Este 25 de Noviembre: Exigimos trabajo, educación y vivienda para poder vivir sin violencia ¡Ni una menos por violencia machista!

El 25 de noviembre se conmemora a nivel internacional, el combate a la violencia contra las mujeres. En el marco de esta fecha, cabe resaltar que en Costa Rica, en el 2016, han muerto por su condición de género ya 20 mujeres. Según los datos de la comisión de seguimiento con participación del Poder Judicial, de la cantidad de muertes violentas de mujeres, ha aumentado la proporción de femicidios. Es decir, que dentro de lo que amenaza a las mujeres, la violencia machista en su máxima expresión ha aumentado de peso.

Si bien el femicidio no es la única expresión de violencia machista, el nivel de barbarie que se ha manifestado en los últimos casos conocidos en el país y también en otras naciones como el caso de Lucía Pérez en Argentina ha sido tal, que amerita hacer una profunda reflexión sobre cómo la vida de las mujeres se encuentra amenazada por el machismo.

La idea de que las mujeres son subordinadas a los hombres, destinadas a servirles y satisfacer sus necesidades, es el caldo de cultivo para todo tipo de expresiones de violencia contra las mujeres como el acoso callejero, la violencia en el noviazgo y el matrimonio, las violaciones, abusos y hasta el femicidio.

Esta ideología machista es forjada por las Iglesias, que recientemente han estado en verdadera campaña contra la libertad sexual de las mujeres y promoviendo las nociones más conservadoras sobre el matrimonio y la familia, en alianza con los diputados fundamentalistas cristianos.

Los medios de comunicación, no sólo violentan a las mujeres presentándonos como objetos sexuales, sino que divulgan los hechos de violencia mediante irrespetuosos titulares y noticias que justifican a los agresores y deshumanizan a las víctimas de violencia.

Los partidos políticos con representación en la Asamblea Legislativa han trabajado en el marco de una verdadera ofensiva contra la clase trabajadora en su conjunto, promoviendo recortes que empeoran las condiciones de vida de las mujeres. Los ataques a las convenciones colectivas que incluyen derechos que benefician a las mujeres, el congelamiento en salarios, los recortes en servicios de salud, educación y cuido, atentan contra las mujeres y su capacidad de salirse de los ciclos de violencia.

El gobierno del PAC ha jugado un papel nefasto en este sentido, llevando a cabo una verdadera cruzada contra las condiciones de vida de la clase trabajadora mediante sus políticas de austeridad, ataque a derechos laborales y complacencia ante las malas condiciones de vida de la mayoría de las mujeres.

El Frente Amplio juega un papel de aliado del gobierno desde la Asamblea Legislativa, colaborando para que se cumpla su agenda pro patronal. Y en relación a la violencia machista, han encubierto y permitido la permanencia en sus filas de varios agresores. Contradiciendo su discurso de que son “un partido feminista”.

Los altos índices de desempleo y pobreza en Costa Rica, tienen grandes cantidades de mujeres (ver cuadro). En este contexto es muy difícil para una mujer exigir respeto en su centro de trabajo o salir del ciclo de la violencia con su pareja.

Según el XIX Informe del Estado de la Nación, una mujer de 15 a 24 años tiene casi 5 veces más probabilidad de estar desempleada que un hombre.

Las mujeres de 25 a 35 años tienen 3,1 veces más probabilidad de no tener trabajo que los hombres.

Casi la mitad de las mujeres emparejadas depende de los ingresos económicos de su compañero.

El gobierno realiza el 25 de noviembre, actos de “conmemoración” de la fecha donde realiza todo tipo de declaraciones a favor de las mujeres. Sin embargo no debemos dejarnos confundir por esto, ya que de los discursos no pasan y todas las medidas que tomen estarán limitadas por su carácter de clase como se evidencia cuando han enviado a las fuerzas represivas del Estado a golpear a mujeres campesinas o de diversas comunidades que luchan por sus condiciones de vida.

Llamamos a todas las organizaciones sindicales, políticas, comunales y de activistas, así como al conjunto de la clase trabajadora, a tomar como parte de su agenda de lucha el combate a la violencia machista y la denuncia sin tregua del gobierno y sus cómplices en los ataques a las mujeres y pasividad ante la violencia machista y los femicidios. Exijámosle al gobierno:

  • Acceso a trabajo digno, a vivienda y a educación para poder tener independencia económica que nos permita tomar decisiones verdaderamente libres y salir de los ciclos de violencia.
  • Programas de subsidios económicos, becas de estudio y empleo para tener ingresos económicos al poner denuncias por violencia machista.
  • Servicios de cuido de calidad para poder dejar a nuestros hijos e hijas en buenas manos mientras salimos a trabajar y/o estudiar.
  • Mayor presupuesto para acciones institucionales más rápidas y efectivas en casos de emergencia o irrespeto a las medidas de protección. No aceptamos ni un femicidio más de una mujer que ya había denunciado.
  • Aumento en la cantidad de albergues para víctimas de violencia con atención psicológica, jurídica y médica que se distribuyan por todo el país.
  • Cese a su política de ataques a las condiciones de vida de la clase trabajadora, que repercuten en mayor grado sobre las mujeres, dificultando la salida de situaciones de violencia.
  • Alto a la violenta represión de parte del Estado a las luchas comunales y campesinas, en gran medida protagonizadas por mujeres.
  • Cobro de impuestos a las grandes empresas y el no pago de la deuda, para atender estas y otras necesidades del pueblo trabajador.

Desde el Partido de los Trabajadores y Lucha Mujer insistimos en que la única forma para combatir la violencia contra la mujer, pasa por enfrentar al capitalismo y el imperialismo. El sistema capitalista actual, basado en la explotación, se beneficia de la opresión de la mujer de múltiples formas y utiliza el machismo para dividir a la clase trabajadora.

Por eso es fundamental que en nuestra lucha cotidiana contra el machismo, sumemos también a nuestros compañeros de barrios, sindicatos y organizaciones políticas. El combate contra todo tipo de opresión es una lucha de toda la clase trabajadora.

Desde el PT nos ponemos al servicio de estas luchas y hacemos un llamado para que 25 de noviembre participemos de mitines, concentraciones o marchas independientes del gobierno y sus instituciones. Invitamos a todas las personas y organizaciones a sumarse a nuestros volanteos y conversatorios en diversos puntos del país.