Conclusión: Para llevar a cabo un programa socialista, proponemos la necesidad de un gobierno de los trabajadores

La actual situación de nuestro país demuestra que los empresarios y sus partidos son incapaces de gobernar para los intereses de los trabajadores. Basta con ver el ejemplo del sistema de pensiones que hoy tienen prácticamente en la quiebra, la situación de la salud pública que cada día está peor, o la situación de los derechos laborales y las conquistas sociales, que son cada vez más un mito. En fin, ejemplos de esto sobran.

En el marco de la actual crisis esto solo va a empeorar. La única salida que plantean todos los partidos de los empresarios es que la crisis la carguemos sobre nuestras espaldas los trabajadores. El creciente desempleo, la creciente violación de derechos laborales, los tarifazos y el actual plan de “consolidación fiscal” son ejemplos claros de esto.

De hecho, la pretendida “salida” que proponen estos partidos no es más que la profundización de este modelo que nos tiene en la ruina. Proponen más TLC, mas excepciones para las empresas, más “libre comercio”, más apertura y desregulación. Proponen más impuestos regresivos, que recaen sobre el pueblo trabajador. Lo que proponen es que la mayoría nos soquemos la faja, para que una minoría no pierda sus indignantes privilegios.

Los hechos son claros: Si los partidos de los empresarios siguen gobernando, a costillas de todos y para un pequeño grupo de privilegiados, la miseria en nuestro país va a seguir aumentando y la situación va a ser cada vez más difícil. Un eventual gobierno del PLN, del ML, del PAC o del PUSC simplemente seguiría destruyendo las conquistas sociales, los derechos laborales, nuestro sistema de pensiones, el medio ambiente e incluso la propia soberanía de nuestro país.

En el caso del Frente Amplio, consideramos que sus propuestas se quedan a medias, pues se limitan a plantear reformas dentro del sistema capitalista, y no plantean puntos vitales como la ruptura con el TLC, el cese de pago de la deuda externa, la nacionalización de los medios de producción estratégicos, etc.

Desde el Partido de los Trabajadores estamos seguros de que la única forma de salir de la crisis en la que nos han metido los grandes capitalistas es mediante una salida y un programa socialista. Pero… ¿Qué significa una salida socialista a la crisis?

En primer lugar esta salida parte de que es necesario planificar y regular la economía en función de las necesidades e intereses históricos de la clase trabajadora. El sometimiento de la economía de nuestro país a las “necesidades del mercado” es en buena parte culpable del aumento de la miseria y la dependencia. Nuestro país no puede salir de esta situación, y construir una economía que permita satisfacer nuestras necesidades, si seguimos dejando que los empresarios hagan y deshagan a su antojo.

Esta regulación no se puede realizar en tanto los principales medios de producción (las tierras, las fábricas, la maquinaria) estén en manos de un puñado de empresarios. De hecho, mientas esto suceda los empresarios evaden uno tras uno los controles y la regulación, y hacen imposible cualquier planificación de la economía.

Por esta razón nuestro partido plantea la necesidad de nacionalizar y recuperar los medios de producción, y de poner a producir estos medios de producción bajo el control del pueblo trabajador y en función de sus necesidades. Poniendo a trabajar la tierra para producir granos básicos y alimento para los trabajadores podemos garantizar nuestra soberanía alimentaria y bajar el costo de la vida. Recuperando las cementeras podemos garantizar construcciones y obra pública de mejor calidad y más barata. Nacionalizando las empresas a quienes hoy se les concesionan los servicios públicos podemos garantizar que cese la estafa y el robo, y abaratar y mejorar los servicios.

Esto no es más que recuperar para el pueblo trabajador la fortuna que ha salido de su propio trabajo y de su propio esfuerzo. Nacionalizar los medios de producción y regularlos socialmente permite garantizar mejores condiciones de trabajo, producir puestos de empleo, invertir la riqueza del país en mejorar el nivel de vida de las mayoría, y hacer que cese el saqueo de las transnacionales en nuestro país. De esta forma nuestro país puede utilizar sus recursos para dejar de ser dependiente de los vaivenes del mercado y de los caprichos transnacionales.

Es importante aclarar que no estamos proponiendo que el país cierre sus fronteras. Simplemente estamos proponiendo que el país debe hacer valer su soberanía plenamente. Nuestras propuestas tampoco rechazan la integración económica, simplemente proponemos una integración bajo bases completamente distintas. La actual “integración” supone la subordinación de nuestra economía y nuestros recursos al imperialismo. La actual “integración” se basa en la depredación del medio ambiente y los recursos, y en una competencia irracional en la que siempre ganan los mismos, y pierden los trabajadores.

Desde el PT abogamos por una profunda integración con el resto de la región centroamericana, pero proponemos que esta se base en la solidaridad, en la cooperación. Esto solo puede ser posible con una ruptura de la región con el imperialismo y sus tratados, y con la construcción de gobiernos de la clase trabajadora en estos países.

Para llevar a cabo este programa socialista nuestro partido propone la necesidad de un gobierno de los trabajadores. Los empresarios han demostrado que sus gobiernos, y la forma en que organizan el estado, solo sirve para prolongar la miseria de los trabajadores.

No proponemos simplemente un gobierno del PT al frente de este estado, que está organizado de la forma más antidemocrática posible. Proponemos en cambio una transformación profunda de todas las instituciones estatales, un gobierno de la clase trabajadora a través de sus organizaciones sindicales, barriales y populares.

Esta es la única forma en que podemos garantizar que los intereses históricos de los trabajadores sean priorizados. De hecho, nuestras actuales candidaturas y todos los esfuerzos de nuestra organización están en función de luchar incansablemente por que los trabajadores sean los que gobernien este país.

Hoy estamos haciendo un llamado a que voten por nuestro partido, pues queremos llevar trabajadores socialistas a la Asamblea Legislativa que puedan defender incansablemente una agenda de la clase trabajadora. Queremos tener luchadores comprometidos con la clase trabajadora, que denuncien lo que sucede ahí, que se opongan frontalmente a la agenda de los partidos empresarios. Estamos llamando a que voten pues queremos disputar las elecciones contra las “opciones” políticas de los empresarios, reivindicando el hecho de que los trabajadores podemos y debemos gobernar.

Sin embargo, más que votar, nuestro llamado es a que los trabajadores nos organicemos y luchemos día a día por cambiar nuestra situación. Votar no es suficiente para la clase trabajadora, sino que debemos organizarnos en las empresas, en los barrios y comunidades. Debemos movilizarnos, luchar por defender nuestros salarios y nuestras conquistas.

Es aquí, en el terreno de la organización y la movilización que creemos que se construye una verdadera salida para nuestra actual situación. En fín, nuestro programa no depende de tener 1, 2, 10 o 50 diputados. Depende de la lucha social, de la organización y de la movilización de toda la clase trabajadora de nuestro país.

En ese sentido, nuestro llamado no es solo a votar por una opción socialista, sino sobretodo un llamado a construir con nosotros esta herramienta de lucha y organización para la clase obrera. Queremos que ustedes nos acompañen en esta lucha diaria por un gobierno de los trabajadores, que ni em

pieza ni termina en las elecciones. Nuestra invitación es a que entren a construir el PT con nosotros, que asuman la tarea de organizar y movilizar al resto de los trabajadores cotidianamente para que defiendan sus intereses.

Este enérgico llamado lo hemos resumido durante la campaña con 2 consignas: ¡Voten por trabajadores socialistas! ¡Construyan con nosotros el PT, pues no basta votar, también hay que luchar!Esta es la invitación que hoy les hacemos. Nuestro futuro depende de ello.