Aclaración sobre la ruptura de militantes del Partido de los Trabajadores

Recientemente fue publicado en las redes sociales un documento conocido como “Aclaración pública: Nuestra ruptura con la dirección del PT”.  Se trata de un manifiesto en el que cinco ex militantes del equipo de trabajadores universitarios, entre los cuales se encuentra Héctor Monestel y dos miembros de la Junta Directiva del SINDEU, dan las razones de ruptura y anuncian la fundación de una nueva organización llamada Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

Como revolucionarios lamentamos la ruptura y la consideramos una pérdida de compañeros que han aportado a la construcción de nuestra organización. Cabe decir que muchas críticas aportadas por los compañeros en diversos temas fueron asumidas e incorporadas por la dirección del partido.

Sin embargo, consideramos que su decisión constituye un error político que debilita nuestro proyecto partidario y que se fundamenta públicamente en una serie de argumentaciones falsas que desmentiremos a continuación.

No es verdad que los compañeros se “vieron forzados a salir” tal y como declaran. Su ruptura tiene que ver con marcadas diferencias políticas que mantienen no solo con los organismos de dirección del PT, sino con los congresos del partido.

Lastimosamente, se negaron a discutir a fondo estas diferencias al rechazar el ofrecimiento que se les hizo de adelantar la convocatoria al período de pre congreso del partido; escenario en el que, por estatuto, estaban habilitados para discutir con todos los militantes de la organización y proponer cambios en la dirigencia del partido, en las evaluaciones del trabajo realizado, y en las principales líneas políticas que el congreso soberano tendría que definir.

Los compañeros inclusive rechazaron la mediación de la Liga Internacional de los Trabajadores, organización internacional a la que pertenece el PT, solicitada por ellos mismos para dirimir las diferencias.

No hubo ningún carácter “forzado” o “inevitable” en la ruptura, y si una salida apresurada y sin discusión por parte de los compañeros.

Creemos que no cabe argumentar la falta de espacios democráticos para la crítica para justificar su salida cuando los que existen, siendo muy superiores a los de cualquier partido político actual, no fueron agotados por los compañeros.

Aclaraciones puntuales

Seguidamente se habla en el manifiesto de “adaptaciones del PT al régimen democrático burgués costarricense y su institucionalidad”. Una acusación que apuntaría a que el PT convirtió en una organización defensora del estado capitalista y de la podrida “democracia” de los ricos con la que se administra.

Como evidencia se menciona nuestro programa electoral para las municipales 2016, un supuesto “abandono” a la denuncia del gobierno, el Frente Amplio y las burocráticas dirigencias sindicales y una supuesta claudicación al “asistencialismo burgués” y al INAMU en la política frente a la mujer trabajadora.

Ante una crítica tan superficial queremos puntualizar.

Nuestro partido participó en los comicios electorales de 2016 en los cantones más pobres del país, con candidatos de la clase trabajadora que abogaron por nacionalizar toda la obra municipal privatizada, rescindir los privilegios de zona franca y demás privilegios fiscales de los empresarios para recaudar más impuestos e invertir más en obras para el pueblo. También defendieron constituir Consejos Comunitarios en cada distrito y cantón para impulsar luchas y para que tuvieran la facultad de destituir a las autoridades corruptas y definieran toda la legislación municipal.

La campaña le permitió al partido acumular influencia en varios cantones y hoy lo tiene dirigiendo huelgas y luchas en Los Chiles, Tirrases, Guácimo y Alajuela. Irónicamente, el balance que realizan los compañeros exclusivamente basado en los votos resulta electorero.

Hemos denunciado al gobierno PAC y al Frente Amplio por su rol colaborador con los ataques de este desde la segunda ronda en 2014, cuando llamamos a votar nulo.

Desde ahí nos hemos enfrentado al gobierno y a las reglas de juego de la democracia burguesa en todos los terrenos.

Los enfrentamos en las obras de construcción del City Mall, en La Luisa de Sarchí y en Los chiles, escenario de huelgas dirigidas por el PT, en donde siempre denunciamos la negligencia del Ministerio de Trabajo a la hora de hacer valer las leyes laborales, su complacencia con las maniobras de los empresarios para no cumplirlas y su respuesta represiva, siempre a la orden del día.

Los enfrentamos en la Universidad de Costa Rica, dándole continuidad a la tendencia estudiantil Convergencia, opuesta a las actual FEUCR gobiernista. Convergencia, dicho sea de paso, combate los recortes en la educación y el presupuesto universitario impulsados por el gobierno, defendiendo la propuesta de exigir un equivalente al 10% del PIB para el presupuesto en educación.

Ver más

También lo enfrentamos en el terreno de la lucha de las mujeres, al oponernos al INAMU y su “asistencialismo burgués”, y llamar a las mujeres trabajadoras a no participar de la marcha encabezada por este el próximo 25 de noviembre.  Hoy por hoy impulsamos la organización independiente de las mujeres trabajadoras, la lucha contra los ataques del gobierno y la exigencia de acceso a empleos dignos, vivienda y mayor inversión pública sin la cual es imposible acabar con la violencia hacia la mujer.

Ver ¿Porque no marchamos el 25 de noviembre junto al INAMU?

Tampoco hemos dejado de enfrentar a la burocracia que dirige los sindicatos de nuestro país por su negativa a luchar contra el gobierno y sus pactos con este para rebajar las convenciones colectivas.

