¡Costa Rica debe romper relaciones diplomáticas con Israel! Carta de Héctor Monestel

 

Desde el 8 de julio, el mundo ha sido testigo de cómo uno de los ejércitos más poderosos del mundo, el israelí, masacra todos los días a niños, mujeres y a la población civil en Gaza,  donde casi dos millones de personas están atrapadas en una franja de tierra reducida, casi del tamaño del cantón central de Alajuela.

No hay excusas para Israel. Sus tropas asesinas bombardean escuelas de la ONU, hospitales, mercados llenos de gente durante una tregua, matando niños indefensos. Más de 1.800 palestinos han muerto, de los cuáles más de 300 son niños. 80% de los muertos palestinos son civiles. Ya son más de 9.000 heridos. Del lado Israelí por otro lado, las victimas se reducen a decenas, todos soldados.

Lo que acontece no es una guerra, es una masacre y una operación de terrorismo de Estado para punir colectivamente a este pueblo por aspirar a tener un Estado soberano y no un territorio ocupado, ilegítima e ilegalmente, por Israel hace 47 años, y luego objeto de un brutal bloqueo.

En todo el mundo, millones de personas se han manifestado en apoyo al pueblo palestino y contra esta acción digna de las más grandes demostraciones de barbarie de la historia.

Cinco países latinoamericanos, Brasil, Chile, Ecuador, Perú y El Salvador, ya llamaron sus embajadores en Israel para consultas, el último estadio antes de la ruptura de relaciones diplomáticas. Bolivia incluyó a Israel en una lista de “Estados terroristas”, anulando el acuerdo de exención de visa entre los dos países. Otros países han roto desde hace años sus relaciones con Israel, como lo hizo Nicaragua en 2010, y Venezuela y Bolivia en 2009, durante una anterior operación fatal en Gaza, o Cuba en 1973 tras la guerra de Yom Kipur.

A pesar de todo esto la mayoría de gobiernos a nivel mundial, en particular los de Europa y Estados Unidos siguen respaldando a Israel o al menos tolerando esta operación genocida.

La ONU misma, a pesar de haber sufrido ataques en sus mismísimas escuelas, contra su propio personal, se limita a hacer inofensivas condenas que son respondidas por Israel con mayores bombardeos. Esta condescendencia en el trato con Israel de parte de la ONU no solo es una gran hipocresía, sino que a fin de cuentas revela la verdadera naturaleza pro imperialista de este organismo.

La coherencia con la tradición democrática que hay en Costa Rica exige que el Gobierno pare de relacionarse y conciliar con un Estado que niega al pueblo palestino su derecho a existir y lo masacra día por día.

Exigimos, por tanto que el gobierno del presidente Luis Guillermo Solís rompa inmediatamente las relaciones diplomáticas con Israel y retire definitivamente su embajador de allí.

Hemos hecho también un llamado a la bancada del Frente Amplio, mediante una carta entregada el pasado 22 de Julio, para que impulse una moción en la Asamblea Legislativa que exija al gobierno de Solís, aliado suyo actualmente, romper relaciones con Israel. Seguimos esperando respuesta.  

Hector Monestel
Presidente del Partido de los Trabajadores