Apoyamos las luchas comunitarias de Orosi, San Miguel y Alajuelita

Tan solo en los últimos días, tres comunidades de diversas localidades del país han decidido tomarse las calles y presionar al gobierno de Solís para asegurar una pronta resolución de sus reclamos.

Los primeros fueron vecinos de Orosi, agrupados en el movimiento Orosi Vive. Estos protestaron el 16 y 17 de Julio pasado contra la extracción de materiales en las orillas del río Orosi, por parte de una empresa que pone en peligro la vida y viviendas de decenas de familias en la zona.

Mediante bloqueos en las dos rutas de acceso a la zona, buscaron lograr que el MINAE y el gobierno intervengan para frenar la concesión y reclaman que la empresa, Orosi Siglo XXI, indemnice a las familias afectadas.

Ayer, 21 de Julio fue el turno de los vecinos de San Miguel e Higuito de Desamparados. Padres de familia y estudiantes acompañados de la banda reclamaron por la falta de regulación del relleno sanitario ubicado en El Huaso de Aserrí.

Este relleno, administrado por la empresa EBI, ha sido repudiado por vecinos de Aserrí y Desamparados desde su apertura. En 2007 y 2010 diversas comunidades aledañas al relleno  se manifestaron con bloqueos denunciando afectaciones a la salud, filtración e inundaciones a viviendas con el agua de los desechos y un manejo inadecuado por parte de la empresa.

Recientemente estas comunidades de San Miguel e Higuito protestaron en casa presidencial denunciando contaminación del agua debido al botadero, mal estado de calles y falta de presencia policial e inseguridad en la zona.

Por otro lado, el día de hoy vecinos organizados en la Comité de Vivienda y Lucha contra la Pobreza de Alajuelita (COLUPOA) protestaron en la casa de Luis Guillermo Solís y en Casa Presidencial para exigir que este gobierno cumpla con proveer vivienda digna a cientos de familia de la zona. En concreto reclaman que no se elimine Ley 59 del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda, la cual obliga al Ejecutivo a destinar recursos para dar una casa digna a quienes carecen de ella.

Desde el Partido de los Trabajadores celebramos que cada vez más comunidades se estén movilizando en defensa de sus reivindicaciones. Luchas como estas tienen todo en común con otras luchas que han tenido lugar en los últimos meses.

Hablamos de la recuperación de territorios indígenas usurpados por terratenientes en Salitre , la defensa de la ASADA de playa Potrero del AyA que buscaba ponerla al servicio del capital turístico, la lucha de la comunidad de Barva en contra de la entrega desplanificada de la Municipalidad de sus fuentes acuíferas a grandes inmobiliarias e industrias.

Todas estas luchas son reflejo de como el pueblo trabajador está harto de que su derecho a la salud, a la vivienda, a la tierra, al agua, a una provisión de servicios públicos de calidad sea puesta siempre en último lugar, debajo de los negocios de los empresarios y de las “prioridades” de tantos gobiernos que solo buscan como beneficiar a estos últimos y a sí mismos.

Cada vez más comunidades deciden lanzarse a las calles para acabar con décadas de postergación de sus necesidades, así como de engaños y soluciones a medias. Desde el Partido de los Trabajadores lo celebramos y ponemos nuestro partido al servicio de todas estas luchas.

Este nuevo “gobierno del cambio” no ofrece nada nuevo en relación a los anteriores. Esto lo viene dejando en claro con sus tarifazos, sus nulas acciones para frenar los despidos, sus negativas a invertir en vivienda, sus medidas de recorte al gasto social disfrazadas, su continuidad con la política de favorecer grandes negocios y concesiones, etc. Es un agente más de los mismos intereses empresariales que mandan en todas los ámbitos de la vida de nuestro país.

Por eso es necesario que como pueblo, unifiquemos nuestros reclamos para impulsarlos con más fuerza y también combatir más eficientemente la raíz común de nuestros sufrimientos.

Urge que impulsemos con lucha nuestras propias soluciones a cada problema que nos causan los empresarios y gobiernos, tal y como lo hicieron los vecinos de Barva que lograron frenar la entrega de su agua y los de Playa Potrero que lograron mantener el control sobre su acueducto.

¡Toda la solidaridad con las luchas vecinales!
¡Unifiquemos nuestros reclamos en un mismo plan de lucha y sigamos adelante!