Es necesario un aumento general de salarios

 

el salvador inflacion-copyLa medida para un salario digno es la reproducción de la fuerza de trabajo


Las y los trabajadores venden su “fuerza de trabajo” y no su trabajo en sí, a los patrones o burgueses. La fuerza de trabajo la podemos definir como  la capacidad, el conocimiento, la destreza, habilidad, la energía y el esfuerzo empeñado en la realización de una tarea.

Ahora bien por la venta de su fuerza de trabajo, que es una “mercancía especial” el trabajador o trabajadora recibe también un pago especial, al cual se le llama “salario”. Esta mercancía es especial porque es la única que puede producir más valor al consumirse. También es especial porque su valor esta dado por el costo de su reproducción, es decir, lo que necesita un trabajador o trabajadora para reponer la fuerza de trabajo y para ello necesita una serie de condiciones materiales y espirituales. Para reponer la fuerza de trabajo no solo se necesita alimentarse y dormir,  se necesita descansar, contar con buena salud, educarse y tener esparcimiento y diversión, en un ambiente cómodo y seguro, todo esto para él o ella y su familia. En definitiva el salario debe equivaler al costo de todas estas cosas para poder reponer la fuerza de trabajo gastada, a esta reposición de la fuerza de trabajo de manera popular se le conoce como “costo de la vida”.

Una medida de lo que equivaldría la reproducción de la fuerza de trabajo o  el costo de la vida en El Salvador, es la Canasta de Mercado (CM), ya que es el indicador de precios que más se aproxima a los requerimientos materiales para reponer la fuerza de trabajo. Aunque a nuestro juicio su cálculo esta subestimado, no se cuenta con otro indicado más completo que permita medir los requerimientos de un trabajador o trabajadora y su familia

En los países coloniales y empobrecidos como El Salvador el valor del salario está muy por debajo del costo de la reproducción de la fuerza de trabajo a tal punto que solo logran cubrir como en el caso del salario mínimo el costo de la Canasta Básica Alimentaria.

K. Marx llamo a esto sobre explotación, es decir, que además de ser explotados por no recibir el valor de su trabajo, son doble, triple o cuádruplemente explotados por no recibir el valor de su fuerza de trabajo.

El Informe de Desarrollo Humano (IDH) 2007-2008 del PNUD,  establecía que solo el 20% de la población poseía un empleo decente, es decir, que trabajaba en condiciones adecuadas, con acceso a seguridad social y su salario alcanzaba al menos a cubrir el costo de la Canasta de Mercado. Para llegar a esta conclusión, el dato utilizado fue el costo promedio de la CM del 2007, el cual fue de $705.60.
Según este indicador, el 80% de las y los trabajadores son sobre explotados y además laboran en condiciones precarias y muchos no cuentan con seguridad social, como es el caso de la población subempleada o trabajadores y trabajadoras de la economía informal.

Hasta julio del 2011 el costo de la CM ascendía a $816.99,# es decir, se ha incrementado en un 15.8% desde 2007, lo cual sin duda ha elevado la cifra de los sobre explotados.

El gran factor que permite sostener esta realidad son las remesas familiares que ayudan a satisfacer gran parte de las necesidades que los salarios no cubren.  Actualmente las remesas representan el 18% del PIB y cerca del 21% de los hogares salvadoreños las reciben.#

Otro mecanismo que permite la sobrevivencia de la clase trabajadora es el contrabando y la piratería, que posibilita que las familias pobres puedan adquirir ciertos productos como ropa, calzado, alimentos, artículos del hogar y muchos otros, a más bajo precio, que de otra forma no pudieran consumir.

Alza generalizada de precios eleva el costo de la vida

La evolución del costo de la CM nos indica como la crisis económica mundial ha reducido la capacidad adquisitiva de las y los salvadoreños y por ende incrementa el costo de la vida. Solo desde enero hasta julio de este año la CM se ha incrementado en $36.45, que equivale al 16.3% del salario mínimo vigente.

Algunos rubros esenciales como los alimentos y los combustibles son los principales causantes de mantener la tendencia al alza del costo de la CM.

En el caso de los combustibles, las familias salvadoreñas han tenido que sufrir los altos precios de la gasolina y el diesel, el carbón y la leña. Desde enero de este año, cuando el galón de gasolina regular costaba $3.71, el precio mantuvo un alza constante hasta llegar a costar $4.64 en mayo, lo que representa un 25% de aumento.

Además con la liberalización del gas propano disfrazado de focalización, se ha incrementado el precio del cilindro de 25 libras de $5.10 a $6.10, que mas los $9.50 del subsidio suman los $15.60 que es el precio de mercado para septiembre. Dicho de otra forma en tan solo 6 meses de focalización el precio ha incrementado en $1.00 lo que representa un 19.6%.

