasgan las vestiduras, y “descubren” la pomada canaria para la pobreza, que es casi la misma de candidato a candidato y de elección a elección.

Los otros cuatro años solo existen sus negocios y sus intereses. Mientras tanto la situación de la pobreza en nuestro país no deja de empeorar…

¿Cual es la situación de la pobreza en nuestro país?

●    Los medios oficiales dicen que la pobreza “está estancada” desde 1994. Esto sólo es cierto en las estadísticas oficiales, que ubican la pobreza en estos años entre el 21% y el 19%.

●    Ya de por sí estas cifras son alarmantes. Significan que hay más de 200.000 familias en condiciones de pobreza, 1 de cada 5 personas.

●    Sin embargo, la realidad es aún peor: estas cifras oficiales usan una canasta básica manipulada, en la que se asume que podemos vivir con mucho menos de lo necesario.

●    Los índices que usan maquillan la pobreza. Según estos sería suficiente el tener salario mínimo… ¿Alcanzan para una familia 250.000 colones? ¿En qué mundo?

●    Nunca ha habido tantos pobres en nuestro país, tan grandes los precarios, ni tan alto el número de personas que “o pagan la casa, o pagan los servicios, o pagan la comida”. ¡La pobreza no está “estancada”, como dicen, sino que no deja de crecer!

La pobreza según el cuentazo de los empresarios

Los partidos burgueses nos han vendido el cuento de que la pobreza es producto de la “falta de desarrollo”, algo que arrastraríamos del pasado, y que no tendría que ver nada con el actual modelo de país.

Para eliminar la pobreza, según este cuento chino, lo que hace falta es más libre comercio y más inversión extranjera. Esto sería un “motor para el desarrollo” y produciría trabajo y riqueza para todos.

Esta fórmula mágica la completan con programas de asistencialismo (con un nombre nuevo cada 4 años) y con “medidas para los pequeños empresarios”. Ah… ¡Y nos recomiendan que trabajemos duro!

Lo anterior es un vulgar engaño. En estos últimos años  nuestro país batió records de inversión extranjera, exportaciones e incluso algunos batieron records de ganancias. Al mismo tiempo estamos batiendo records de producción… ¡De pobreza y desigualdad! Si la pobreza se eliminara trayendo más inversión seríamos un país rico.

Décadas de programas  como el “Triángulo de la Solidaridad” y Avancemos también revelan que el asistencialismo no es una salida. Estos programas no han tenido ningún éxito pues son sumamente limitados (con 30.000 pesos un estudiante no paga ni los pases) y no cambian nada de la estructura de nuestra economía (salarios, desempleo, recursos, etc.).

Finalmente los “programas para la PYMES” no han servido prácticamente para nada. La amplia mayoría de estas empresas quiebra en los primeros 2 años pues no pueden competir con los grandes capitalistas. Son pocos los ejemplos de éxito, los de fracaso se cuentan por miles.

¿Qué causa realmente la pobreza?

Lo que causa realmente la pobreza es el modelo económico y social de nuestro país. Este es un fenómeno estructural que no puede ser transformado mediante los tímidos programas de asistencia, ni mucho menos mediante más libre comercio. Es justamente el modelo de capitalismo dependiente el que produce la miseria y la pobreza.

En este modelo nuestros recursos se entregan al descaro, y las ganancias y la producción terminan en las manos de un puñado de grandes ricos. Se le permite a las empresas que nos exploen, que no paguen impuestos, y que utilicen a nuestro país como un enclave. Tras de eso nos desangra la deuda externa, y nos amarran los TLC y los tratados de “protección de inversiones”.

Mientras se permita que continúe esta situación, mientras unos pocos puedan decidir qué se produce, y adonde termina la riqueza, no va a haber solución al problema de la pobreza.

El capitalismo no permite que se redistribuya la riqueza, como pretenden el PAC y el FA, y el hecho de que seamos un país tan dependiente hace que la riqueza producida no se quede entre los trabajadores, ni siquiera en el país.

¿Cual es la salida a esta situación?

A corto plazo para enfrentar la pobreza los trabajadores nos debemos organizar, para obligar a las empresas a que nos paguen salarios con los que se pueda vivir y que respeten nuestros derechos laborales. También para que los programas de asistencialismo del estado se amplíen y se ajusten a lo que realmente se necesita. Tenemos que exigir además que el estado cree un programa de empleo público y organizarnos contra los tarifazos y los aumentos del costo de la vida.

Sin embargo, la única forma de verdaderamente eliminar la pobreza es con un cambio de modelo económico y social. Nuestro país debe romper los tratados imperialistas que lo hacen un país dependiente. Debemos recuperar nuestros recursos, nuestra tierra, y construir una economía verdaderamente planificada para los trabajadores y quienes hoy son excluidos por esta sociedad.

 
Esto es solo posible con un gobierno de los trabajadores, objetivo por el que desde nuestra organización lucharemos incansablemente.