Honduras: Mujeres hondureñas no pueden decidir sobre sus cuerpos

AbortoHNDHonduras forma parte de los 68 países (25,5%)1 que prohíbe en su totalidad el aborto. El código penal define al aborto como “la muerte de un ser humano en cualquier momento del embarazo o durante el parto”2 sancionando su práctica con una pena mínima de 3 años.

En abril de 2009 según decreto 54-2009 el congreso nacional firmó la ley que prohíbe la venta, compra y distribución de las Pastillas anticonceptivas de emergencia (Pae) por considerarse abortivas. La mayor oposición contra el aborto la realizaron los distintos sectores religiosos, particularmente de la Iglesia Católica que jugó un papel nefasto durante el golpe de Estado y que además insiste en prohibir la educación sexual.

Esto deja a las mujeres hondureñas sin plena facultad a la libertad de pensamiento, a decidir sobre sus cuerpos, si eligen o no la maternidad.Es lógico pensar que cuando las condiciones de vida no son suficientes: difícil acceso a la educación, salud, el desempleo a la orden del día sobre todo para la mujer, muchas decidan no traer un ser humano a este mundo. A diario podemos ver noticias de fetos abandonados en quebradas, basureros, baños públicos, sin existir cifras reales de abortos clandestinos precisamente por el carácter de su legalidad, pero existen algunas estimaciones.

El sistema de salud pública registró en el año 2006 más de 9000 abortos3, sin especificar cuáles fueron inducidos. En la mayoría de estos casos la mujer pone en peligro su vida. Según datos de la Secretaria de Salud para 2001, el aborto era una de las principales causas de egresos hospitalarios de mujer en edad reproductiva. En 2009, en el Hospital Mario Catarino Rivas de la ciudad de San Pedro Sula, se realizaron 1515 legrados a menores de edad y según los médicos el 20% eran provocados. Ante esta situación las organizaciones feministas prácticamente se han quedados solas, y muchas insisten en presentar proyectos y leyes a las mismas instancias que imponen estas medidas. El movimiento obrero y popular en su conjunto no ha respondido al llamado, pero si somos consecuentes para plantear el aborto legal, seguro y gratuito, la despenalización de las Pae entre otros, es necesario que el movimiento popular tome esta reivindicación como suya ya que así es.

El PST hace un llamado a todas las mujeres luchadoras a llevar el tema de la despenalización del aborto a cada una de nuestras organizaciones populares. Asimismo, debemos plantear un Encuentro nacional de luchadores y luchadoras donde no se soslaye el tema de la situación de la mujer hondureña y donde se luche, junto a nuestra clase, contra los ataques del régimen Lobo-Hernández que tantos nos afectan a todos, mujeres y hombres; pues los ataques a la educación, servicios públicos, paquetes fiscales, Ciudades Modelo, son en gran medida sufridos por las miles de mujeres de la clase trabajadora.

________________________________________

 

[1] Centro de derechos reproductivos (2011).

[2]  Código Penal, Artículo 126.

 

[3] OPS, Indicadores de salud enfermedad de hombres y mujeres en Honduras (2007).