Además en este mismo sentido, suministros como el de la electricidad ha presentado solo en lo que va del 2011 tres incrementos que equivalen a un 34%.# De esto se deriva que de forma adicional hayan incrementado casi todos los productos y servicios que utilizan como suministro estos combustibles y energías.

En el caso de los alimentos, debemos decir que son el rubro que más se ha visto afectado con la crisis económica. En general el costo de los alimentos básicos lo podemos medir a través de la Canasta Básica Alimenticia, ya sea la Canasta Básica Urbana (CBU) o la Canasta Básica Rural (CBR). Ambas son indicadores muy subvalorados, es decir, que el número de productos y las cantidades de estos, no están acordes a las necesidades alimenticias de las familias salvadoreñas. Lo más patético es que haya diferencia entre estas canastas, la CBU consta de 11 artículos y la CBR solamente 9, además de tener diferentes proporciones en cada uno de los artículos que la componen.

El comportamiento de la CBU y la CBR desde el 2008, es muy similar. Sin embargo, el impacto de la tendencia al alza es mucho mayor en la CBR. Desde enero de 2008 que costaba $100.70 hasta julio de 2011 que alcanzo $152.19, se ha incrementado en un 51.13%, mientras que la CBU paso de $155.60 a $189.77 en el mismo periodo, representando un incremento del 22%.

Ahora, este incremento se debe al alza especialmente de alimentos como el frijol, que después de costar $0.50 la libra en junio de 2010, llego incluso a $1.50 durante el último trimestre de 2010 y el primero de 2011. El maíz, que desde diciembre de 2010 hasta agosto de 2011, se ha elevado en 94.7%; las tortillas, que presentan un 40% de incremento; los aceites y margarinas, que solo en el 2011 se han elevado en 28.6%; y las verduras que se han elevado en 14.3% desde el 2010.

Por otro lado, además de la carestía de los rubros de Combustibles y alimentos, también otros rubros como los medicamentos, la ropa, enceres del hogar, artículos de limpieza, útiles escolares y casi todos los artículos necesarios para tener una vida digna han incrementado.

Las perspectivas de prolongación y profundización de la crisis económica, hacen también prever que el encarecimiento del costo de la vida será una constante, mientras no haya una política económica que regule los precios e impida que se continúe en un proceso de empobrecimiento invariable.

Los salarios no cubren el costo de la vida

Por otra parte, como decíamos anteriormente el problema de los salarios en El Salvador  es su imposibilidad de cubrir el costo de la reproducción  de la fuerza de trabajo.

Muchas familias para lograr este objetivo deben poner a trabajar a dos o tres de sus miembros, cuando no se necesita que todos trabajen. Esta es una realidad producto de la misma estructura económica salvadoreña, es decir, del mismo sistema capitalista y su carácter imperialista.

El salario promedio en El Salvador es de $307.30 y solo cubre el 37% del costo de la CM, además una persona con este salario debe destinar el 62% de sus ingresos únicamente para alimentación y el resto para las demás necesidades.

Sin embargo, la situación es más difícil para los trabajadores con salario mínimo del sector Comercio que destinan un 84% y los de la industria 86%, pero es aun peor para las y los trabajadores de la maquila y la agricultura, ya que su salario no les alcanza ni siquiera para cubrir la CBU y la CBR respectivamente. Al primero le hacen falta $2.27 y al segundo $47.17. Por eso es que se dice que los salarios en El Salvador son de hambre.

Aumento general de salarios para contrarrestar los efectos de la crisis

Creemos que pese a que existen muchas formas de demostrar de forma técnica y científica que se puede dar un incremento salarial justo y equitativo, las cuales estaremos presentando en otras ediciones, el problema no es de carácter técnico o de posibilidades, como lo hacen creer el gobierno y la burguesía, sino una cuestión política en el marco de la lucha de clases, y la decisión de los explotadores de hacer caer el peso de la crisis en los hombros de los trabajadores.

Ante esta realidad, que mas del 80% de las y los trabajadores no posee un salario decente que le permita satisfacer sus necesidades de vida, es que se hace imperante que las y los trabajadores, se unan para luchar por un incremento general de salarios y vencer las políticas de recortes y ajustes impulsadas por los organismos internacionales.. Ya muchos, sobretodo del sector publico lo están haciendo, pero solo la unidad y la

independencia de partidos electoreros y del gobierno, podrá garantizar la victoria de esta justa y legitima reivindicación.


¡Todos y todas a luchar por incremento general de salarios!