La Reforma Fiscal propuesta por el gobierno golpea a la clase trabajadora.

Edgar AyalesQue la crisis fiscal paguen los empresarios que la causaron

Hoy nuestro país se encuentra al borde de una de las peores crisis fiscales de la historia nacional. El gobierno Chinchilla en alianza con otros partidos mayoritarios han buscado diferentes salidas a esta y en todos los casos amenazando las condiciones de vida de la clase trabajadora.

Es necesario poder ubicar a los verdaderos culpables de la condición económica que hoy afronta Costa Rica. La crisis Económica mundial se evidencia claramente en nuestro país a través del déficit fiscal, que ya para el próximo año está proyectado en 5%. Durante las últimas década los gobiernos se han empeñado en favorecer a los grandes empresarios.

 

Casos concretos de esto ha sido la apertura comercial y las empresas en régimen de zonas francas, culpables de que el país hoy perciba menos en recaudación por aranceles.

Debido al poco ingreso fiscal, el gobierno se ha endeudado irresponsablemente para financiar el gasto público: hoy Costa Rica destina más del 50% de su recaudación fiscal en pago de interés en deuda interna y externa, y aun así el país sigue endeudándose.

El sistema tributario actual se basa en dos ejes el impuesto sobre la renta y el impuesto de ventas que representan un 67% de la recaudación de impuestos.

Además, el país enfrenta una alta evasión de impuestos debido a los amplios portillos legales, este incumplimiento representa para el país un 5.8% del PIB.

Sobre las causas de la crisis fiscal, no podemos dejar de lado la corrupción y desfalcos nacionales como parte de este problema.

Por esto entre otras razones es claro que son los gobiernos y los sectores empresariales los culpables de la situación nacional y por eso debemos defender que sean ellos los que paguen y salden el déficit fiscal.

El Plan de Contingencia Fiscal: un nuevo proyecto para cobrarle la crisis a los trabajadores.

Durante el mes de octubre, el Ministerio de Hacienda hace pública una “Agenda para el diálogo Nacional”, donde una vez más se pretende trasladar la crisis nacional a las clases populares de nuestro país.

Algunos de los ejes que toma esta agenda y afecta directamente a los sectores populares son:

Modificaciones y recortes al gasto público que intenta atacar tanto la calidad de los servicios públicos, como los salarios y los pluses salariales de los trabajadores.

Convertir el Impuesto General de Ventas en Impuesto de Valor Agregado, lo que obliga a gravar de impuestos a toda la cadena de productiva de bienes y servicios, generando un aumento radical en los precios de los productos finales.

Elimina o minimiza las exoneraciones de impuestos sobre la renta incluyendo servicios, esto podría incluir incluso productos de la canasta básica, lo que reflejaría un golpe bajo a los bolsillos de las familias costarricenses.

Esta agenda también afecta a los sectores de la población como la pequeña empresa que goza de los beneficios fiscales, ya que propone que estas graven impuestos igual que las grandes compañías.

También se propone la implementación de nuevos impuestos relacionados con el ambiente, impuestos de traspaso de bienes muebles e inmuebles, impuestos de circulacion vehicular entre otros.

Además este proyecto fiscal golpea la educación pública pues propone bajar la inversión en educación de un 8% del PIB, a un 7%.

Es claro que esta agenda achaca la crisis fiscal a la clase trabajadora y pretende reformas que hace que seamos los trabajadores los que paguemos este hueco fiscal generado realmente por las decisiones de los gobiernos de partidos empresariales.

¡Que la crisis fiscal la paguen quienes la generaron!

Por esto en el partido de los trabajadores reivindicamos que sean los culpables de la crisis los que paguen. Además buscamos una salida a esta crisis que mejore las condiciones de vida de las clases populares y solo podremos hacerlos como una agenda para los trabajadores que incluya.

● Una reforma fiscal progresiva que haga que los que más tienen sean los que más paguen.

● Que grave impuestos a las Zonas Francas que se aprovechan de los recursos de nuestro país.

● Costa Rica debe desconocer el pago de la Deuda Externa e invertir en los servicios públicos y obra pública.

● Ruptura inmediata con tratados de Libre comercio, que genera aumento en ingresos por arancel.

● Fiscalización de la clase trabajadora de los recursos del Estado.

Debemos exigir al gobierno que esta agenda de discusión se abra a los sectores populares, denunciar quiénes son los verdaderos culpables de la crisis del Estado, y exigirle al Estado mejoras inmediatas en servicios públicos como salud y educación, un Plan de Obras públicas para la clase trabajadora, como punto de emergencia frente a la necesidades de los costarricenses.