Jhon Vega, dirigente sindical en APSE

jonUna de las principales propuestas que el partido viene levantando, es un mayor financiamiento para la educación pública, hoy el presupuesto para la educación no alcanza ni el 8% del PIB. Nosotros creemos que es necesario luchar por un 10% ya, para garantizar condiciones de educación de calidad, condiciones dignas para la clase trabajadora, un presupuesto para enfrentar el déficit de más de dos mil ciento treinta y ocho aulas. Que se pueda reducir la cantidad de estudiantes por lección que hoy superan entre 30 y 45 estudiantes en promedio por lección en las instituciones educativas.

El propio Ministerio de Educación reconoce que hoy, para reparar o hacerle frente a la crisis en la educación, le tomaría cerca de 30 años con los recursos que tiene. Prácticamente el 60 % de los hijos de las familias trabajadoras de este país no pueden terminar la secundaria, y Limón, junto con Guanacaste, son las provincias donde se concentran los principales índices de deserción porque es donde se concentra los mayores índices de pobreza y de desigualdad en el país. Creemos en una educación pública financiada no con los impuestos a las familias trabajadoras, sino con impuestos a las grandes empresas transnacionales que no pagan ni un colón para formar a nuestra población.

 

En los colegios del caribe, hay que dar clases en grupos de 40 o 45 estudiantes; incluso debajo de un árbol, donde en cualquier momento se viene un aguacero y hay que suspender lecciones. Y no es un problema solo de las provincias alejadas, sino que hoy se puede ver en los mismos colegios de San José.

Los profesores tratamos de hacerle frente a la crisis educativa incluso con recursos de nuestros propios bolsillos. Necesitamos un mayor presupuesto para enfrentar la sobrecarga de trabajo que los docentes tienen, que no es pagada al día de hoy, pues prácticamente son más de 20 horas semanales que invertimos en la calificación de trabajos.

Necesitamos invertir en el mejoramiento de servicios básicos para los estudiantes de familias trabajadoras que llegan a la secundaria, porque un estudiante de familia trabajadora no puede mantenerse en el colegio con veinte mil o treinta mil colones del programa Avancemos, cuando eso no cubre ni siquiera los pases.

Creemos que profesores, comunidades, estudiantes debemos estar unidos peleando por mejorar la infraestructura, porque haya más inversión, porque hayan comedores escolares gratuitos que garanticen los tres tiempos de comida. Porque muchos de los estudiantes que formamos en los colegios la única comida que pueden hacer al día es la que hacen en el comedor del colegio; donde a veces lo único que se les sirve es arroz, frijoles y con suerte picadillo hasta sin sal, porque es lo único que tienen las juntas administrativas para financiar.