Greivis González, dirigente sindical en APSE

GREILa clase trabajadora tiene que enfrentar un enorme reto que es la opresión que sufren sus diferentes sectores. Las mujeres, la población LGBTTI y los trabajadores migrantes, son abiertamente oprimidos bajo el sistema capitalista.

Por ejemplo, con las mujeres se vende la idea de que son las responsables del cuido de los hijos, y que son a las que les corresponde realizar los quehaceres a diario en el hogar. De esta manera a ellas no se les paga por estos servicios.

En Costa Rica, las leyes tratan de adueñarse del poder de decisión sobre el cuerpo de ellas, llegando a definir incluso si deben o no  tener hijos. Muestra de ello es que en este momento hay una gran lucha por la Fecundación In Vitro en nuestro país.

Por otro lado, con los trabajadores migrantes, se fomenta la discriminación abierta y directa contra este sector de trabajadores; para así suprimirles por completo todo tipo de derechos laborales.

De igual forma, la población sexualmente diversa o LGBTTI sufre discriminación en todo sentido, desde sus centros de trabajo, en sus centros de estudio y en su cotidianidad.

Desde el Partido de los Trabajadores, planteamos la lucha frontal contra todo tipo de opresión que divide a la clase trabajadora.  Hemos venido luchando y continuaremos haciéndolo, por el estado laico, por el matrimonio igualitario y por la igualdad salarial entre hombres y mujeres, entre trabajadores migrantes y nacionales.