Allí está el ejemplo de los compañeros del magisterio que impulsaron la tendencia A Luchar, agrupamiento sindical de la APSE que reunió 2300 votos en la candidatura a fiscal de Jon Vega durante las elecciones 2015[1]. Y que hoy impulsa desde las bases la preparación de una verdadera huelga contra los ataques a los empleados públicos y la forja de una alianza con toda la clase trabajadora para luchar contra los ataques de gobierno y empresarios.

Finalmente, sobre la lucha por la tierra de Medio Queso de Los Chiles, hay que decir que hemos apoyado incondicionalmente al Comité de Lucha por la Tierra, que es el organismo natural que dirige esa lucha junto con sus asambleas campesinas; reconocemos el papel que ha tenido y sigue teniendo Héctor Monestel como abogado y dirigente político.

 

Un ataque a SITRASEP

Sin atreverse a escribir sus siglas, los fundadores del PST atacan al Sindicato de Trabajadores del Sector Privado (SITRASEP) catalogándolo de ser un decreto del PT con una política de confianza en el Ministerio de Trabajo y acusan al Partido de los Trabajadores de “sustituir burocráticamente a las direcciones obreras naturales” en donde este sindicato se construye.

Primero hay que aclarar que SITRASEP, impulsado por el PT y fundado por más de doscientos trabajadores piñeros en Santa Fe de Los Chiles luego de una huelga en abril, cuenta con una Junta Directiva Nacional y una Directiva Seccional electas democráticamente el pasado 1° de Mayo.

Esta última Directiva Seccional reúne a los dirigentes obreros nicaragüenses, que son quienes toman todas las decisiones sobre el sindicato y dirigen sus luchas a pesar de estar impedidos por el artículo 60 de la Constitución Política a ser parte de las Juntas Directivas legales de los mismos.

Más del 95% de la afiliación de SITRASEP está compuesta por trabajadores nicaragüenses, por lo que por el momento su derecho a ser la Junta Directiva legal, y no solo actuante del sindicato, debe ser conquistado.

Segundo, es cierto que SITRASEP aspira a convertirse en un sindicato con afiliación nacional y presencia en todas las ramas productivas dado que comprende que es la única forma de derrotar la dictadura patronal en las empresas.

De esto nos enorgullecemos, sobre todo cuando vemos que dicho Sindicato es la única organización que presta solidaridad a luchas como la del gremio de los mercaderistas contra las medidas precarizadoras del empleo tomadas por Wallmart o la de los despedidos sin liquidación de Ibérico.

Creemos que el incremento de luchas en la empresa privada que reportan diversas estadísticas, así como la multiplicación de solicitudes de apoyo que recibe el sindicato, confirma que existen condiciones para extender su afiliación mediante una combinación de trabajo clandestino y empleo del método de huelga en otros sectores del país.

Detrás de estos ataques infundados, creemos que existe una diferencia de estos ex compañeros respecto a que la prioridad de nuestro partido se centre en impulsar la organización de sindicatos en la empresa privada y en particular de SITRASEP.

Esta última es una tarea a la que el sindicalismo del sector público, la izquierda y el mismo trotskismo le ha dado la espalda por décadas; una que choca frontalmente con el podrido régimen democrático burgués del país y sin la cual es imposible derrotar los ataques que el imperialismo, el gobierno y los empresarios están lanzando sobre los trabajadores actualmente.

Para nosotros, fundar un sindicato con bases reales y capacidad de lucha en las piñeras de Los Chiles y buscar convertirlo en una herramienta para los trabajadores de todo el país, representa un paso necesario para recuperar la capacidad de respuesta y lucha de la clase obrera y para que los revolucionarios salgamos de la burbuja de universidades y sindicalismo estatal a la que equivocadamente nos hemos restringido por décadas.

 

Un balance vigente

No creemos que nuestra internacional, la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT), ni el PT, encarnen de manera acabada el partido político obrero y socialista internacional que necesita la clase trabajadora para enrumbarse hacia la revolución mundial; al contrario, tenemos mucho camino por recorrer. Como partido nos hemos equivocado en muchas ocasiones y nunca hemos dejado de reconocerlo y rectificar.

De lo que si estamos seguros es que es imposible construir este partido si los revolucionarios rompemos con las organizaciones sin discutir a fondo diferencias políticas y sin aceptar ser minoría cuando los resultados de estas discusiones no nos favorecen. Tampoco podremos lograrlo si en la disputa falsificamos las posiciones de los adversarios como en este caso. Estas prácticas, son un mal comienzo para la organización que hoy fundan estos compañeros.

Por nuestra parte, tenemos certeza de que el partido que dirigió la FEUCR en tiempos del TLC y que propuso usar los métodos del Combo del ICE para ganar la lucha; que movilizó al estudiantado en solidaridad con la toma de tierra de Medio Queso en Los Chiles; que puso en aprietos a Albino Vargas fundando una oposición en el seno de la ANEP, preserva toda su entereza revolucionaria y seguirá avanzando y construyéndose.

Héctor Monestel ciertamente fue parte de la dirección de nuestra organización, sin embargo, en el origen de la misma ya existía un equipo de trabajo que lo precedió, que nunca ha dependido de una sola persona para trabajar y que hoy permanece.

Continuamos exitosamente nuestro proceso de inscripción electoral con 56 cantonales concluidas, nos mantenemos como apoyo de la lucha en Medio Queso de Los Chiles y de muchas otras luchas en los barrios populares del país. Persistiremos en la construcción de SITRASEP y seguiremos fortaleciéndonos como partido político con una salida revolucionaria y socialista para todos los explotados y oprimidos por el capitalismo.

 

 

[1] Socialismo Hoy: “Elecciones APSE: A Luchar se consolida como una nueva oposición”. Agosto 2015, p7.