Congreso extraordinario de la APSE para la transformación a sindicato


congresoextraordinario042013El viernes 5 de abril se realizó el congreso extraordinario para conocer la reforma a los estatutos de la Organización tendiente a adaptar la estructura jurídica a la figura del sindicato regulado por el Código de Trabajo.

El debate del pasado congreso y la necesidad de una discusión amplia y democrática

Dicho congreso extraordinario se aprobó en el LVII Congreso Nacional realizado en agosto del 2012, donde se votó “la transformación de la APSE, constituida como una Asociación al amparo de la Ley de Asociaciones, en una organización sindical de acuerdo con la legislación de trabajo vigente” y la convocatoria a “un Congreso Nacional Extraordinario en el transcurso del primer semestre del año 2013, a fin de aprobar la reforma estatutaria correspondiente”.

Este acuerdo marca un cambio histórico que fortalece la lucha de la APSE y de los trabajadores del país. No obstante el proceso mismo ha tenido poca discusión, lo cual algunos afiliados venimos planteando desde agosto del año pasado; lamentablemente una vez más llegamos al congreso extraordinario sin haber podido conocer y discutir con calma los nuevos estatutos, limitando la posibilidad de participación efectiva de todos los afiliados y la comprensión de la importancia de asumir la estructura natural de la clase trabajadora.


Señalamientos y propuestas sobre los nuevos estatutos

Los nuevos estatutos fueron divulgados por correo electrónico durante la semana santa, volviendo casi imposible discutirlos detenidamente.

El elemento más importante de la reforma propuesta es que se adopta la figura de sindicato industrial, permitiendo que todas las personas trabajadoras de la educación puedan afiliarse, tanto de la primaria como de la secundaria.

La incorporación de la primaria es un avance que le permite a la APSE intentar organizar a todo el magisterio, no obstante la imposición de una estructura de base discriminatoria desalienta su plena incorporación. Pese a que varios delegados presentamos mociones en el sentido de que se garantizara una base en cada institución de primaria, la metodología usada por la mesa no permitió que dichas mociones se pusieran en votación y se aprobó una reforma que sólo le permite a la primaria crear una base en cada una de las 33 regionales de la APSE, a diferencia de la secundaria donde se puede constituir una base por cada institución.

Otra discusión que planteamos en el congreso fue la necesidad de avanzar hacia una estructura más democrática de elección, cambiando la elección persona a persona por un mecanismo de elección por listas o tendencias donde el Directorio se integre de manera proporcional según los votos emitidos. La proporcionalidad es un mecanismo democrático que permite la existencia de pesos y contrapesos en la conducción de la organización, asegurando la posibilidad de que todos los grupos o colectivos puedan acceder a la dirigencia aunque sea en condición de minoría.

Otro de los puntos aprobados y que consideramos negativo es la atribución a la Asamblea General de “Ratificar la elección de los miembros de la Junta Directiva y sus respectivos suplentes, al Fiscal General y su suplente”. Esto abre la posibilidad real de que la Asamblea se eche abajo la elección universal, directa y secreta que es una conquista en la APSE. Nuestra propuesta de eliminar este punto no se puso en votación argumentando cuestiones legales, pese a que el Código de Trabajo no indica expresamente que esta sea una obligación, y más aún que sindicatos con votación universal (SINDEU, SEC, ANEP) no tiene esa atribución en sus estatutos.

Al final de la tarde se abrió una discusión lamentable tendiente a rebajar los montos que aportan a la APSE los representantes en las instituciones del magisterio (Sociedad de Seguros, JUPEMA, Caja de ANDE); dichos representantes debían reintegrar a la APSE un 20% de su ingresos por sus jugosas dietas en esas instituciones, pero ya en el congreso de agosto pasado se pretendió bajar a un 10% y en este congreso nuevamente volvieron sobre el tema; pese a la oposición de más de la mitad de los presentes se interpretó que por no haber un acuerdo de dos terceras partes se eliminaba todo el 20% indicado en el estatuto. Estos representantes además de sus millonarias dietas tienen carros discrecionales, gran cantidad de viajes pagos al exterior y no tienen que trabajar en sus colegios; la discusión de bajarles el monto de aporte estaba fuera de lugar y ahora la eliminación de todo el porcentaje de aporte es repudiable, creemos se deben tomar cartas en el asunto para acabar con estos privilegios.

Y ahora, ¿qué sigue?

El cambio a sindicato y las reformas a los estatutos no son temas superados; debemos intentar que los estatutos aprobados se revisen de forma integral en el marco del congreso de agosto próximo, en el cual además elegiremos la nueva Junta Directiva del APSE como sindicato conforme los nuevos estatutos. Esto significa que agosto será un mes clave para consolidar este cambio, ante el cual no debemos descartar que haya que dar una lucha política contra el Ministerio de Trabajo o el Registro de Asociaciones para lograr la transformación definitiva, por cuanto el gobierno es probable intente atravesar obstáculos a este cambio tan importante para la Organización.