OAS e Infinito pretenden pago por obras no realizadas y destrucción del ambiente Gobierno pagará $129 millones por demandas bajo acuerdos de libre comercio

El pasado mes la empresa Infinito Gold llevó a cabo su amenaza y terminó por demandar a Costa Rica ante el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Disputas entre Inversionista Extranjero y Estado) por el exorbitante monto de $94 millones, que según ellos comprende a la inversión realizada en Crucitas desde 1993 más el pago intereses y costos legales.

infinito
Esta empresa fundamenta la demanda aduciendo que existen una serie de violaciones al Acuerdo entre el Gobierno de Canadá y el Gobierno de Costa Rica para la Promoción y Protección de Inversiones. Solo en gastos del arbitraje el país invertirá $2 millones por año y de no asistir al arbitraje el país se enfrenta a una sanción de $500 millones.

 

Esta no es la única demanda que enfrenta el país, sino que se suma a los $34.9 millones que el Estado deberá pagarle a OAS para poder finiquitar el contrato de oncesión de la carretera San José- San Ramón, de los cuales ya se han cancelado $6.5 millones.

Entre estas dos demandas los costarricenses estaremos desembolsando $129 millones de nuestro presupuesto para pagarles a grandes empresarios y así poder quedar “libres” de contratos concesionarios.

El gobierno alega que no hay plata para invertir en educación, salud e infraestructura y anuncia proyectos como el plan fiscal, donde recortará el presupuesto

de esas áreas. Mientras tanto, parece que sí tiene dinero para pagar a estos empresarios por una carretera inexistente, y por los irreparables daños ambientales sufridos en la zona norte.

Estas demandas están respaldadas bajo los TLC´S, que no son la solución para “enriquecer al pueblo costarricense”, como tanto nos prometían los partidos tradicionales. Estos tratados solo permiten el saqueo, privatización y destrucción de nuestros recursos, y violentan la soberanía del pueblo al atarnos a los tribunales como el CIADI, que son órganos del Banco Mundial para velar por los intereses de los grandes empresarios.

Si bien en esta segunda ronda electoral, tanto el hoy retirado candidato del PLN, como Luis Guillermo Solís han dicho estar en contra de la demanda de Infinito; ambos están continuar con el modelo entreguista de concesión de obra pública. Y los dos están por continuar con los TLC´S que solo han generado dependencia y empobrecimiento
en el país.

Desde el PT estamos en contra del modelo de concesión, estamos por romper con los TLC`S y el CIADI, ya que solo han servido para permitir la corrupción y el enriquecimiento de los grandes empresarios.

Nos oponemos al pago de $129millones a estas empresas, pues creemos que ese dinero debe ser utilizado en un plan de obras públicas que ayude a generar infraestructura
y empleo de calidad en el país.

¡Ni un solo dólar para la demanda de chantaje de INFINITO GOLD y OAS!

¡Por la derogación de la Ley de concesión de obras publica!

¡Rompamos con los TLC´S y el CIADI!

¡Frente a la continuidad neoliberal: no votemos el 6 de abril!