Ante resultado de segunda ronda: ¡Ni tregua, ni confianza al nuevo gobierno!

  • Posición de Luis Guillermo Solís en temas fiscal, costo de vida, empleo público promete continuidad neoliberal.

comuicado-segunda-ronda-2014

 

El pasado 6 de abril, Luis Guillermo Solís ganó las elecciones con un amplio margen de votos, incluso sacando ventaja en las provincias donde el PAC no contaba con suficiente apoyo en la votación de febrero.

Esto es así, pues la figura de Luis Guillermo Solís pareciera capitalizar el voto castigo contra el PLN, donde partidarios en primera ronda de otras agrupaciones votaron para sacar a Liberación Nacional del gobierno; y hoy miles depositan en el nuevo gobierno del PAC la ilusión de “un cambio en la política” de las últimas décadas.

 

Desde el PT hemos defendido lo importante que es la protesta del pueblo trabajador contra el PLN y las políticas neoliberales. Pero además hemos advertido que pese a las expectativas en el PAC, este nuevo gobierno continuará con la herencia neoliberal, pues sus propuestas nunca han sido a favor del pueblo trabajador, sino que ha demostrado sus intenciones de seguir trasladándonos a los trabajadores los costos de la crisis económica y fiscal del país.

La trampa de la unidad nacional y la concertación:

Si se puede decir que algo ha marcado este proceso electoral, pero principalmente la posición pública del PAC, es el discurso de “diálogo” “unidad nacional” y de “concertación”.

Por una parte, el mismo PLN fue contundente tanto a la hora de la renuncia de Jhonny Araya, como al recibir los resultados de la segunda ronda: ponen su partido y bancada legislativa al servicio del “Acuerdo Nacional”, para concertar los proyectos fiscales, los de generación de energía y de obra pública.

Por otro lado, el PAC por su debilidad en el congreso legislativo y su inexperiencia en el poder ejecutivo, ha sido categórico que su plan de “unidad nacional” pasa por incorporar en el gobierno a la “mejor gente”, sin importar la corriente política de donde provengan, ya sean del PUSC e inclusive del PLN.

“Unidad Nacional”, para gobernar con las mismas figuras…

La alianza con el sector ex PUSC de Pacheco fue el primer paso en este sentido, incorporándose a sus vicepresidencias. Y ya se ha anunciado que tanto Ana Helena Chacón como Helio Fallas, posiblemente asuman cada uno un ministerio además de su correspondiente vicepresidencia.

Cabe recordar que el gobierno de Pacheco fue quien le dio el apoyo oficial a la invasión norteamericana contra Iraq, así como el primer impulsor del TLC con Estados Unidos. Por ejemplo, Ana Helena Chacón fue de las principales promotoras de la campa del “Sí al TLC”, además de ser la Viceministra de Seguridad que reprimió violentamente luchas como la de los campesinos de la comunidad de Bambuzal (Puede leer una entrevista sobre esta lucha en Socialismo Hoy N°62).

Como un segundo paso, hoy se anuncia la cercanía de las fracciones del PUSC y del PAC para un eventual directorio legislativo conjunto; además de las negociaciones con exdiputados y con el mismo excandidato socialcristiano, Rodolfo Piza, para la integración del nuevo gabinete.

…y aprobar la agenda empresarial pendiente.

El enfoque de “diálogo nacional” que pregona Solís, se concreta no sólo en los acuerdos que va forjando con otros partidos presentes en la Asamblea Legislativa; sino también en las diversas reuniones que viene teniendo con el sector empresarial.

Con respecto a los resultados de estas reuniones podemos decir que dan un adelanto de cómo el gobierno de PAC tratará con guantes de seda a los empresarios, mientras saldrá a pegarle con todo a los trabajadores.

El ejemplo de la concesión del puerto a APM

El mejor ejemplo de cómo funcionará este dialogo nacional en los hechos fue el debate sobre el contrato de concesión de la nueva terminal de contenedores cedida a APM TERMINALS y el monopolio casi total que este mismo le cede a la transnacional.

