Colapso de la Circunvalación: crisis de inversión pública y bancarrota del modelo de concesiones

puente

Durante el último mes las personas que habitamos o trabajamos dentro del área metropolitana, venimos padeciendo los efectos del colapso de la carretera de circunvalación a la altura del cruce Hatillo 7 y 8. Tardías que ningún patrón paga o perdona, buses atestados de gente, parados por horas en las presas y un sin fin de consecuencias más que son el resultado de este colapso vial que seguirá empeorando la calidad de vida de todos los trabajadores.

 

El 24 de agosto pasado uno de los costados del terreno de esta carretera se hundió debido a la falta de mantenimiento de una importante alcantarilla del Río María Aguilar que colapso y comenzó a lavar el terreno que sirve de base para la carretera. El Ministro del MOPT, Pedro Castro,en un intento de show de eficiencia, se apuro a “reestablecer el paso” mediante la colocación de los puentes Bailyes desoyendo las advertencias del LANAMME y de la misma constructora H. Solis sobre el peligro de instalar los puentes sin reforzar los taludes.

Durante los últimos días, ya cuando los puentes habían sido instalados con un costo de 1000 millones para el país, los taludes sobre los que se apostaba el puente cedieron a nuevos deslaves. Por lo que el gobierno decidió cerrar la vía completamente por dos meses para su reparación. Ante este fallonazo, Pedro Castro declaró ante los medios que el incremento en las lluvias había sido un imprevisible “acto de Dios”, a pesar de que ya se le había advertido el riesgo de los taludes que basan el puente.

Los primeros días de paso cerrado por este cruce ya están avisando el infierno que estos dos meses harán de la vida cotidiana de miles de trabajadores. Y como si no bastara, tan solo un día después de este hundimiento se reportaron otros relacionados con alcantarillas tanto en Heredia, en la carretera contiguo a la MABE, Alajuela centro y en Cartago frente al CUC.

Desde el PT afirmamos que el fracaso del gobierno de Chinchilla en el tema vial no es mera consecuencia del clima, ni tampoco cuestión de realizar ajustes en el modelo de concesión actual como sostienen algunos partidos. Para nosotros el presente colapso vial es la consecuencia de décadas de decaimiento en la capacidad de inversión del estado en obra pública, de la implementación de un modelo de concesión que no solo nos ha hecho dependientes de las constructoras para arreglar nuestras calles, sino que además ha sido un nido de desfalcos a beneficio de unas pocas empresas como ya se demostró con la Trocha y con los interminables e impagables arreglos de la carretera a San Ramon.

Es solamente lógico que este tipo de cosas sigan pasando en un país en donde el presupuesto recaudado de impuestos se ha venido desplomando debido al libre comercio y la evasión fiscal; y en donde además se destina nada menos que la tercera parte del dinero del estado para pagar una deuda publica que no se usa para grandes obras de infraestructura como se podría pensar, sino para pagar gastos básicos como salarios, asistencia social y pensiones que ya el estado no puede costear.

Hoy por hoy abundan propuestas de la burguesía y de los partidos políticos para resolver los problemas de infraestructura vial que lejos de romper con está lógica que describimos más bien la profundiza. Araya por ejemplo venía proponiendo que se usarán los fondos de pensiones de los trabajadores para financiar obras de infraestructura. Como si los trabajadores pudiésemos confiar en que un estado en quiebra y dirigido por corruptos fuera a recuperar nuestro dinero.

El mismísimo José María Villalta del FA, se ha pronunciado múltiples veces a favor de usar el dinero de la deuda externa (eurobonos) para financier la carretera a San Ramón, avalando así la política del gobierno de seguir hipotecando el país con la deuda sin antes combatir la evasión fiscal o romper con el libre comercio.

Más recientemente en el caso de los hundimientos, el candidato del PAC, Luis Guillermo Solís ha salido a decir que como gobierno instalaría un tren eléctrico interurbano sin discutir de dónde conseguiría el financiamiento. Si bien no lo dice en la misma declaración, es conocido su posicionamiento favorable a temas como los recortes de pluses salariales y la conversión del impuesto de ventas al IVA que son parte de la misma política del PLN.

Desde el PT creemos que la única perspectiva realista para enfrentar el problema es admitir que sin suspender el pago de la deuda, erradicar la evasión fiscal y cobrarle impuestos a las empresas beneficiadas por exoneraciones como las de la ley de zonas francas, es imposible revertir la crisis de infraestructura que sufren nuestras carreteras, colegios y también hospitales.

El incumplimiento con el 8% del PIB para la educación en el presupuesto 2014 y el hecho de que el país no cuente ni con la mitad de los recursos anuales necesarios para revertir 35 años de déficit en infraestructura vial (El Financiero, 28 de Abril), sirven para demostrar que los gobiernos de los empresarios no están ni cerca de una solución a dicha crisis.

Ante está realidad nuestra propuesta como PT es acabar sin reparos con la sangría de recursos que representa el modelo de concesiones en general y en particular del CONAVI derogando la ley de concesión de obras públicas. Además es vital frenar el endeudamiento del país y suspender el pago de intereses y amortizaciones que consume una tercera parte del presupuesto del estado. Este dinero debe financiar un plan de obras públicas que solvente la falta de aulas, mejore y amplíe los hospitales y ebais, construya guarderías públicas y reconstruya el sistema vial y de transporte público del país. Es el estado quien asumirá la construcción de este plan atacando de está manera el desempleo, y serán los trabajadores y las comunidades, principales interesados, quienes harán una labor de fiscalización para garantizar la transparencia y calidad de las obras.

¡Fuera Pedro Castro!
¡No más concesiones corruptas! ¡Derogación de la ley de concesión de obra publica!
!Suspendamos el pago de tanta deuda!, Que este dinero pase a financiar un plan de obras públicas a beneficio del pueblo trabajador.
¡Financiemos mejores carreteras y transporte público estatal barato y de calidad cobrando impuestos a las empresas exoneradas y acabando con la evasión fiscal!