El 15 de diciembre celebraremos los 30 años de la LIT en Centroamérica

En el marco de la inscripción electoral del Partido de los Trabajadores, realizaremos un acto de conmemoración de la historia de nuestra corriente Internacional el próximo 15 de diciembre en san José, contaremos con la presencia de camaradas del PST Hondureño, la UST Salvadoreña, la LTS Panameña y el PSTU de Brasil. 

Publicamos un extracto de la Historia de la LITCI

 

30litEl pasado 11 de enero se cumplieron 30 años de la fundación de la Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional (LIT-CI).

Tres décadas pasaron de aquella Conferencia Internacional que se realizó la ciudad de Bogotá, Colombia, con la participación de delegados de unos 18 países. La mayoría de estos delegados provenían de la exFracción Bolchevique (FB), corriente internacional cuyo principal dirigente era el trotskista argentino Nahuel Moreno, nuestro maestro y fundador del cual hace poco recordamos los 25 años de su partida física. A estos dirigentes morenistas se sumaron el venezolano Alberto Franceschi y el peruano Ricardo Napurí, otros dos importantes dirigentes que habían roto con el lambertismo debido a diferencias irreconciliables en el terreno de los principios y la moral revolucionarias.

De esa Conferencia de 1982 surge la LIT-CI, una organización internacional que, desde su inicio, ancló sus bases en el programa trotskista ortodoxo y funcionó internamente sustentado en el régimen leninista del centralista democrático.

Reivindicamos a la actual LIT-CI como una continuidad de la batalla permanente por mantener vivo el programa revolucionario, que varios revolucionarios dieron a lo largo de la historia del movimiento obrero, frente a los embates del imperialismo y de las direcciones burocráticas y traidoras que actúan dentro del movimiento obrero y social.

La LIT-CI nació defendiendo una teoría, la teoría de la revolución permanente; un programa, el programa de transición; un tipo organización, la internacional, el partido mundial de la revolución socialista basado en el centralismo democrático.

La defensa de este programa y principios organizativos fue fundamental hace 30 años y lo es mucho más en nuestros días, cuando la inmensa mayoría de la izquierda mundial –incluidas muchas organizaciones que se reclaman trotskistas – sucumbieron al vendaval oportunista que cobró fuerza en la década de los noventa y han abandonado completamente la lucha por el poder de la clase obrera –la dictadura revolucionaria del proletariado- y batalla por la construcción de una dirección revolucionaria a escala mundial que tenga por objetivo primero la destrucción del imperialismo y la edificación del socialismo, primer paso hacia la sociedad comunista.

La LIT-CI es producto de duras batallas que nuestra corriente internacional -al igual que en su momento lo hicieron Marx y Engels, Lenin y Trotsky- tuvo que librar en defensa de los principios, el programa, la política, el método y la moral revolucionaria en contra de todo tipo de corrientes revisionistas, dentro y fuera del propio movimiento trotskista internacional.

En este sentido, se impone destacar el papel de Nahuel Moreno. La causa de la construcción del partido mundial para hacer la revolución socialista fue una causa a la que Moreno dedicó sus mejores esfuerzos desde 1948. Esa lucha pasó por varias fases: en la IV Internacional unificada hasta 1953; en el Comité Internacional hasta 1963; en el Secretariado Unificado desde ese año hasta 1979 y en la construcción, en 1979, de la Fracción Bolchevique y, finalmente, con la LIT-CI, desde 1982. La construcción del Partido Mundial, es posible constatar, fue una obsesión de Moreno durante toda su vida. Era, como él mismo lo dijera: “la prioridad número uno del movimiento obrero”, es decir, no existía tarea más importante. Y, en esta comprensión tan fundamental en el marxismo, construyó varios partidos y educó a centenares de militantes y luchadores obreros, populares, campesinos y estudiantiles.

Esta, que es una necesidad histórica, se agudiza al máximo en nuestros días, donde, por un lado, el sistema capitalista-imperialista vive una de sus peores crisis económicas, sociales y políticas y, por el otro, las masas comienzan a resistir los ataques capitalistas en diferentes puntos de planeta, siendo picos de esa lucha el continente europeo y el impresionante proceso de revoluciones en el norte de África y Medio Oriente.

Centroamérica juega un rol fundamental en la reconstrucción de la Internacional.

La historia de la corriente Morenista en centroamérica es muy rica, comienza a finales de la década de 1970 cuando la entonces Fracción Bolchevique (FB) y el Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia (PST-C) impulsan la formación de la Brigada Simón Bolívar para ir a combatir a Nicaragua contra la dictadura de Anastasio Somoza, junto al Frente Sandinista (FSLN).

Después de la caída de Somoza, los choques con la política del gobierno sandinista (que estaba reconstruyendo el Estado burgués) llevan a que éste expulse de Nicaragua a la Brigada. El vergonzoso apoyo que el Secretariado Unificado (SU) de la Cuarta Internacional dio a esta medida del gobierno sandinista fue el elemento central que llevó a la ruptura de la FB con el SU, y a su conformación como organización internacional independiente. Pocos años después, en 1982, se fundaría la LIT-CI.

Actualmente es la corriente trotskista más dinámica de la región centroamericana, con varias organizaciones jóvenes y en crecimiento, como el Partido de los Trabajadores (PT) de Costa Rica, la Unidad Socialista de los Trabajadores (UST) de El Salvador, el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) de Honduras, que volvió a la LIT en su último Congreso Internacional (2011), y una organización simpatizante en Panamá, la Liga de Trabajadores Hacia el Socialismo (LTS).