Este 24 de Abril apoyemos la huelga de APSE

11170609 956352681050892 1963690594 n

Desde el PT apoyamos decididamente esta huelga y llamamos a todo el pueblo costarricense a solidarizarse y sumar sus reclamos contra el gobierno este próximo 24 de Abril.

Este 24 de Abril está convocado un paro magisterial por la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE)

El paro fue impuesto por las bases contra la voluntad de la Junta Directiva Nacional, ante los múltiples ataques que están recibiendo los trabajadores de la educación. Sus reivindicaciones plantean la oposición al aumento del Impuesto de Ventas a un 15% y su conversión en Impuesto sobre el Valor Agregado, la defensa de la Convención Colectiva del MEP que está bajo la mira de la Sala Constitucional y el ataque al derecho de huelga con la Reforma Procesal Laboral.

Esta huelga constituye una de las primeras y más importantes rupturas de un sector de trabajadores con el plan de concertación o diálogo del gobierno y con  la tregua que las dirigencias sindicales venían dándole al mismo.

Enfrenta además tres de los pilares fundamentales de su política. Los impuestazos y el recorte a las conquistas salariales como forma de cobrarles los costos de la crisis a los trabajadores. La reforma procesal laboral para restringir el derecho de huelga en especial el de los trabajadores públicos.

Desde el PT apoyamos decididamente esta huelga y llamamos a todo el pueblo costarricense a solidarizarse y sumar sus reclamos contra el gobierno este próximo 24 de Abril.

Hoy, mujer trabajadora, nicaragüense, estudiante, desempleado, trabajador público o privado, todos están en la mira de los ataques del gobierno y la patronal que buscan cobrarle los platos rotos al pueblo para salir de la crisis fiscal y económica.

Los despidos, la sistemática violación de los derechos laborales, los malos salarios, el recorte en los programas sociales y servicios de educación y salud, los tarifazos y el ataque a los trabajadores públicos son todos parte de una misma ofensiva. La única posibilidad de resistirla y hacerla retroceder es combatir al gobierno de manare unificada.

Nuestro llamado a las dirigencias sindicales

Ahora que la huelga es un hecho, la dirigencia de APSE insiste en evitar que sea una huelga de enfrentamiento al gobierno. Por eso es que a pesar de que todos son ataques promovidos directa o indirectamente por el gobierno, la dirigencia se niega a marchar a Casa Presidencial y a ubicar el rechazo a los ataques del gobierno como lo central en la huelga.

En el fondo mantiene, al igual que el resto de dirigencias sindicales, la  esperanza  de poder reanudar el diálogo con el gobierno. Sin importar que este ejecuta hoy una de las peores ofensivas contra las Convenciones y el derecho de huelga.

Desde el PT creemos que es urgente que las dirigencias sindicales del Magisterio abandonen toda expectativa de diálogo con Solís y asuman una postura de combate consecuente a sus ataques del gobierno. La dirigencia de APSE debe enfrentar a Solís con un plan de lucha en lugar de irse por las ramas, el resto de dirigencias deberían unirse a la huelga tanto por solidaridad como por el hecho de que hoy enfrenten los mismos ataques de parte del gobierno. Todo esto solo será posible mediante la presión y movilización de las bases, tal y como lo demuestra la misma convocatoria a la huelga.

La trampa de la concertación se cae y no hay que sostenerla

El plan de concertación del gobierno se encuentra en un momento bastante delicado. La expulsión del gobierno de su pieza fundamental, Melvin Jiménez, así lo demuestra.  

Por un lado los trabajadores públicos no han recibido ningún beneficio de parte de este supuesto diálogo o concertación. La pasividad de sus dirigencias sindicales frente al gobierno no ha evitado que los ataques continúen y se incrementen por lo que el malestar con Solís se sigue acumulando.

Es por eso que ninguna dirigencia salió a defender la continuidad de Melvin Jiménez como Ministro, ni siquiera los más cercanos a él como Albino Vargas, no tienen con qué defenderlo a él ni a esta concertación de cara a sus bases.

Por otro lado la presión de Liberación Nacional y el PUSC de implementar una agenda  con muchos más ataques a los empleados públicos que se salte el diálogo con los sindicatos parece ser el plan  que el gobierno pone en práctica actualmente.

No es casualidad que de los dos bloques sindicales del país, el de Albino Vargas (Patria Justa) reconozca que deberá “arrancarle el diálogo al gobierno en las calles’’ (La Nación) y el otro, en donde esta APSE (Bloque Sindical), ni siquiera haya recibido respuesta a sus posturas por parte del gobierno y se encuentre encaminado a una huelga impulsada desde las bases, contra la voluntad de la directiva nacional de uno de sus sindicatos.

Esto, sumado a la renuncia de Jiménez como mínimo significa que Solís puso su plan de concertación en un congelador, sino es que ya lo liquidó.

Aun así el Frente Amplio, partido en el que muchos apuestan su esperanza,  sigue tendiéndole la mano al gobierno y las dirigencias sindicales insisten en buscar la manera de hacer funcionar un diálogo que no ha traído más que ataques al pueblo.

Por eso de cara a la huelga del 24 de Abril y este 1 de Mayo les llamamos a romper efectivamente con el gobierno y ponerse a la cabeza de las luchas contra sus ataques. Hay que dejar de apostar en la trampa de la concertación y atender a la bronca que se acumula en el pueblo trabajador contra el gobierno convocándolo a luchar.