Ante las críticas del mismo Otton Solís al contrato, Luis Guillermo Solís corrió a tranquilizar a los empresarios de AMCHAM (Camara Costarricense Norteamericana de Comercio) reafirmando que el contrato será respetado a todo nivel y descartando cualquier tipo de revisión pues ya había sido ratificado por la Contraloría General de la República.

Mientras tanto en la reunión con la dirigencia del Sindicato de Trabajadores de Japdeva (SINTRAJAP) y afiliados, el candidato se mostró mucho menos atento y dialogante, dejando en claro que no revisaría el contrato, aun a pesar de que este conceda el 80% de los contenedores a APM, en perjuicio de JAPDEVA.

Desde el PT avisamos que este discurso de “unidad nacional” y “concertación” no debe despertar la esperanza del pueblo trabajador, pues lo que intenta es aprobar una serie de acuerdos y pactos entre unos cuantos políticos y empresarios, con un maquillaje de consulta nacional y apertura de dialogo.

¿Por qué afirmamos que el PAC hará un gobierno de continuidad neoliberal?

Luego de los resultados de la segunda ronda, y el PAC trata de cubrir sus políticas con un manto de diálogo y consulta nacional (o “ciudadana” como le llaman), pero que en los hechos mantienen las cosas tal y como están de mal actualmente; o peor aún impulsan los proyectos empantanados de los gobiernos anteriores; que no pudieron aplicar por la resistencia del pueblo.

Dólar: Durante los últimos meses el aumento del dólar ha encarecido aún más el costo de la vida de la clase trabajadora y los sectores medios. Préstamos, alimentos, ropa, combustible y pasajes han venido subiendo automáticamente al ritmo del dólar.

Ante esto la política del PAC consiste en seguir rigiendo el valor de dicha moneda mediante el sistema de bandas cambiarias, política neoliberal que permite que el valor del dólar varíe según los movimientos de los grandes actores presentes en el mercado cambiario.

Con esta política el valor del dólar no solo seguirá estando en manos de los grandes bancos y demás especuladores de dicho mercado, fuera del control del estado, sino que esta política ni siquiera se cuestiona la dependencia que tiene nuestro país con respecto a las importaciones en dólares.

El problema central no es que el dólar suba, sino que nuestro país dependa del extranjero para suplir sus combustibles y la mayoría de su materia prima y bienes de consumo. Mientras esto no cambie cualquier propuesta de administración del tipo de cambio no se traducirá en mejoría para la clase trabajadora.

Intel y Zonas Francas: Otra noticia que ha sacudido a inicios de este mes al ambiente político, es el anuncio de Intel de cerrar su planta de Ensamblaje y Prueba en el país, despidiendo a 1.500 empleados, la mitad de su planilla.

Y no es para menos, pues Intel ha sido durante más de una década el ejemplo que los gobiernos de turno han utilizado para defender el modelo de entreguismo y subsidio a las empresas transnacionales para atraer inversión extranjera.

El sostenimiento de este modelo es el que justifica las políticas para abaratarle a las empresas la electricidad, el agua y eximirlas de impuestos; mientras que a las comunidades y al pueblo trabajador nos aplican los racionamientos, incrementos en las tarifas e intentonas de aumentos en los impuestos.

Luis Guillermo Solís, antes de asumir oficialmente su mandato presidencial ya ha salido al paso para reunirse con los directivos de esta empresa; y se ha preocupado en aclararles a
los demás empresarios que no piensa modificar en nada este modelo, sino por el contrario fomentar más este tipo de inversiones tanto en zonas francas como fuera de ella.

Servicios Públicos: Ligado al tema de los subsidios, un punto que ha causado incertidumbre en el sector empresarial es el de la cogeneración eléctrica, es decir, la privatización de la electricidad. Importantes sectores empresariales han abogado durante años por la aprobación de un plan que les permita lucrar en mayor proporción con el mercado de la generación.

