7) Para garantizar la participación de las mujeres en el mercado laboral y los espacios públicos, luchamos por servicios de cuido universales, gratuitos y de calidad

Por igualdad de condiciones laborales para las mujeres

Las mujeres cuentan con grandes limitaciones para insertarse a la vida pública en general, debido al recargo que socialmente se nos ha impuesto para asumir las labores domésticas y de cuido.

Se calcula que en nuestro país el máximo número posible de mujeres que podrían requerir el el servicio de cuido infantil y que desean trabajar o no trabajan más por atender obligaciones familiares asciende a más de 143 mil mujeres. Ante esto, cada gobierno se ha empeñado en ofrecer una alternativa nueva como mecanismo de atraer electores a su campaña pero sin concretar medidas efectivas como lo fue el pasado proyecto de la Red de Cuido. Para eliminar las desigualdades en el mercado laboral desde el PT proponemos:

• Igual salario al igual trabajo. Por el fin de la desigualdad salarial.

• Por la garantía de derechos laborales, defendemos el derecho y ampliación de la licencia de maternidad y paternidad y el permiso de lactancia.

• Por servicios de cuido universales, gratuitos y de calidad. Defendemos el servicio y la ampliación de cobertura de los CEN-CINAI

• Por condiciones de trabajo y capacitación justas para las trabajadoras de los centros de cuido y trabajadores domesticas

• Por la ampliación de licencias con goce de salario para el cuidado de dependientes enfermos, especialmente las y los niños pequeños.

• Por la efectiva prohibición de despido de las mujeres embarazadas.

 

No más violencia contra las mujeres

La violencia doméstica se convirtió en el principal problema de las mujeres latinoamericanas cuando un 25% de ellas ya sufrieron algún tipo de violencia en el hogar. Los números muestran que 70% de las agresiones ocurren dentro de la casa, y que el agresor es su propia pareja.

Están sujetas al desempleo y muchas veces dependen financieramente del hombre que las agrede. Esto imposibilita que se puedan trasladar a otro sitio a vivir o muchas veces debido al recargo del cuido de sus hijos o familiares no puede accesar a un empleo que les permita independencia económica. Por eso desde el PT proponemos:

• Protección inmediata para las mujeres agredidas y castigo para los agresores.

• Ampliación de los programas de atención a las mujeres agredidas, por acceso a delegaciones de la mujer, atención médica, jurídica y psicológica para las víctimas de violencia.

• Campañas educativas en las escuelas dirigidas a la población en contra de la violencia hacia la mujer.

• Un programa contra la violencia debe necesariamente combinar un programa por la mejora de las condiciones de vida de las mujeres, de modo que ellas tengan acceso a salud, educación, vivienda y salarios dignos, sin tener que depender del agresor.

En defensa de los derechos sexuales y reproductivos:

Unas 14.000 adolescentes quedan embarazadas anualmente en nuestro país ante la falta de una adecuada educación sexual. Para poder tomar decisiones efectivas sobre nuestra sexualidad, es necesario contar con información libre de mitos y prejuicios que sea acompañada de un adecuado acceso a métodos anticonceptivos.

Las condiciones de ilegalidad del aborto no impiden que miles de mujeres alrededor del mundo lo practiquen. Las peores condiciones de vida empujarán cada vez a más mujeres trabajadoras y pobres a los abortos clandestinos o a los brutales métodos de los abortos caseros. Por eso desde el PT proponemos:

• Por una educación sexual laica. Defendemos que la educación sexual sea llevada a barrios, escuelas, fábricas, empresas, EBAIS y hospitales.

• Distribución gratuita y sin burocracia de métodos anticonceptivos por parte del Estado

• Por la despenalización y legalización del aborto, para que ninguna mujer muera o sufra consecuencias por abortos clandestinos. Por un aborto libre, seguro y gratuito.

• Por el acceso gratuito y de calidad a la Fecundación In Vitro