Asamblea general de la APSE no sirve para preparar las luchas

1En la pasada asamblea, realizada los días 6, 7 y 8 de agosto, fue evidente el malestar de los afiliados por los malos resultados de la pasada huelga, la cual no fue victoriosa, ésto por entera responsabilidad de las dirigencias sindicales.

 

La dirección del sindicato se opuso a un debate en torno al balance de la huelga, pese a ellos, insistimos en un punto especial sobre el tema. Logramos que se votara una moción que obtuvo 550 votos a favor de poco más de 1100 presentes; pese a no alcanzar las 2/3 partes requeridas según la interpretación de la mesa, sí fue claro el apoyo a nuestra postura a favor de un debate y un posicionamiento crítico.

Desde inicios de la asamblea propusimos resoluciones concretas que vendrían a marcar una línea clara de lucha e independencia del gobierno. Levantamos banderas de los sectores más golpeados en nuestro sindicato y cuyas reivindicaciones hoy no son prioridad en la agenda de lucha, como el pago del 18 % de riesgo de peligrosidad para los guardas o la equiparación de los salarios de los conserjes.

En los pocos espacios que tuvimos nos pronunciamos también sobre la negociación salarial del II semestre, en la cual la dirigencia aceptó un monto menor a la inflación acumulada que se venía utilizando como base desde el 2010 y el compromiso de negociar con el gobierno una política de empleo que es la antesala del salario único a lo cual debemos oponernos.

La dirigencia intento aumentar sus privilegios salariales; por más de cuatro horas el punto más debatido fue la propuesta de aumentar en 8 lecciones el monto de salario que reciben los dirigentes. Pese a las maniobras logramos un triunfo de la base, impidiendo que se obtuvieran las 2/3 partes de los votos, con una votación de 934 a favor de la dirigencia de más 1800 presentes.

La asamblea nos reafirma la necesidad de organizarnos desde las bases para cambiar esta realidad. En eso estaremos trabajando.