A un paso de la victoria en Medio Queso llamamos a la unidad de la lucha campesina por una verdadera reforma agraria.

Miriet Abrego Medio Queso 2 de 8El sábado 14 y domingo 15 de Diciembre del 2013, en el asentamiento campesino de Medio Queso de los Chiles se respiraba un ambiente de fiesta.

Después de tres años de lucha incansable contra el terrateniente Elmer Varela y contra el aparato del Estado que intentó destruir la organización de cientos de familias campesinas que ocupaban la finca Naranjales Holandeses con el fin de conseguir un pedazo de tierra. Varios violentos desalojos provocaron malestar y repudio y le dieron repercusión nacional a esta lucha.

El 28 de Octubre del 2013, la Junta Directiva del Instituto de Desarrollo Rural (INDER) en el artículo 88 de la sesión 032-2013 decidió proceder con la expropiación de la finca por la que estaban luchando las familias de Medio Queso y el inicio de los trámites para la asignación de tierras a las distintas familias, esa oportunidad fue aprovechada por la dirigencia de la comunidad de medio queso para convocar a distintos sectores para estas fechas a discutir sobre el problema de la tenencia de la tierra y la necesidad de la expandir la organización para lograr avanzar con éxito en la lucha.

La actividad conto con la participación de decenas de representantes de la lucha campesina de los cantones de San Ramón, San Carlos, Los Chiles y Sixaola. También participó una nutrida delegación estudiantil universitaria compuesta por estudiantes de la UCR, la UNA y la UTN quienes han venido brindado solidaridad a la lucha de Medio Queso desde meses atrás.

Después de la Orden de Expropiación las familias en Medio Queso no pueden bajar la guardia.

La solución que le da el gobierno a la lucha de Medio Queso es distinta a la generalmente le da a los conflictos por la tierra, ya que en este caso no aplicó la compra directa de la finca sino que se vio obligado a usar la expropiación, que aunque es permitida por la Ley solo se usa para adquirir terrenos para construir carreteras. Esto se convierte en un antecedente muy valioso ya que ahora el gobierno debe explicar las razones del porqué no continua con la expropiación de las cientos de fincas que están tomadas por familias campesinas y permite encaminar la lucha hacia ese fin.

El momento actual de la lucha se ubica en una batalla contra el mismo INDER que presiona para que menos familias califiquen según los criterios de la institución y así poder incluir a algunas de las miles de familias de otras localidades que están en lista de espera. El INDER además presionar para que las familias se conformen con lotes de no más de 1000 m², no tiene ningún plan de apoyo financiero para que una vez suministradas las tierras las familias puedan producir, y quiere obligarlos a pagar una cuota de cerca de dos millones de colones anuales por 20 años, lo que pone en claro riesgo que una vez repartida la tierra las condiciones económicas les obliguen a vender sus terrenos o a seguir viviendo en la extrema pobreza.

La lucha de MQ ha tenido la particularidad de contar con una organización que nunca confió en las múltiples salidas tramposas planteadas por el gobierno y los terratenientes y que tenía como método la democracia en la toma de decisiones y la movilización como principal herramienta. Hoy más que nunca esos métodos deben de consolidarse y ampliarse para que la lucha pueda prosperar.

La dirigencia de la lucha en Medio Queso hace un llamado a unificar el movimiento por la reforma agraria.

En uno de los momentos más decisivos de su lucha particular, los compañeros de MQ levantan a bandera de la unidad nacional de la lucha por la reforma agraria en el país.

El movimiento campesino en Costa Rica se encuentra desarticulado para la lucha y en muchas ocasiones dirigido por ONG´s o dirigentes oportunistas y traidores que se aprovechan de las necesidades, las buenas intenciones y desconocimiento de múltiples familias para sacar provecho económico y privilegios políticos sin tener como objetivo real la reforma agraria.

La necesidad de una organización nacional que con métodos de democráticos, independencia del gobierno y con un programa que tenga como objetivo central la lucha por la tierra y el combate fondo las direcciones traidoras y conciliadoras, es el llamado nacional que sale de la actividad del la celebración en MQ.

El Partido de los Trabajadores como referente de la lucha campesina.

Desde el primer momento, el PT, se puso a la orden de esas familias, brindando no solo asistencia legal si no poniendo toda nuestra militancia y recursos partidarios al servicio de la lucha. Esto convirtió al PT un referente nacional de la lucha por la reforma agraria y permitió que sumara a sus filas a decenas de militantes y afiliados de la zona.

Para el PT es claro que no existe forma de salir de la pobreza, sin un programa clasista y socialista que tenga como objetivo destruir el gran monopolio de la tierra en manos de las trasnacionales agroexportadora mediante una reforma agraria que ponga la tierra en las manos de las miles de familias campesinas que hoy no tienen tierra para trabajar y cultivar el sustento de sus familias y del pueblo costarricense, y que están relegadas a la miseria y obligadas a regalar su fuerza de trabajo a esas compañías por salarios de hambre.

Por eso, la unidad de la lucha por la tierra con la de los obreros agrícolas en las plantaciones de mono cultivo es una de las principales tareas políticas del PT, tal y como lo demostró la solidaridad que dieron los campesinos de medio queso, a la huelga por salarios de Finca 12 de Tico Frut el año anterior, tomando como nuestra la tarea histórica de conquistar nuevamente el derecho a tener sindicatos para la defensa de las condiciones de trabajo de los miles de obreros agrícolas en la Zona Norte y demás lugares del país.

¡Por la repartición justa de la tierra a las familias luchadoras de Medio Queso!

¡Nacionalicemos la banca para dar crédito barato al pequeño productor campesino!

¡Por una organización campesina nacional para luchar por la reforma agraria!

¡Construyamos sindicatos para defender nuestros salarios!