ANEP y RERUM buscan concertar con posible gobierno PAC

Durante los últimos años las dirigencias de ANEP y RERUM NOVARUM, aunque descoordinadas, habían venido manteniendo una política de recepción pasiva, y en algunos Solis-PAC-ANEP-MARIO-ROJAS LNCIMA20140125 0022 57casos de colaboración, con los ataques del gobierno en contra los trabajadores públicos

Así lo demostró  la pasividad con que ambas organizaciones han enfrentado ataques como los congelamientos salariales y  las ofensivas contra el pago de cesantía.

 

Quizá la muestra más clara  de su colaboracionismo fueron el espaldarazo que le diera la SITRAPEQUIA y la RERUM NOVARUM al corrupto y entreguista  proyecto de refinería china del gobierno de Chinchilla, y en el caso de ANEP la promoción de la “ley del desenganche”.

Hoy estas organizaciones se atreven a ir más allá de la colaboración puntual con los planes de ajuste y saqueo del gobierno  y le tienden la mano a un eventual gobierno de Luis Guillermo Solís, a cambio de que este se comprometa a apoyar una serie de proyectos que pretenden hacer pasar como la agenda del movimiento sindical y popular.

Dichos proyectos están contenidos en un documento conocido como “Manos a la Obra: Hacia una Costa Rica Inclusiva y Solidaria” suscrito por el “Grupo de las 10 Medidas” conformado por la ANEP, Rerum Novarum, el FIT-ICE, entre otros. EL objetivo de dicho grupo consiste en la construcción de un “gran acuerdo nacional”, en donde le movimiento sindical tendría como principal interlocutor a un eventual gobierno de Solís.

En este documento las dirigencias de la ANEP y la RERUM no dicen una sola palabra sobre los principales ataques que tanto el PAC como el PLN se encuentran preparando: el IVA y la ley de empleo público. Tampoco hacen referencia alguna al problema de las concesiones, la escalada de tarifazos, ni a la política de congelamiento salarial del gobierno.

Para ellos,  la agenda que el movimiento sindical debe negociar con LGS se reduce al levantamiento del veto de la reforma procesal laboral, la ley del desenganche de los salarios de los médicos, fortalecer la banca de desarrollo y lograr una mayor apertura en la participación de las cooperativas en la generación eléctrica del país.

 Esta agenda no solo no contempla las necesidades más sentidas de la clase trabajadora sino que maquilla proyectos antipopulares como le reforma procesal laboral  y la ley del desenganche para hacerlos pasar como reivindicaciones de los trabajadores.

Desde el PT denunciamos que estas dirigencias sindicales están por darle un aval a Luis Guillermo Solís para que haga lo que Chinchilla no logro en 4 años de gobierno. Hacemos un llamado a las bases de la ANEP, el ICE y de la RERUM para que le exijan a sus dirigencias romper con esta política de conciliación.