Banco Mundial y las Universidades al servicio del gran capital.

 

prestamo banco_mundial_ucr_2El pasado 9 de abril, el Consejo Universitario de la UCR, paradójicamente en la misma semana de la celebración de la “Autonomía Universitaria”, dio luz verde a que en la Asamblea Legislativa se vote el préstamo de $200 millones para las 4 universidades públicas, con el B.M. para su financiamiento.

Así la UCR se unió a la administración del ITCR, UNA y UNED en el visto bueno para el proyecto, en medio de halagos y “buenas intenciones”, vendiendo así la autonomía universitaria, impulsando uno de los acuerdos que esas mismas administraciones pactaron con el gobierno en la histórica traición a los estudiantes y trabajadores durante las jornadas de lucha del 2010 por el presupuesto universitario, abriendo un proceso de desfinanciamiento y desmantelamiento de la educación superior.

Ese préstamo, incluye una supervisión permanente tanto de las autoridades del B.M, como del gobierno y la Asamblea Legislativa sobre el uso de esos dineros, lo que secuestra la autonomía financiera de las universidades, además el dinero proveniente del préstamo, debe ser utilizado centralmente para acreditar las carreras según los lineamientos internacionales quienes colocan los planes de estudio en función de las necesidades de las empresas y la dinámica económica, así como la apertura de nuevas ingenierías en función de la inversión extranjera proyectada y las necesidades de mano de obra de las empresas asentadas en las zonas francas.

Pero mientras el B.M y las Rectorías hacen su fiesta con la autonomía universitaria para poner las universidades al servicio de las necesidades de las trasnacionales y no del pueblo, el papel de las representaciones estudiantiles y directorios dirigidos por la Juventud del PAC es nefasto, y se colocan al lado de la administración y del gobierno más bien señalando “las bondades” del proyecto e intentando ridiculizar a quienes se manifiestan en contra.

Esa actitud entreguista y pro gobierno la toman además cuando conscientemente se niegan desde la FEUCR apoyar el proceso de organización estudiantil en occidente contra la concesión, y ahora callan con la llegada de B. Obama al país, porque abiertamente sus partidos progresistas saludan la llegada del representante del imperialismo a suelo costarricense. Además renuncian al método asambleario y a la movilización como herramienta de lucha, abandonando a las bases del movimiento estudiantil en la desinformación y desarticulación.

Desde el MAS levantamos la bandera de la unidad con los trabajadores en las 4 universidades públicas para que juntos mediante la discusión democrática y utilizando la movilización como herramienta logremos expulsar al B.M. y sus agentes de las universidades financiadas por el pueblo.