El PAC en esta campaña fue tímido al responder sobre su posición, pero hoy el mismo Luis Guillermo pasa a demostrar públicamente su apertura a ampliar la participación del sector privado en la generación de energía, bajo el discurso de abaratar las tarifas (claramente abaratándolas para el mismo sector industrial)

Costo de la Vida: Ante el incremente en el costo de la vida, ni el PAC ni Luis Guillermo han propuesto medidas concretas en favor de los trabajadores, quienes somos los que cargamos más con este peso.

Los trabajadores del país, hemos visto durante años cómo se disparan los precios de los alimentos, los transportes y los servicios públicos; mientras que nuestros salarios se mantienen congelados o con miserables “aumentos” semestrales. Lejos de proponer un reajuste de los salarios, como creemos desde el PT que es urgente, el nuevo gobierno del PAC omite cualquier referencia y más bien propone atacar los salarios de los empleados públicos.

Crisis Fiscal y Empleo Público: Ante la crisis fiscal que tiene al borde al Estado, el equipo económico del PAC se ha comprometido no cobrarle impuestos a las zonas francas, sino aplicar una “racionalización del gasto”.

Para esto el PAC sigue culpabilizando a los trabajadores estatales del problema fiscal del Estado, dejando claras sus intenciones de mantener bajos aumentos salariales y atacar las conquistas que los empleados públicos han conseguido luchando, como la dedicación exclusiva y las anualidades. Para esto pretende someter las conquistas a las “evaluaciones de desempeño”, rescatando proyectos fracasados como la Ley de Empleo Público.

El ministro saliente de Hacienda, Edgar Ayales, dejó preparada la propuesta del “Plan de consolidación fiscal” en la que se incluye no solo los nuevos impuestos regresivos para el pueblo (como lo es el Impuestos de Valor Agregado), sino los congelamientos en las plazas del estado, el ataque a los derechos de los empleados públicos y hasta el cierre de dependencias estatales.

Si bien hoy no hay un pronunciamiento claro de Luis Guillermo sobre este proyecto, considerando la tendencia del PAC a asumir los proyectos pendientes impulsados por los gobiernos anteriores, y sus coincidencias en el tema de recortar gastos y atacar los derechos de trabajadores estatales; hacemos la advertencia de que el nuevo gobierno puede terminar siendo uno de los próximos impulsores de este paquete o uno similar.

Concesiones: El gobierno de Chinchilla demostró el fracaso del modelo de concesión de obra pública, pues únicamente ha servido para la corrupción y el enriquecimiento de las empresas ligadas a los partidos políticos tradicionales. Ejemplos claros para todos son las ganancias de Autopistas del Sol, el caso dela trocha, OAS y la más reciente entrega de los puertos del caribe a APM Terminals.

Luis Guillermo se ha comprometido a continuar concesionando las obras públicas que el país necesita y más aún, a respetar todos los términos de los contratos vigentes hoy, como ya explicamos anteriormente con APM Terminals.

Los partidos empresariales cierran filas en torno a Solís

El mismo día de las elecciones y con mucha más intensidad después luego de conocer los resultados, las empresas de comunicación y los partidos empresariales salieron a celebrar y felicitar al nuevo presidente electo.

No es para menos, pues la cantidad de votos obtenidos superó la meta que se autoimpuso Luis Guillermo y es uno de los porcentajes más altos para elecciones presidenciales. Sin embargo, hay que destacar también que el porcentaje de abstencionismo también rompe récord histórico, pues el 43% que no salió a votar empata técnicamente al apoyo de Solís.

Al día siguiente de la elección, el mismo PUSC y Movimiento Libertario se pusieron a las órdenes del nuevo gobierno, para respaldar sus planes de “Unidad”. Hoy día el discurso más recurrente en toda la prensa burguesa es la cantidad de votos obtenidos por Luis Guillermo.

Este operativo no tiene más intención que intentar cerrar la crisis en la que se encuentra el régimen de representación de los partidos políticos tradicionales; pues con la caída del bipartidismo se incrementó en el pueblo el desánimo y la desconfianza en esos partidos.

