La Juventud necesita construir una herramienta política para mejorar sus condiciones de vida y su futuro.

Los empresarios en el poder no quieren una juventud consciente y organizada

juventudLa juventud en Costa Rica y el mundo es bombardeada con una serie de valores y referentes ideológicos que nos son impuestos desde las grandes metrópolis económicas. Nos dicen que hacer, como actuar, que ponernos y que deberíamos tener para ser exitosos en la vida.

Nos hacen olvidar que pertenecemos a una clase o a otra, mientras todo gira alrededor de éxitos personales, poniéndonos a competir unos con otros para ver quien logra ser exitoso, sin ponernos a pensar en nosotros como colectivo. Se individualiza el éxito y el fracaso, sin cuestionar en el fondo si es posible cambiar las condiciones en que se vive o no.

 

  1. generación creció mientras la oscura noche de los noventas permitía al imperialismo penetrar con sus formas ideológicas en todos los confines de la tierra, dejándonos la idea de que la lucha de clases existía únicamente con la existencia de la URSS, lo cual es completamente falso.

La lucha de clases existe porque existen las clases sociales, así de simple. Es por eso, que a pesar de la brutal oleada ideológica sobre la humanidad, que borró los sueños y aspiraciones de cambio para millones de personas en el mundo, no pudo borrar la determinación que organiza la actual sociedad humana, la división de clases.

Los jóvenes de la actualidad somos víctimas de ese proceso, ya que hicieron todo lo posible para borrar de nuestras mentes y nuestras realidades cualquier vestigio de organización para luchar por nuestros propios intereses. Por eso la necesidad de construir formas de organización y lucha para las personas que pertenecemos a las clases pobres y explotadas es más urgente que nunca.

Como parte del control social que aplican los capitalistas sobre nosotros, buscan que no tengamos formas de organización propias, y lo único que nos ofrecen son o sus propios partidos políticos, instituciones como los “Comités de la Persona Joven” o ONGs. Estas últimas nos ponen a dar caridad sin ponernos a cuestionar ni un segundo sobre el fondo del origen de  los problemas de las personas más pobres del país. Usan esos espacios para controlar nuestras ansias de cambio social y evitar lo inevitable: la confrontación social a la que nos obligan día a día.

Nosotros en la Juventud del Partido de los Trabajadores reconocemos que es nuestra responsabilidad construir una herramienta de lucha para que nuestros intereses sean defendidos cotidianamente, haciendo una balanza necesaria entre la defensa de nuestros derechos y condiciones de vida, y la construcción de propuestas de cambio urgentes en la organización social que reina en nuestro entorno.

El capitalismo nos tiene en la miseria, si no lo tumbamos no habrá esperanza de un futuro mejor.

Hoy las condiciones del país son profundamente precarias para nosotros los jóvenes. Las cifras de desempleo, sub empleo, las pésimas condiciones de estudio, el encarecimiento de la vida, la corrupción del gobierno, la destrucción de los recursos naturales, el narcotráfico, la opresión y persecución por tener orientación sexual distinta, miles de embarazos adolescentes, entre muchos otros elementos cotidianos en nuestras vidas, nos obliga a luchar por nuestros intereses.

En Costa Rica unos 900 mil jóvenes en edad de estudiar no lo hacen. De estos unos 166 mil no estudian porque deben cuidar sus hijos, unos 13 mil porque son extranjeros y no tienen documentos al día, y unos 123 mil porque no tienen dinero para poder pagar sus estudios.

Así unas 400 mil personas jóvenes (llenan 11.3 veces el Estadio Nacional) no pueden estudiar ni encuentran trabajo. 75 mil salen a buscar trabajo todos los días y no lo encuentran, sumándose al más del 23% de desempleo entre las personas jóvenes.

Es entonces que nos damos cuenta de que son cientos de miles de jóvenes que no tienen cabida para el sistema capitalista, ni tienen tampoco dónde organizarse con otros jóvenes para enfrentar los efectos del mismo sistema.

Vienen las elecciones y los partidos de siempre nos piden su apoyo para seguir gobernado el país y profundizando la miseria para la mayoría de nosotros.

En estos meses, el debate político sobre quién debe gobernar el país está a flor de piel,  y los candidatos de los partidos de siempre (PLN, PAC, PUSC,ML) toman a la juventud como uno de sus principales ejes, hablándonos de un futuro prometedor si apoyamos sus propuestas.

Los partidos de los empresarios, quienes siempre han gobernado y son los culpables del deterioro cada vez mayor de nuestras condiciones de vida, quieren pelear encarnizadamente por hacer que ese 48 % de los jóvenes que no saben por quién votar en las próximas elecciones les dé su apoyo.

Es claro que la juventud ve la participación política en las elecciones como algo ajeno a su realidad,  ya que ha visto pasar gobiernos y cada vez las condiciones de vida y de sus familias se deterioran. Por eso las esperanzas de cambio son borradas.

Desde la Juventud del Partido de los Trabajadores creemos que es posible construir una herramienta política que nos sirva para organizarnos con otros jóvenes en la lucha por mejorar nuestras condiciones de vida. Debemos comprender que no es posible cambiar nuestra realidad si no es luchando todos los días, junto a los otros sectores que cotidianamente luchan en las comunidades y en las calles de nuestro país: los trabajadores, campesinos y pescadores.