Ante los Cambios de Horario: El gobierno pasa la factura de su caos vial a los trabajadores exclusivamente

circunvalacion-presasA raíz del caos generado por el cierre de circunvalación, el gobierno ha emitido un decreto que obligará a cerca de 55 000 empleados publicos a entrar a las 7:00 am y reajustará su jornada semanal de manera que se laboren 40 horas en 4 días en lugar de 5.

 

Desde el Partido de los Trabajadores nos oponemos a está medida debido a que coloca la responsabilidad de aliviar el caos vial únicamente sobre las espaldas de los trabajadores y no es más que una medida “apagafuegos” cuya efectividad no se encuentra garantizada.

A pesar de que pueda parecer una medida lógica, y de poco efecto sobre la cotidianidad de los trabajadores, lo cierto es que entrar una hora más temprano trastorna la vida de cualquier padre o madre trabajador que deba garantizar llevar a sus hijos a la escuela por ejemplo, o puede también obligar a gastar en taxi a trabajadores que vivan lejos de su centro de trabajo con tal de cumplir con el decreto.

Después de hoy queda claro además que la medida no tuvo ningún efecto. Los miles de trabajadores que salieron a esta hora terminaron haciendo insoportable la presa de entrada a las escuelas y colegios, simplemente extendiendo el caos vial un par de horas.

Forzar la jornada de 4 x 3, por mas que se quiera pintar como inofensivo, implica que el gobierno está debutando en aplicar la flexibilidad laboral a rajatabla, para mantener la productividad en el país, dandole la excusa al empresariado al empresariado para aplicar lo mismo en sus empresas.

La medida ilustra como el gobierno siempre nos termina pasando la factura a los trabajadores, cuando se las tiene que ver con la crisis, y el caos que es culpa de este y los anteriores gobiernos. Esto lo han provocado a partir del desfinanciamiento de la obra pública y la promoción del negocio de las concesiones.

Es el mismo cantar de siempre: Sí hay déficit en la CCSS entonces se cierran EBAIS y se busca recortarle a los empleados, pero el gobierno no paga sus deudas, y menos los empresarios. Si la apertura de la telefonía móvil golpea las finanzas del ICE, entonces suben las tarifas pero se mantienen la apertura. Si el gobierno tiene que pagar cada vez más deuda y le cobra menos impuestos a las empresas no importa, ahí se deja la plata del PANI y no le da mas plata a la educacion.

Lo que vemos hoy es un intento del gobierno de obligar a los empleados a hacer el sacrificio por dos meses, debido a un caos que ha sido su responsabilidad. Mientras tanto no parece importarle que los trabajadores tengamos que enfrentar mayores sanciones por tardías de parte de la patronal debidas al colapso vial.

Por el contrario su politica con los empresarios y con las constructoras encargadas de reparar las carreteras es completamente permisiva. Ni siquiera se atreve a regular el tránsito de mercancías de carga pesada por la zona urbana y sigue contratando a las mismas empresas para reparar las carreteras, las mismas que se comen todo el presupuesto sin terminar la mitad de las reparaciones a que se comprometen y que utilizan materiales de la peor calidad, que hoy son investigadas por la Contraloría.

Desde el PT llamamos a las organizaciones sindicales a oponerse al decreto de cambios de horarios y a posicionarse en contra de su aplicación en el resto de instituciones. No debemos seguir aceptando que los trabajadores paguen las crisis provocadas por este gobierno.

Al contrario exigimos que el gobierno impulse un decreto para que trabajadores del sector público y privado mantengamos el mismo horario y no corran las tardías de los trabajadores generadas por efecto de las presas. De la misma manera el gobierno debe presionar para que los empresarios aumenten la frecuencia y el número de buses en servicio pagando las horas extra correspondientes.

¡No a la medida de cambio de horario propuesta por el gobierno!
¡Que los trabajadores mantengamos el mismo horario, y se emita un decreto para que no se castiguen las tardías causadas por el colapso vial!