Gobierno de Chinchilla no para de atacar a estatales para salir de su crisis fiscal

Receta de concesiones y ataque a derechos laborales sigue avanzando como medida del gobierno para aliviar el déficit fiscal provocado por incremento de intereses de deuda.

 El déficit fiscal no ha parado de ampliarse durante este 2013 y se calcula que alcanzará  un 5,8% para finales del CNP-4año. Este déficit es causado por el incremento del endeudamiento del país que parece ser el recurso al que Chinchilla seguirá apelando para financiarse hasta tanto no se avance en su plan de mayores recortes a pluses salariales  y de una reforma fiscal que cobre más impuestos a los  trabajadores.

Mientras tanto la política del gobierno ha sido concesionar aun más servicios del estado  y atacar una a una las conquistas de diversos sectores.

 

Recientemente prueba de esto fue el cierre de 9 EBAIS del programa UCR-PAIS y la privatización de los otros  36  que pasarían  a manos de la UNIBE en diciembre. Aqui la política del rector Jensen de no asumir más el servicio para ajustar el presupuesto de la UCR y la presión del gobierno  través Balmaceda, presidenta de la CCSS, fue lo que desembocó en la privatización de los EBAIS y en el eventual despido de sus trabajadores.

Por otro lado el Consejo Nacional de Producción (CNP) y la FANAL hoy están en la mira de un proyecto de ley que busca dar los servicios de la  institución en concesión. Con esto no solo se entregarian sus servicios como negocio, sino que también el gobierno podrá deshacerse de los
costos de la planilla de empleados mediante despidos. Dicho proyecto se conoce como la ley de Creación del Consejo Nacional de Comercialización.

Finalmente, la Sala IV dictamino diversos recortes en los salarios por año trabajado  que le son reconocidos en  la cesantía a  trabajadores de la Municipalidad de San José, de la Municipalidad de San Pedro, RECOPE y del CNP, este último con el claro propósito de abaratar los futuros despidos en la institución.

Tanto los trabajadores de la muni de San José, como los del CNP y el PAIS, agrupados en el SINDEU,  se movilizaron a lo largo del año contra dichas medidas. En el caso del SINDEU inclusive lograron frenar  al gobierno por varios meses.  Sin embargo el aislamiento de sus luchas y la falta de una política de unidad sindical por parte de las dirigencias, sobre todo por parte de la ANEP, ha sido su principal obstaculo.

Hoy, el SINDEU, que ha acordado un plan de lucha junto con UNDECA para que la CCSS vuelva a administrar los EBAIS en lugar de privatizarlos, es quien da el ejemplo de unidad sindical y movilización que todo trabajador debe exigir  de su propio sindicato.