Con los resultados obtenidos por Solís, estos mismos partidos ven la oportunidad de relegitimar sus organizaciones y recomponer la confianza en las instituciones políticas del estado.

Nuevamente el Frente Amplio al servicio del PAC

Se puede decir que a muchos no les sorprende ver a Piza y Guevara felicitando a Solís, pero a esta orquesta de elogios al nuevo presidente se le suma el mismo Frente Amplio (FA).

Ya desde su posición oficial ante la segunda ronda, le daban un apoyo tácito al PAC, pues sin decir a quién apoyar, llamaron a votar por el partido que “más se pareciera a sus ideales”. Y el mismo José María Villalta el 6 de abril se presentó a votar, declarando que votó por el partido que más se le acerca a sus principios pero que “ni loco votaría por Jhonny Araya”.

Y finalmente, el lunes 7 de abril el Comité Ejecutivo Nacional del FA envió una felicitación oficial respaldando la gestión de Luis Guillermo; poniendo su bancada al servicio del “diálogo y cooperación, que permitan articular posiciones y alcanzar acuerdos sobre los principales temas de la agenda nacional en general y de la legislativa en particular”.

Reivindicamos nuestra política de No Votar

Desde el Partido de los Trabajadores levantamos para esta segunda ronda el llamado a no votar. Defendimos ante la discusión nacional, que tanto el PAC como el PLN representan los mismos intereses empresariales y sus políticas no van a beneficiar en nada al pueblo trabajador.

Tal y como lo hemos expuesto, consideramos que el PAC no representa ninguna ruptura con el modelo neoliberal sino que aplicará las mismas políticas de continuidad con el modelo económico.

Hoy reivindicamos nuestra consigna, pues participamos como partido inscrito en la primera ronda electoral y nos presentamos como una alternativa independiente para los trabajadores. Pero el sistema electoral del país es poco democrático, y no brinda espacios publicitarios por igual para todos los partidos. Por eso quienes siempre obtienen mayor número de votos y quienes se enfrentaron en la segunda ronda, son los partidos financiados por los grandes empresarios, que representan sus intereses y no los del pueblo.

Ninguna tregua al nuevo gobierno: ¡Por una agenda de lucha independiente!

Actualmente la expectativa, la ilusión y hasta la confianza en el nuevo gobierno marca la posición de algunas direcciones del movimiento de masas.

Ante este llamado a la “Unidad Nacional” y la orquesta de saludos de los demás partidos, nosotros llamamos a que no se puede tener ninguna confianza en Luis Guillermo Solís, pues su plan político sigue siendo mantener los ataques hacia la clase trabajadora.

Consideramos que la actuación de direcciones como la del Frente Amplio al atender atiende el llamado a la concertación, es altamente reprochable pues incentiva la esperanza en un gobierno que claramente viene a seguir atacando a los trabajadores para salvarle las ganancias a los empresarios.

Como partido de la izquierda costarricen

se, en el PT denunciamos estas actuaciones y extendemos el llamado a todo el movimiento social, sindical y popular a no confiar ni darle tregua al nuevo gobierno, sino a continuar luchando de manera independiente por nuestras condiciones de vida.

Hoy seguimos defendiendo que es necesario organizar una agenda de lucha para el conjunto de la clase trabajadora. Sigue estando vigente que la salida para los trabajadores a la crisis económica no está del lado del nuevo gobierno, está en salir a luchar contra los proyectos de continuidad que éste aplicará.

Está en luchar por aumentos salariales efectivos y reales, en defender los derechos laborales, en organizar sindicalmente a los trabajadores del sector privado, en enfrenar los tarifazos en servicios públicos, en defender el derecho al agua en las comunidades, en detener la privatización de los servicios, en cobrarle impuestos a las grandes empresas y crear empleo de calidad.

¡Y esta lucha se da desde las calles, sin tregua alguna al gobierno!